crimen

Un asesino condenado a perpetua pidió prisión domiciliaria

Se trata de Andrés Soza Bernard, que está condenado por el crimen del jugador de futsal de Newell's, Fabricio Zulatto.

Martes 19 de Mayo de 2020

El condenado a prisión perpetua por el crimen del jugador de futsal de Newell’s, Fabricio Zulatto, solicitó la prisión domiciliaria a raíz de una afección respiratoria crónica que padece y que considera que pone en riesgo su vida en medio de la pandemia de coronavirus.

La solicitud fue enviada por el defensor del condenado, Andrés Soza Bernard, y el próximo martes 26 de mayo habrá una audiencia a través del sistema de videoconferencias por la pandemia de coronavirus para saber si la Justicia local hace lugar al pedido o lo rechaza.

Según esgrimió en una nota su defensor provisto por el Servicio Público de la Defensa Penal, Soza Bernard “está dentro de un grupo de alta mortalidad asociada a la pandemia”, al tiempo que precisó que el homicida “padece enfermedades respiratorias, entre ellas, asma”.

Soza Bernard cumple en Piñero la condena máxima prevista en el Código Penal al ser considerado culpable del crimen de Fabricio Zulatto, quien fuera jugador de futsal de Newell’s y cuyo cuerpo apareció sin vida dos días posteriores a su desaparición dentro de un asentamiento precario ubicado en Génova al 2100, en agosto de 2016.

26_Celina Mutti Lovera_74339038__13-08-2019__3.00x9.20.jpg
Escondido. Andrés Soza Bernard, de 34 años, se oculta en una audiencia judicial por el crimen de Zulatto.
Escondido. Andrés Soza Bernard, de 34 años, se oculta en una audiencia judicial por el crimen de Zulatto.

La pena de prisión perpetua por el crimen de Zulatto que habían impuesto los jueces Gastón Becerra, Juan Carlos Curto e Ismael Manfrín, quedó firme por un tribunal de alzada compuesto por Gustavo Salvador, Carina Lurati y Gabriela Sanso tras la apelación presentada por la defensa del acusado.

Leer más: Perpetua a los dos acusados de asesinar a Fabricio Zulatto

Sosa Bernad fue condenado como ideólogo del crimen de Zulatto, mientras fue el cartonero Omar Motier fue penado bajo la misma pena por ser considerado el ejecutor del crimen, es decir, quien mató a balazos al joven, al que también le propinaron una brutal golpiza y luego introdujeron en una especie de pozo ciego para intentar ocultar el homicidio.

Soza Bernard fue declarado culpable de cometer el asesinato mientras cumplía con salidas transitorias por buena conducta en el marco de una pena que purgaba por el crimen de quien fuera su novia, Gabriela Núñez, a quien mató en 2008 de un disparo en la cabeza cuando la joven salía de un instituto de inglés en Mendoza al 4800.

En esa oportunidad, Soza Bernard fue condenado a 17 años de prisión por ese femicidio, aunque ese tipo de crimen no estaba caratulado como delito en 2010.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario