Pandemia

La pandemia acorrala a Italia que ayer contó 793 muertes y 6.557 nuevos contagios

El 60 por ciento de las víctimas volvió a concentrarse en Lombardía. El gobierno dispuso medidas de asilamiento más estrictas.

Domingo 22 de Marzo de 2020

Al cumplirse un mes de la primera víctima con coronavirus, Italia informó ayer que 793 personas positivas con covid-19 murieron en las últimas 24 horas, mientras el gobierno profundizó las medidas para restringir la circulación de quienes puedan acelerar la difusión del virus.

El sombrío recuento de casos y muertes en el país siguió aumentando y los funcionarios anunciaron nuevos récords máximos diarios: 6.557 nuevos casos, con lo que el país que tiene el brote más grande de Europa, suma ahora 53.578 infectados.

Más del 60 por ciento de las últimas muertes ocurrieron en la región norteña de Lombardía, 546 decesos, cuyos hospitales han estado tambaleándose bajo una carga monumental de casos que ha dejado difíciles de encontrar camas de cuidados intensivos y respiradores artificiales.

Los nuevos aumentos se producen casi dos semanas después de una cuarentena nacional en un intento desesperado por contener la propagación del virus.

Ayer entraron en vigencia reglas más estrictas para el cierre de parques y parques infantiles en todo el país, en un intento desesperado por disuadir a los italianos de congregarse al aire libre.

Con estos números, Italia se mantiene como el país con más víctimas fatales positivas con coronavirus en el mundo, luego de que hace cuatro días superara a China, donde se inició la pandemia, pese a tener una población 20 veces menor.

Los datos plantean una polémica: ¿Por qué mueren tanto en Lombardía? Con una tasa de letalidad del 8 por ciento cuando en China no había pasado de 2 por ciento, y en Corea del Sur esta en 1 por ciento.

Los científicos discuten en torno al "misterio de Bérgamo", la provincia que más ha sufrido con números impensables hace un mes, cuando se anunció el primer deceso en el hospital de Codogno, en la provincia lombarda meridional de Lodi, que fue el primer foco italiano de corona virus.

Richard Pebody, alto funcionario de la Organización Mundial de la Salud (OMS), dijo que "nos atormenta que el virus sea tan agresivo y concentrado en Bérgamo. No tenemos una respuesta cierta y es probable que se hayan creado las condiciones para una combinación de factores, en esta provincia y en la de Brescia".

Las discusiones apuntan, por ejemplo, a errores en la realización de los hisopados nasales para detectar la presencia del virus en el organismo.

En Milán, una metrópoli con mucha población, los números de contagiados van creciendo pero hasta ahora la situación parece bajo control. "Si sucediera sería un desastre", dijo ayer el alcalde Giuseppe Sala.

En Roma, la capital italiana y de la región del Lazio, otra fuente de preocupaciones, las autoridades del Instituto Spallanzani informaron que "los números son tranquilizadores".

Papa Francisco

La angustia crece en el Vaticano y para el Papa Francisco. Sesenta monjas han sido contaminadas por el corona virus en dos institutos religiosos romanos y una está "grave". La noticia impresionó al pontífice argentino ya shoqueado por las noticias provenientes de Lombardía. En Bergamo, Brescia, Cremona, Lodi y la misma capital Milán, han muertos más de veinte sacerdotes. También han sido cerrados seminarios y algunas parroquias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario