Coronavirus

Avanzan en el kit para detectar coronavirus en forma rápida

Científicos argentinos ya cuentan con algunos inversores. Un investigador rosarino participa en el desarrollo del método

Domingo 22 de Marzo de 2020

Guillermo Repizo es un científico del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR) que trabaja junto a un grupo de investigadores argentinos en desarrollos de distintos productos basados en una novedosa técnica llamada Crispr (también conocida como “edición genética”). En febrero, La Capital lo consultó en relación a un logro que habían obtenido por esos días y que comenzaba a tener un enorme valor: un kit para detección rápida del nuevo coronavirus. En esa nota, explicó que habían conseguido poner a punto la técnica y que el kit funcionaba. Eso sí, esperaban el aporte de inversores interesados en apostar a esta tecnología para que el método diagnóstico pueda dar un paso sustancial: pasar del laboratorio a la utilización concreta en humanos.

Ahora, con la pandemia declarada y un aumento significativos de casos de Covid-19 en el mundo —y también en la Argentina— muchos se preguntan en qué instancia está este experimento.

Repizo dijo a este diario desde San Francisco, Estados Unidos, que ya se decidió con los profesionales que integran el grupo Caspr Biotech instalarse en el país del norte donde tienen ciertas facilidades para acortar los tiempos y así obtener el kit en un par de meses. Y aunque hablar de ese lapso parece una eternidad, Repizo comenta que el virus seguirá circulando y por lo tanto contar con la chance de hacer diagnósticos rápidos, incluso en lugares de difícil acceso (porque esta herramienta puede trasladarse), será de suma utilidad. Es más, menciona que “la importancia de desarrollar esto no se da sólo por el nuevo coronavirus, sino que es una tecnología que puede ayudar para mejorar los tiempos de diagnóstico en general y que puede adaptarse a diferentes necesidades, como por ejemplo, otras enfermedades que existen en la Argentina, como el dengue, más las que pueden aparecer en el futuro”.

“Respecto de la situación actual, entendemos la urgencia, pero es cierto que nos resta un tiempo para que este desarrollo esté perfectamente en condiciones para salir al mercado. Ojalá esta pandemia se contenga, es lo que todos esperamos, pero la necesidad del kit sin dudas seguirá existiendo porque vamos a tener que seguir haciendo diagnósticos de acá en más”, señala.

>> Leer más: El rosarino que ayudó a desarrollar un kit para detectar coronavirus

Dinero imprescindible  

Uno de los aspectos clave para tener esta herramienta de diagnóstico lo antes posible es la falta de fondos, por eso los científicos plantearon desde el primer momento que precisaban inversores que confiaran en esta tecnología y en los avances que ellos lograron: “Ya encontramos apoyo económico de gente de este país, de Estados Unidos, y es probable que en estos días lleguen unas 10 o 15 personas más que se sumarán al grupo de investigadores. Estamos en un laboratorio que nos abrió las puertas para poder trabajando”, detalla. Y agrega: “El Ministerio de Ciencia y Técnica de la Argentina nos dio también su apoyo y esperamos con ansias que puedan liberarnos algunos fondos”.

Descentralizar  

En las redes sociales, en las conversaciones de los grupos de WhatsApp, en notas periodísticas, se evidencia cierta preocupación porque “en el país no hay kits suficientes o efectivos para la detección del virus” que se expande día a día en el mundo. Repizo señala que “eso no es así, hay que recalcarlo, Argentina cuenta con métodos que están sumamente aprobados y que funcionan muy bien; esos métodos necesitan de una determinada tecnología y gente capacitada, y el Malbrán tarda en procesar las muestras porque por estas horas es el único centro habilitado”. Se espera que eso cambie en unos días cuando se entreguen los kits de detección del nuevo coronavirus a todos los laboratorios del país que cuentan con las condiciones tecnológicas y el personal para hacerlo, entre ellos el laboratorio del Cemar, en Rosario. “Esto va a facilitar mucho las cosas”, destaca el investigador.

“Por eso nosotros buscamos un camino más sencillo, pero como siempre recalqué, estamos en una etapa donde todavía necesitamos cierta validación. Estamos abocados a esto, todo el tiempo”, menciona el científico, quien señala que las jornadas adentro del laboratorio, en San Francisco, son de más de 12 horas. “Ponemos todo nuestro esfuerzo y experiencia para colaborar en la posibilidad de contar con este kit que ayude a detectar la presencia del virus en forma rápida y donde se lo necesite”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario