Policiales

Acuerdan pena condicional para un abogado en la causa por un crimen

Un juez analizará hoy si homologa la condena a 3 años a Marcos Cella por prestar una colaboración que resultó en el homicidio de Lorena Ojeda.

Miércoles 19 de Diciembre de 2018

Luego de un entendimiento alcanzado entre las partes, el abogado Marcos Cella aceptó una condena a tres años de prisión de ejecución condicional por haber prestado una colaboración determinante en la muerte de una joven ocurrida en diciembre de 2016. La sentencia debe ser homologada hoy en una audiencia tras el acuerdo entre el fiscal y los defensores por el juez José Luis Suárez. La pena incluye también la inhabilitación en el ejercicio profesional por cuatro años y una reparación económica a los padres de la víctima.

Los hechos por los cuales Cella prestó conformidad para una condena ocurrieron en el marco de la defensa que el penalista ejercía en favor de Rubén Ariel "Tubi" Segovia, acusado de una variedad de delitos, entre ellos tres homicidios, y que fue asesinado en abril por compañeros de pabellón en la cárcel de Coronda.

En febrero de 2017 el fiscal Luis Schiappa Pietra contó en una audiencia en Tribunales que la acción por la que Cella ahora acepta condena se explica a la luz de un delito previo que fue el homicidio de Jonathan Rosales, en el que "Tubi" Segovia estuvo imputado como partícipe directo. Este asesinato fue cometido frente a la novia de la víctima, Brisa Ojeda, quien debía asistir a una rueda de reconocimiento a los fines de identificar a quien pudiera haber intervenido en el crimen de su novio. En esa rueda estaría "Tubi".

Escuchas telefónicas

El fiscal presentó distintas escuchas de diálogos telefónicos en los que Segovia, que estaba preso, le pedía a Cella que suspendiera la rueda de reconocimiento. Para Schiappa Pietra la intención de aplazarla era ganar tiempo para ejecutar actos intimidatorios con el propósito, como mínimo, de amedrentar a la joven a fin de que no concurriera al reconocimiento. En una de los contactos, que Cella dice no haber escuchado, "Tubi" le dice de postergar la rueda: "Amplialo para la semana que viene y yo veo si la hago desaparecer".

El día en que debía realizarse la medida judicial, el 14 de diciembre de 2016, Cella fue a Tribunales y se entrevistó con el fiscal Ademar Bianchini, a quien le pidió la suspensión de la medida, alegando motivos personales, y el fiscal accedió. Dos días después varias personas llamaron a la casa donde vivía Brisa Ojeda, en Vera Mujica al 3000. La que abrió la puerta no fue Brisa sino su hermana Lorena, de 16 años, a quien dos disparos le impactaron en el tórax y murió 37 días después.

Cella sostuvo siempre desconocer que los planes de su cliente, al pedirle que aplazara la rueda, eran producir algún tipo de acto intimidatorio o contra la vida de la testigo que debía ir a esa medida judicial. Pero el fiscal señaló que tenía pleno conocimiento de que el propósito de "Tubi" era consumar un plan para frustrar el reconocimiento, y que esto queda acreditado con el contenido de las escuchas. El hecho de que el abogado mediara para suspender la rueda y lo lograra "no tienen, para la acusación, justificación de ningún tipo, a no ser garantizar que el grupo allegado a su cliente concretara a partir de eso un acto ilícito", lo que se produjo dos días después.

El fiscal había iniciado el trámite acusando al abogado como partícipe secundario de homicidio pero luego moderó esa imputación porque no puede probarse que Cella supiera que iban a atentar contra la vida de alguien. Pero lo que quedó plasmado en el acuerdo es que Cella pidió que se aplazara la rueda con pleno conocimiento de las finalidades ilícitas que Segovia tenía al solicitarselo.

Colaboración

Por consiguiente no puede decirse que Cella supiera que la gente de Segovia iba a causar una muerte. Lo que sí queda expresado en el acuerdo es el reproche al penalista: "Haber prestado una colaboración indispensable sin la cual el homicidio de Lorena Ojeda no se podría haber cometido". En otras palabras: "La participación del abogado consiste en haber pospuesto una rueda de reconocimiento posibilitando que Segovia organice el homicidio".

La calificación legal incluye dos reproches al abogado. Uno es haber sido partícipe de, al menos, una acción de amenaza calificada dado que su defensor sabía que "Tubi" y su entorno manejaban armas de fuego y estaban acusados de actos de violencia. El otro es haber impedido u obstaculizado, al pedir que se suspendiera la rueda, que la Justicia cumpliera un acto de sus funciones.

Cella prestó consentimiento para que su defensor, Carlos Edwards, acordara con el fiscal esta pena admitiendo su culpabilidad y dejando a salvo que no pueden acusarlo de participar en un crimen que no supo que se concretaría. Queda a su cargo pagar un resarcimiento económico a los padres de Lorena y cumplir medidas de conducta.

Por el crimen de Lorena Ojeda hay otras dos personas pendientes de resolución judicial: Cristián "Negro" González, acusado de partícipe primario de homicidio; y Fernando "Andy" Caminos como partícipe secundario. Al momento en que fue asesinado, "Tubi" Segovia estaba imputado como instigador del homicidio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});