equipo

Sebastián Peratta: "Hay que cambiar el chip, ir por más"

Sebastián Peratta, director deportivo, dijo: "Newell's en presupuesto tiene dos equipos. Uno que juega los domingos y el otro que son las deudas del salvataje"

Domingo 12 de Julio de 2020

El director deportivo de Newell’s, Sebastián Peratta, repasó la agenda leprosa y habló de todo en la jugosa entrevista mano a mano que mantuvo con Ovación. La llegada de Nacho Scocco, la renovación de Frank Kudelka, la realidad de Cristian Lema y Santiago Gentiletti, los juveniles que son codiciados por clubes importantes y la posible vuelta a los entrenamientos. Además dijo que, a futuro, Maxi Rodríguez cuando se retire sería un “mánager ideal”. Y en lo personal confesó que seguirá trabajando en el Parque “hasta diciembre seguro y después se verá”. Un Flaco auténtico y sin filtro que habló con su pasión habitual. Sin dudas, uno de los pilares intelectuales y en la gestión de la reconstrucción del fútbol leproso.

Cuál es el objetivo en Newell’s en este momento de pandemia. ¿Qué se hace en el parate?

Nosotros nunca paramos. La realidad es que habiendo superado lo que teníamos que superar en el promedio la temporada pasada ahora mantenemos el mismo rumbo. Es lógico que va a costar porque la situación se complicó mucho a nivel mundial. Es una situación que excede a Newell’s, al fútbol y a todo. Pero acá los objetivos van a ser los mismos, después cuando se juegue el torneo con el formato que sea siempre la responsabilidad será ganar el domingo para un club grande como Newell’s.

En este receso renovó Kudelka, siguen Maxi, Bíttolo y el Gato y además llegó Scocco. Dieron varios pasos hacia adelante.

Yo enmarco todo dentro de un proceso que vive el fútbol de Newell’s. Al comienzo, en diciembre de 2018, Newell’s tenía un 30 por ciento del plantel propio y un setenta por ciento de rotación todos los junio. Eso es inviable en el fútbol. No hay manera de sostener una idea futbolística. Hoy es al revés. Hoy hay un 70 por ciento del plantel propio y un 30 por ciento que rota. Y dentro de los que rotan no todos tenían tanto protagonismo dentro del equipo habitual titular. Entonces el equipo casi que no se resiente, por lo menos desde lo contractual. Se fueron cuatro o cinco jugadores y vendrán quizás menos de los que se vayan para hacerle un lugar a chicos que ya están reclamando su espacio. Todo en concordancia con el técnico. Y está claro que se dio el regreso de Nacho con todo lo que significa, con todo lo que puede seguir aportando por el momento en el que está, que lo venía demostrando hasta junio en River. Creo que armamos un muy buen equipo, con gente que vino a ayudar en un momento muy difícil del club, que se integró al plantel, con grandes ídolos del club que están de nuevo formando el equipo y una tercera pata que son los juveniles consolidados en primera. Los juveniles no están de relleno, son las nuevas figuras del equipo. Estamos muy bien equilibrados.

¿La apuesta fuerte es seguir potenciando el proyecto?

Uno de los objetivos prioritarios fue lograr la continuidad de Kudelka, que si bien tenía contrato, lo extendimos, no como una obligación, sino como un espaldarazo al proyecto futbolístico. Y no dijimos “ya logramos el objetivo, ahora hacemos la plancha”. Logramos retenerlo. También aseguramos la continuidad de algunos jugadores muy importantes. Se fueron dos préstamos como Salinas y Albertengo y logramos la llegada de Nacho Scocco. Faltan cosas, pero tenemos tiempo para resolverlas. De a poco nos estabilizamos. Nunca estuvo pensado hacer un gran mercado porque no se nos iban muchos jugadores. Sí estar atentos a las posibilidades y a los movimientos que puede haber en el mercado. Cuando empezó la pandemia hubo un momento que parecía que todos los equipos iban a jugar con las reservas y más cuando se dijo que no había descensos. La vedad es que no me parece que sea así. En nuestro caso el día que Newell’s salga a la cancha va a tener las mismas obligaciones que tuvo antes de que se parara el fútbol, que es ganar.

¿Cómo están las situaciones de Lema y Gentiletti?

Son dos casos distintos. Lema terminó el préstamo el 30 de junio aunque todavía está en contacto permanente con nosotros y pidió permiso para entrenar por Zoom con el plantel. No es una situación terminada, pero es muy difícil. Está claro. Y Santiago es un referente más allá de que está hace sólo un año en el club. Pero no tengo nada para decir porque él tiene contrato con Newell’s. Tener buenos jugadores implica que haya otros equipos que los puedan querer. Si se da alguna situación con Santiago, la analizaremos cuando se dé. Hoy nosotros no tenemos nada.

El propio Gentiletti dijo que iba a analizar su futuro en este receso. Por eso la consulta a pesar de que tiene contrato vigente.

Tiene contrato vigente con el club y está muy bien que cada uno haga su análisis al final de la temporada. Insisto que para nosotros es un jugador fundamental. Y a partir de ahí son todas hipótesis. Está todo bien y son situaciones que se dan en los mercados y no tienen nada de malo. No me genera ninguna incomodidad. Cuando se tenga que hablar se hablará.

¿Con Lema cómo es la estrategia? ¿Hay chance de un nuevo préstamo?

Hay un club muy poderoso como Benfica, que tiene los derechos del jugador y tratará de hacer el mejor negocio posible. Creo que todos vieron que Cristian ha tenido una muy buena temporada. El está muy bien acá y siempre se ha manifestado cómodo en ese sentido, igual que Gentiletti. Por Lema veremos contra qué competimos, si es contra una oferta de compra a Benfica y eso a lo mejor hoy es un poco más difícil que nosotros podamos hacer. Trataremos de llevar la situación a algo que podamos cumplir. Hoy la pandemia retrasó los mercados de venta, que pasaron a septiembre-octubre, entonces cronológicamente a lo mejor no podemos mover nuestro mercado para ver si podemos después hacer otra cosa. Dependerá un poco de eso. No es que estamos sentados esperando a ver qué pasa. Dentro de nuestras posibilidades vamos a hacer todo lo posible para retenerlo porque es un jugador muy importante para nosotros y para el técnico.

Flaco.jpg
El Flaco Peratta analizó el presente leproso durante la pandemia y proyectó lo que viene.

El Flaco Peratta analizó el presente leproso durante la pandemia y proyectó lo que viene.

¿El gran objetivo será la Sudamericana de 2021?

Soy totalmente sincero y desde que llegué hace dos años, ya lo dije en la conferencia de prensa del día uno. Fue que Newell’s deje de tener campañas ondulantes, es decir que pelee el campeonato y suba muchísimo el promedio y después agarre el tobogán y en dos años vuelva a pelear el descenso. Otra vez vuelve a armar un equipazo, se salva, engrosa el promedio, pero otra vez se sube al tobogán. Ahora sostener el protagonismo que alcanzó el equipo es un objetivo en sí mismo. No que después de una buena campaña hagamos la plancha. Si haces esto no crecés nunca. Hay que tener cierto nivel de protagonismo y no puede ser un hito aspirar a jugar una copa. Yo no miro tan largo, siempre aspiro a ganar el próximo partido que juguemos. Newell’s irá a pelear la Sudamericana con las mismas responsabilidades que tiene en cada partido. Newell’s tiene que ganar siempre. No hay un partido que podamos decir que hoy podemos perder. Hay que crecer. El objetivo es que el próximo partido es el más importante de la historia del fútbol de Rosario y así vas a crecer.

¿Entonces la clave es evitar los vaivenes?

Totalmente. Vos no podés solamente salvarte de morir. Además tenés que crecer. Viví casi todos los procesos de los últimos años. A veces como protagonista con Sensini y el Tata Martino, otros no tanto, y desde hace 2 años cuando me sumé en esta función en un momento caliente y llegó Kudelka. Yo disfruto mucho de la actualidad porque el club creció pero ya está, ahora hay que cambiar el chip. El Newell’s que tuvo que luchar 12 años para dejar atrás todo el proceso de López se termina en 6 meses con la última cuota judicial y se logró el objetivo: se pagaron las deudas, el club creció, se evitó varias veces caer en la desgracia deportiva que es el descenso, se salió campeón y 3 veces subcampeón, lo ayudaron sus ídolos en algún momento y hoy algunos de ellos disfrutan de volver a jugar acá. El salvataje o la reconstrucción llevó más de una década. Listo, ahora empieza otra etapa en la que hay que crecer. Es el momento y el club tiene la estructura y está preparado para hacerlo. Es mentira que después de una buena temporada está permitido aflojar un poco, hay que disfrutar de lo conseguido porque costo muchísimo esfuerzo de mucha gente, pero hay que ir por más. Podrán venir buenas, seguro alguna mala también, habrá errores y aciertos, pero hay que ir a buscarlo con la misma fuerza y juntos. Es el momento.

¿Salir del salvataje impactará para bien en lo deportivo?

Armar el último equipo de la pasada temporada costó aproximadamente 1,5 millón de dólares, una cifra similar a lo que se puede haber abonado al salvataje en un año. Por eso Newell’s es como que tiene dos equipos. Uno que juega los domingos y otro que son las deudas que tiene que pagar. Entonces no es joda salir del fideicomiso. Y si el año que viene se terminara de pagar la mochila que viene arrastrando sería motivo de orgullo por cómo está el club hoy. Y viene Barcelona a ver un jugador nuestro y algunos lo ven como un problema. Somos tentadores de nuevo. Para crecer hay que cambiar el chip.

“Tenía planeado no seguir, pero lo haré hasta diciembre”

¿Tenés ganas de seguir siendo el director deportivo de Newell’s, ya que habías dicho que ibas a pensarlo una vez que hayan logrado el objetivo de la temporada pasada? ¿Qué vas a hacer?

Yo no soy protagonista. Estoy muy bien en el club, me siento cómodo. Obvio que mucho más tranquilo que lo que estaba hace dos años. Me permito disfrutar un poco más. Es bastante injusta esta función, es difícil de llevar adelante. No quiero hablar de política y nunca lo hice. Pero muchas cosas se han manipulado y yo no me olvido. Me callo la boca y trabajo. Después las cosas por suerte salieron más bien que mal, pero es un trabajo y nadie acierta todo. Estoy muy contento por lo realizado. Porque el proyecto de Newell’s está escrito y no se va improvisando sobre la marcha. Pero a nivel personal es muy desgastante. La verdad es que tenía planteado no seguir después de logrado el objetivo, que parecía el más grande de la historia del club, que era sobreponerse al promedio en la temporada pasada. Y después vino la pandemia y desde marzo estoy en mi casa, aunque siempre en contacto y trabajando con el club. Estuve cuatro meses en mi casa y si se quiere cargué las pilas de nuevo. Se puede decir que tomé aire y después de todo lo que laburamos para salir de donde estábamos y llegar a este presente, no voy a soltar la mano en este momento inédito en el mundo. Hasta diciembre estaré seguro. Me comprometí con todo el grupo de trabajo de Newell’s, que remamos para llegar a este momento. En toda mi historia con Newell’s siempre fui leal, como arquero, como suplente, cuando me tuve que ir como futbolista lo hice y no me quedé de vacaciones y, ahora, cuando me necesitaron para otro función, vine. No le tengo que demostrar a nadie quién soy. En este momento no me voy a bajar, voy a seguir apoyando para terminar la temporada hasta diciembre. Y allí veremos. Hay cosas que no me olvido. No trabajo para nadie. Punto.

¿Cómo ves la vuelta a los entrenamientos?

Es un tema político que excede a mi función. Es un tema muy grave el que está pasando con la pandemia y lamentablemente va en ascenso. No me queda otra que confiar en los que saben y dicen que conviene quedarse adentro. Yo creo que este año fútbol habrá, no el que a todos nos gusta, que es con público en las tribunas. Lo lógico creo que sería tener entre 40 o 45 días de pretemporada y creo que matemáticamente va a ser imposible.

Leer más: Peratta: "Todos los jugadores son vendibles"

Leer más: Messi y Maxi Rodríguez, bajo la mirada de Peratta

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario