Pandemia

Rosario cumplió una semana sin casos positivos de coronavirus

El secretario de Salud de la Municipalidad, Leonardo Caruana, dijo que este panorama "jerarquiza la medida de distanciamiento social".

Domingo 03 de Mayo de 2020

Rosario cumplió ayer una semana sin casos positivos de coronavirus. La última confirmación se registró el sábado pasado. En tanto, en la provincia tampoco se produjeron nuevos contagios desde el martes. Desde el inicio de la pandemia Santa Fe sumó 243 enfermos y tres fallecimientos. ¿Es bueno? "Claro que sí", respondió sin dudar el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, pero no dejó ser cauteloso y señaló que "se puede hablar de un enlentecimiento de la curva", antes de agregar: "Lo que esperábamos para fines de abril ahora se corrió a fines de mayo o junio". La idea central es la misma que remarcó el gobernador Omar Perotti horas atrás; provincia y ciudad ganaron en estas semanas tiempo para preparar el sistema sanitario sin colapso. Para el responsable de salud de la ciudad, estos resultados "jerarquizan la medida del distanciamiento social"; y consideró que la clave está en evaluar el retorno progresivo a las actividades. "Ningún espacio puede volver a funcionar de la manera en que lo hacía antes de la cuarentena", subrayó.

"Hacemos una evaluación positiva de todos estos días sin casos en la ciudad, pero al mismo tiempo valoramos el trabajo que se viene haciendo alrededor de cada caso positivo, que hace que esos pacientes no hayan significado nuevos contagios", indicó.

El secretario de Salud se refirió así al trabajo de búsqueda de los nexos epidmiológicos que se hacen ante la confirmación de cada nuevo paciente. "Se busca el contacto del contacto, se interviene con un seguimiento, hay comunicaciones con los adultos mayores y personas de riesgo que habitan en las dos manzanas circundantes y todo eso lleva a que no se registren otros casos alrededor", detalló sobre la labor que llevan adelante principalmente desde los centros de salud de referencia.

La importancia de la medida

A esa labor que evita la multiplicación, Caruana sumó las consideraciones sobre la decisión de determinar la cuaretena obligatoria desde el 20 de marzo pasado.

"Pasar seis días sin nuevos casos jerarquiza el distanciamiento preventivo como una medida que hace a la disminución del contagio", opinó el secretario, a lo que le agregó "el diagnóstico precoz" que permite la realización de las pruebas en laboratorios locales , y señaló "fundamental seguir trabajando desde la aparición del caso uno, que fue el paciente llegado de Inglaterra, que es el refuerzo del sistema sanitario" (ver aparte).

Ya pasados los 40 días de cuarentena y con la mirada puesta en el 10 de marzo, el funcionario insistió en la centralidad de esa decisión incluso en este contexto de no contagios y explicó que "esto pone en valor una medida que puede ser incómoda, o incluso angustiante, que atraviesa la vida cotidiana de las familias y las personas, y genera efectos en la economía".

Más allá de la valoración del aislamiento, Caruana prefirió no hablar de meseta ni achatamiento, y optó por "enlentecimiento de la curva de contagios porque todavía no es posible hacer análisis predictivos, y lo que se puede decir es que lo que esperábamos para fines de abril, ahora podría llegar a fines de mayo o junio".

En el análisis, el secretario puso sobre la mesa dos modelos de los que hablan epidemiólogos e infectólogos por estos días: "el martillo", en referencia a la fase más dura del aislamiento como medida para ganar tiempo; y "la danza", que sería el retorno a las actividades manteniendo medidas de distanciamiento que permitan atravesar el período hasta tanto haya tratamiento específico y vacuna para el Covid-19.

"Aún no estamos en el periodo de la danza y habrá que ver cómo funcionan los sistemas de salud cuando de a poco las actividades sociales y económicas se retomen, ese es el desafío", explicó el funcionario, pero advirtió que "ninguna actividad podrá retornar de la misma manera que se realizaba antes de la cuarentena porque hay un distanciamiento que llegó para quedarse".

Es más, en ese camino de flexibilización hasta tanto la ciencia aclare todas las dudas que aún persisten, Caruana consideró que "cualquier espacio que vuelva a la actividad deberá hacerlo con medidas de higiene y control, e incluso con protocolos específicos como los que se establecieron para las actividades esenciales al inicio de la cuarentena".

Ese camino, además, es el que gradualmente va liberando prohibiciones y va otorgando mayores niveles de responsabilidad a las personas. "Hasta ahora la comunidad, e incluso en los barrios donde las condiciones son muy difíciles, las medidas fueron tomadas con gran responsabilidad y eso fue más allá de los controles porque no puede haber un agente por cada ciudadano", dijo el funcionario, pero, así y todo, fue claro al señalar que en adelante "nada puede ser librado a la espontaneidad, porque la espontaneidad es el viernes de los bancos; todo lo que venga tiene que ser planificado porque debe haber una gestión del distanciamiento que debe ser acordada".

“El tiempo ganado reforzó el sistema”

El tiempo es para los especialistas un factor fundamental de cara a la pandemia de coronavirus. “El tiempo ganado fue lo que permitió reforzar los sistemas sanitarios”, afirmó el secretario de Salud de la Municipalidad, Leonardo Caruana, y como ejemplo no sólo se cuenta la ampliación del 50 por ciento de las camas de cuidados intensivos en toda la provincia, sino además ese mismo paso que mañana dará el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca) sumando cinco nuevos respiradores. Además, ya están entregados los equipos de cuidado nominalizados para más de 3 mil trabajadores de la salud de la ciudad, insumos muy disputados hoy en el mercado internacional.

   Ese justamente “es el tiempo que se gana con el modelo del martillo y las restricciones, que permiten tener varios días sin nuevos infectados y servicios que permitieron planificar áreas, sumar camas críticas, poner a punto el hipódromo como centro de aislamiento, que las empresas, emprendedores textiles y cooperativas se reconfiguren para producir barbijos y batas, y el Polo Tecnológico hoy pueda ofrecer máscaras 3D”, detalló.

Embed

   Sobre el equipamiento a médicos, enfermeros, profesionales y trabajadores de la salud, indicó que en esta primera etapa están recibiendo kits con elementos de protección personalizados y reutilizables, nominalizados para más de 3.555 agentes de salud de los cinco hospitales municipales, la Maternidad Martin, el Cemar, el Sies, Ilar y centros de salud, entre los que se contaron 5.876 protectores faciales, 1.720 barbijos N-95 y 701 antiparras transparentes.

   “En total fueron distribuidos casi 8.300 elementos protección que al ser nominalizados permiten que los trabajadores y trabajadoras tengan sus elementos personales y puedan utilizarlos a partir de un proceso de sanitización de los elementos”, puntualizó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS