Policiales

Asaltaron a una familia que llegaba a Rosario por la autopista a Córdoba

Una familia afincada en la zona sudoeste de la ciudad fue víctima de un robo en el ingreso a Rosario por la autopista a Córdoba, en jurisdicción de Funes y a metros del puente elevado que se ubica en bulevar Wilde.

Miércoles 12 de Abril de 2017

Una familia afincada en la zona sudoeste de la ciudad fue víctima de un robo en el ingreso a Rosario por la autopista a Córdoba, en jurisdicción de Funes y a metros del puente elevado que se ubica en bulevar Wilde.

El hecho ocurrió a la 23.30 del lunes cuando Rubén Darío S. conducía una Ford EcoSport patente HNE319 en dirección a Rosario y en compañía de su esposa y sus tres pequeños hijos, entre ellos una beba de 7 meses, con la intención de regresar a su domicilio de la zona sudoeste.

Cuando estaban a la altura del kilómetro 304 de la autopista, a poco de llegar a la avenida de Circunvalación, uno de los neumáticos delanteros del vehículo reventó tras haber pisado, supuestamente, objetos punzantes que se encontraban en el asfalto y que podrían haber sido clavos miguelitos.

Ante esas circunstancias, Rubén S. decidió detener la marcha en la banquina para reemplazar el neumático averiado y así poder llegar a su casa. Pero cuando estaba haciéndolo, fue abordado por dos muchachos con armas de fuego que aparecieron desde la oscuridad de un monte cercano y bajo amenazas les robaron tres teléfonos celulares y una tablet además de otros objetos personales, documentación y algo de dinero.

Tras ello los delincuentes escaparon a la carrera y sin lastimar a ninguna de las víctimas, aunque éstas quedaron en estado de shock tras semejante momento. La denuncia quedó radicada en la seccional 23ª de Funes donde se iniciaron los trámites para dar con los maleantes.

El robo sufrido por Rubén y su familia no es el primero que se comete en ese sector de ingreso y egreso a Rosario. Tras una seguidilla de hechos similares, el año pasado el gobierno provincial proyectó levantar un alambrado que dividiera ambas manos del camino e instalar un cerco de dos kilómetros de largo en el tramo que permite ingresar y salir de la ciudad.

Según fuentes del gobierno provincial en aquel momento, el proyecto contemplaba la instalación de rejas de tres metros de altura a ambos lados de la traza de acceso a Rosario y demandaría unos tres meses para ser concretado. Pero aún sigue siendo un proyecto para aislar a la gente humilde que vive a la vera del camino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS