Pandemia

Murió joven con cáncer a la que su papá no pudo visitar por controles sanitarios

Falleció esta mañana de un cáncer terminal a los pocos días que a su padre no le permitieron ingresar a Córdoba porque un testeo arrojó un resultado "dudoso", que finalmente fue negativo

Viernes 21 de Agosto de 2020

Solange Musse, quien había ingresado en la última etapa de un cáncer terminal, finalmente murió a la madrugada en Córdoba sin poder ser visitada por su padre, quien tras viajar desde Neuquén no le fue permitido ingresar a la provincia mediterránea por las medidas sanitarias impuestas por la pandemia del coronavirus.

La historia de Solange se hizo pública justamente por su papá Pablo, quien con todos los permisos correspondientes viajó desde Neuquén a Córdoba para estar con su hija de 36 años en la última etapa de su vida, sin embargo no lo dejaron pasar en el puesto de Huinca Renancó.

Solange recibió con mucho pesar la noticia de que no iba a poder despedirse de su padre, y tras descompensarse anoche, murió esta madrugada en el Sanatorio Allende de la capital cordobesa, al que había sido derivada desde Alta Gracia.

Esta historia, que abre un debate sobre la necesidad de aplicar las medidas preventivas sanitarias en un contexto de sentido común, trascendió el martes cuando Pablo Musse recurrió a los medios para hacer pública la triste situación que estaba viviendo debido a que no le permitían ver a su hija, la que estaba en un estado terminal por un cáncer.

El hombre narró y exhibió la documentación requerida para poder llegar Córdoba, dando constancia de que había realizado los trámites necesarios para poder viajar.

Pero además de los permisos, uno de los requisitos para ingresar a Córdoba es someterse a un hisopado que arroje resultado negativo por coronavirus dentro de las 48 horas anteriores al viaje. "Salud pública no hace ese test si uno no tiene síntomas y de forma particular no lo pude hacer por el elevado costo, ya que eran 8 mil pesos", explicó Musse en ese momento.

Tras intensas gestiones, le realizaron dos testeos rápidos en el puesto sanitario ubicado entre Huinca Renancó y el límite sur de la provincia de Córdoba, cuyo resultado fue considerado "dudoso" y lo obligaron a volver a Neuquén.

Una odisea inconcebible

Musse había partido el sábado 15 de agosto a las 20 desde Neuquén y llegó al puesto de Huinca Renancó el domingo a las seis de la mañana, en donde las personas a cargo del control sanitario le indicaron que no pasaría sin el hisopado negativo de coronavirus. Tras insistir, le hicieron dos estudios rápidos que según le indicaron se trató de un resultado "dudoso", y por ello lo hicieron volver.

Las autoridades sanitarias de Córdoba dirían después que los resultados de esos test son "positivos o negativos" y que en el caso de Musse fueron positivos, y el caso quedó en análisis del COE.

Ese mismo domingo a las 13 Pablo debió volver a Neuquén escoltado por móviles policiales que iban haciendo postas y cambiando de acuerdo a la provincias por las que transitaba: Córdoba, La Pampa, Río Negro y Neuquén.

"Tuve que manejar de corrido. No me dejaron frenar para dormir y tampoco pudimos frenar en estaciones de servicio para ir al baño", contó Pablo.

Luego trascendió que finalmente el resultado del test que se realizó para determinar si tenía Covid 19 dio negativo.

Así Pablo no pudo visitar a su hija, y Beatriz, la mamá de Solange, quien acompañó a su hija en todo momento en Alta Gracia, el miércoles le contó a los medios que lo sucedido "la afectó anímicamente a Solange, ella está muy mal porque tenía que empezar una quimio lo más pronto posible, pero esto fue terrible para ella. Esperaba a su papá para tener la confianza suficiente para encarar el tratamiento y sentirse protegida", dijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario