Ovación

Rinaudo ya trabaja en campo y va cumpliendo etapas

El volante central, que fue operado de la rodilla hace tres meses, le apunta más a la plenitud física que a la posibilidad de estar en el inicio del torneo

Lunes 21 de Septiembre de 2020

Fabián Rinaudo se está recuperando y viene muy bien”, deslizó el Kily González a la pasada, en la conferencia de la semana anterior, sobre el volante central que evoluciona de una intervención quirúrgica, por una afección en el tendón rotuliano (tendinopatía) de la rodilla izquierda realizada el pasado 4 de junio. Es una incógnita si Fito estará disponible cuando se reanude el fútbol en Argentina y, según confiaron, es lo que menos preocupa, al menos no está allí el foco de atención. Es que tanto del lado del jugador, como del cuerpo técnico y el cuerpo médico, apuntan a que la recuperación sea plena. Este es el detalle sobre cómo trabaja hoy y cuáles fueron los pasos que fue cumpliendo el futbolista canalla, quien por estos días ya se encuentra realizando trabajos de campo. Sin dudas lo más importante es que lo hace sin referir dolor ni molestias.

   La consideración más fuerte que se hace por estos días es que Rinaudo está cumpliendo a la perfección con los tiempos, está en la etapa que se pretendía. Lleva tres meses y medio tras la operación y, lo más importante, es que ya está trabajando en campo (los complementa con recuperación de tipo kinésica y ejercicios de fortalecimiento en el gimnasio). Una vez que finalice con esa etapa, en la que trabaja bajo las órdenes del cuerpo médico, se le harán algunos tests específicos, además de estudios por imágenes. A partir de ese momento se evaluará si se le dará el alta médica. Cuando eso suceda, automáticamente será cedido al profe Ernesto Colman.

   En esos trabajos de campo Fito realiza distintas rutinas, aunque de manera progresiva. Comenzó con movimientos lineales y trotes livianos, pero desde hace ya algunos días se le ordenaron ejercicios que realiza el resto del grupo auriazul, pero con otros tiempos evaluativos. Ya hace trabajos de coordinación y muchos de ellos con la pelota. Cada rutina que se le baja contempla la exigencia adecuada a los tiempos típicos de un cuadro posquirúrgico.

   Fueron muchos los controles que se le hicieron en todo este tiempo, aunque todos fueron de rutina. Es que en situaciones de este tipo, cuando se pasa de una etapa a otra es necesario que se cubran ciertos criterios, por ejemplo que responda a un trabajo determinado, que no remita dolor, que no se le inflame la zona afectada. Al segundo mes de la operación le realizaron una resonancia magnética y cuando se cumpla el cuarto mes posiblemente se lo repitan.

   Dentro de esas evaluaciones positivas, en Central consideran que probablemente se haya retrasado en algo la recuperación por las limitaciones que tuvieron los futbolistas en medio de la pandemia, pero creen que Fito está dentro de los tiempos pensados. Nadie quiere competirle a ese tiempo y mucho menos apurar el proceso.

Fito.jpeg
En campo. Fito Rinaudo le mete intensidad en el día a día.

En campo. Fito Rinaudo le mete intensidad en el día a día.

   Aún para quienes están en el día a día con el futbolista les es difícil establecer a ciencia cierta si el volante estará disponible en la primera fecha (en el momento que sea), aunque no se le está apuntando justamente a eso. Se insiste, la búsqueda primordial es que Rinaudo cumpla con todos los procesos lógicos, eso es lo que hará ponerlo más cerca de la vuelta. Por eso consideran que si la puesta a punto lleva algunos días más de lo previsto no será tomado como un problema. Obviamente que tanto el jugador como el técnico y sus colaboradores anhelan que esté disponible lo más rápido posible, sin apurarse. En su círculo íntimo, Fito no se cansa de argumentar que todo lo que está realizando tienen como objetivo recuperarse bien y cerrar este capítulo en su carrera.

   Lo dicho, por ahora los movimientos de Rinaudo son monitoreados por el cuerpo médico, en el que están por supuesto los kinesiólogos. Es que ningún jugador lesionado trabaja con el preparador físico. Recién podrá hacerlo cuando reciba el alta médica. Una vez cumplido ese paso sí recibirá órdenes directas del profe Colman, que después será el encargado de darle el alta deportiva, que es cuando se pueda incorporar al grupo para después buscar la puesta a punto física. Igual, tratándose de un posoperatorio, por más que trabaje a la par del resto no significará que esté apto para aguantar 90 minutos al ritmo que impone la primera división.

   La operación (en el sanatorio Mapaci por los doctores Hernán Giuria, José Luis Aparicio y Lisandro Nardin) de Rinaudo fue debido a una tendinopatía en la rodilla izquierda, una lesión que venía arrastrando desde hace muchos años (entre 8 y 10), pero que durante su estadía en Central nunca le impidió no sólo entrenar, sino tampoco jugar. A tal punto que en el anterior torneo sólo faltó en una ocasión, en la 15ª fecha ante Central Córdoba de Santiago del Estero, pero por suspensión.

>>Leer más: Brítez insiste con el "cambio de aire"

   Lo cierto es que ya el año pasado había empezado a referir algo de dolor, pero como el equipo se estaba jugando la permanencia en la categoría quiso estar siempre presente y patear la pelota para adelante. La idea originaria era operarlo a fines de junio o principios de julio, dependiendo de la suerte que corriera el equipo en la Copa Superliga y cuando se paró el fútbol porque el gobierno nacional decretó la cuarentena obligatoria tampoco pudo hacerlo por recomendación del Ministerio de Salud de la Provincia (sólo se podían realizar operaciones de urgencias).

   En ese momento el doctor Giuria habló de una recuperación de “tres o cuatro meses”, que son, hasta aquí, los plazos establecidos. Quizá le lleve un tiempo más, pero la buena noticia para el Kily (también para Fito por supuesto) es que el volante ya está realizando trabajos de campo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS