mayo

Un Tedeum virtual y un pedido en favor de la unidad de los argentinos

Alberto Fernández participa de la liturgia católica a cabo a puertas cerradas. "El virus hizo saltar todo por el aire", dijo el arzobispo Poli.

Lunes 25 de Mayo de 2020

El presidente Alberto Fernández está participando, en forma virtual, del tradicional Tedeum por el 25 de Mayo, que este año tendrá características inéditas ya que se realiza a puertas cerradas en la Catedral metropolitana por las restricciones impuestas debido al aislamiento obligatorio por el coronavirus. "El virus hizo saltar todo por el aire y se hace necesario preservar la unidad", dijo el arzobispo de Buenos Aires y cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, quien preside la tradicional celebración de la Iglesia católica por el aniversario de la Revolución de Mayo de 1810 y la conformación del primer gobierno patrio.

En su primera conmemoración de la fiesta patria desde que asumió en diciembre del año pasado a la presidencia, Fernández sigue las alternativas de la celebración religiosa desde la residencia de Olivos, que se está transmitiendo por las pantallas de la TV pública para el todo el país.

Además del cardenal Poli están en la catedral de Buenos Aires el rector del templo, el padre Alejandro Russo, así como representantes de otras confesiones que realizarán una oración interreligiosa.

Entre ellos se encuentran la rabina Silvina Chemen, la pastora Wilma Rommel, el obispo ortodoxo Joseph Bosch, y el sheij Abdel Nabi Alhifnawi.

“La humanidad es una y nos surge entrelazar sentimientos comunes”, aseguró al abogar por una lucha conjunta contra la pandemia. En ese marco, Poli abogó por tener una “mirada solidaria con pueblos que tiene menos que nosotros, como lo hizo la Argentina en otras oportunidades”.

La celebración del Tedeum -que significa en latín: "A ti, Dios"- se realiza todos los 25 de Mayo desde el primer gobierno patrio de 1810, en agradecimiento a Dios por el surgimiento del Estado argentino que proclamó su independencia formal en 1816.

Habitualmente, al participar de la celebración religiosa los mandatarios llegan caminando a la Catedral desde la Casa de Gobierno y, ya dentro del templo, se dirigen al mausoleo del Libertador General José de San Martín para rendir homenaje con la colocación de una ofrenda floral.

Todas estas prácticas habituales el 25 de mayo de cada año quedaron suspendidas esta vez por las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, que incluyen la prohibición de realizar celebraciones religiosas en los templos de la ciudad y el conurbano bonaerense, entre otras medidas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario