Ovación

Un entrenador de trinchera

El ex combatiente Rubén Rada habla del paso por Malvinas de Omar De Felippe, quien participó también de un documental de la guerra

Martes 06 de Marzo de 2018

"Es un orgullo para nosotros. Omar De Felippe es un hermano de la vida: el fue futbolista y hoy tiene trayectoria como técnico, sólo que no es un ex combatiente militante como nosotros porque tomó otro rumbo, pero es un compañero de la vida". Las palabras sobre el flamante técnico de Newell's, Omar De Felippe, se las dijo a Ovación el presidente de la Confederación de Combatientes de Malvinas de la República Argentina, Rubén Rada. Palabras de combatiente a combatiente.
   El dirigente rememoró así un perfil más del desde ayer director técnico del rojinegro, de 55 años. "Mirá, ninguno de nosotros, los santafesinos, estuvo con él porque compartíamos el frente con muchachos del Litoral, de Corrientes, Entre Ríos y Chaco, y Omar es porteño, él estuvo en el Regimiento 3 de Tablada. Pero claro que lo conocemos, sabemos que es buen tipo, que siempre que se le acerca un ex combatiente, sea de Jujuy o Ushuaia, él se presta a la charla. Es que así somos: los combatientes somos hermanos de la vida". Repitió Rada antes de resaltar: "Destacá que Omar nació un 3 de abril, mirá cómo son las cosas de la vida".
La clase 62
Muchos lo saben, muchos no. De Felippe, ex jugador de Huracán y entrenador, fue parte de "La clase 62" que fue al frente de batalla (tal como se titula el documental junto a la frase "Los futbolistas que Malvinas se llevó", presentado el año pasado por TyC Sports a 35 años del enfrentamiento bélico).
En ese filme, que se puede ver por internet, De Felippe asegura: "El fútbol fue el motor por el cual nunca me caí anímicamente". Y su testimonio se suma al de otros nueve ex jugadores que cuentan de qué se trató el infierno de 73 días en el que murieron 649 jóvenes soldados argentinos.
Vuelcan también su relato el ex arquero auriazul Claudio Petruzzi; Juan Colombo (Estudiantes de La Plata); Héctor Cuceli y Sebastián Rebasti (San Lorenzo); Gustavo De Luca (River); Javier Dolard (Boca); Luis Escobedo (Los Andes); Sergio Pantano (Talleres de Remedios de Escalada), y Julio Vázquez (Centro Español). Todos muchachos que tras cumplir el servicio militar obligatorio en 1981 debieron reintegrarse a las Fuerzas Armadas para formar parte de la guerra.
   De Felippe da testimonio en varios pasajes del filme. Cuenta cómo el 7 de abril de 1982, cuatro días después de su cumpleaños y cuando aún jugaba en las inferiores del Globo, lo llamó el Ejército. A los pocos días desembarcó en la isla Soledad y llegó, helado, a Puerto Argentino.
"Te ponía muy mal recordar a tu familia, vos ya sabías lo que estabas pasando y te tenías que mover y hacer frente a lo que te tocara, los combates, lo que sea", dice antes de asegurar que cada día en el campo de batalla "era la supervivencia en su estado más natural".
Dice que "el frío y el hambre eran tremendos" y que "en cada bombardeo lo único que te quedaba era sentarte, prenderte un cigarrillo y esperar que la bomba no te cayera ahí", recuerda el entrenador en el documental.
   De Felippe no sufrió heridas físicas de gravedad, aunque lo rozó la muerte más de una vez. En una nota contó que en un momento su capitán (Zunino) le salvó la vida al ordenarle que abandone su posición en el momento justo: una bomba cayó segundos después donde él había estado.
Cuenta una anécdota "futbolística" que vivió en el barco que trajo de vuelta a los soldados. "Cuando nos daban de comer nos ponían cartelitos con los resultados del Mundial del día anterior".
Finalmente, asegura que el 14 de junio, cuando la guerra llegó a su fin, para De Felippe comenzó "otra guerra", la de empezar a convivir con la sociedad.
"Nos costó mucho la adaptación, fue muy complicado, tuve la suerte de la convivencia diaria deportiva, del cariño que te dan el vestuario y los compañeros. Pude largar mi mochila y vivir el regreso de la mejor manera. Nunca me puse a pensar lo que pudo haber sido. Tuve la suerte de vivir del fútbol, no tuve una carrera alucinante como jugador, pero como DT hasta ahora me dio mucho". Lo dijo hace un año. Hoy va por más.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario