Ovación

"Quiero que no juegue más"

El arquero Francisco Mastrángelo, de Central Córdoba, fue agredido con un puñetazo en un ojo por su colega de Timbuense al final del partido. "Esta vez me tocó a mí, pero pudo ser cualquiera", le dijo a Ovación.

Martes 21 de Mayo de 2019

“Hice la denuncia, quiero que este futbolista no juegue más en ninguna parte. Esta vez me tocó a mí, pero pudo ser cualquiera. Tenemos que erradicar a los violentos”, le dijo a Ovación el arquero Francisco Mastrángelo, de Central Córdoba, quien fue agredido con un puñetazo por su colega de Timbuense David Cerquetella, al finalizar el partido en el que el charrúa venció 1-0 y pasó a los octavos de final de la Copa Santa Fe. Una acción que sorprendió más allá de que se dio tras varios minutos de discusiones y cuando parecía que todo se disiparía en el Gabino Sosa.

   “Tengo un edema en la retina, cuando baje la hinchazón el médico me realizará los estudios (se los harían el lunes) y ahí se definirá qué tengo, en principio estaré 15 días sin poder entrenar”, le contó Mastrángelo a Ovación ayer a la tarde en su hogar de zona oeste, contenido por sus seres queridos, todavía con mucha bronca por lo sucedido el domingo.

   “Todo comenzó cuando terminó el partido y los jugadores visitantes fueron a reclamarle al árbitro (pedían que faltaba jugarse más tiempo adicional) y algunos prepotearon a un fotógrafo del club. Ahí me acerqué para separar y llevar calma. Pero de repente, cuando ya nos íbamos de la cancha para el vestuario, recibí un puñetazo en el ojo derecho. El golpe me hizo caer y comencé a perder mucha sangre. Entonces mis compañeros me llevaron al vestuario y me atendió el médico Alexis Molinari, quien me cortó la emanación de sangre y me puso un pegamento”, detalló Pancho, quien es el habitual arquero suplente del equipo de Tablada y en el torneo de Primera C que acaba de finalizar atajó un partido y medio en lugar de Matías Giroldi, ante Italiano (entró) y L. N. Alem.

Embed

   “Realicé la denuncia en la seccional 16ª porque no quiero que esto quede así. Esta vez el agredido fui yo, pero mañana puede ser otro colega. Hay que erradicar del fútbol a los violentos. Quiero que este futbolista no pueda volver a jugar en ninguna parte”, indicó Mastrángelo.

   También aclaró que recibió el apoyo de “mis compañeros, cuerpo técnico y dirigentes” y también de los adversarios: “Me llamaron del cuerpo técnico de Timbuense pidiéndome disculpas, lo que agradezco, porque no todos son como este arquero que me agredió”, refiriéndose a David Cerquetella, bermudense que anteriormente jugaba en la Liga Totorense.

   “No fue un partido caliente, si bien hubo algún que otro encontronazo (lo mismo que en el choque de ida), pero no era para que terminara así. Y menos para que un colega me pegara así, sabiendo que la lesión que me puede ocasionar es complicada porque la vista es lo que más se necesita en nuestro puesto de arquero”.

   Ahora Mastrángelo tendrá que esperar cómo evoluciona la lesión en el ojo derecho, difícilmente pueda estar en el próximo partido del 23 de junio ante Rosario Central, en el Gabino Sosa, pero lo importante es que se recupere bien y que estas agresiones no se repitan en ninguna cancha de fútbol.

   En tanto, también al finalizar el partido un grupo de hinchas charrúas lanzaron proyectiles hacia los jugadores de Timbuense, quienes devolvían las piedras hacia los parciales locales, hasta que la policía intervino haciendo que se desalojara el estadio, pero en las calles continuó una pelea entre hinchas hasta que los visitantes lograron partir en los colectivos y los dueños de casa eran dispersados con balas de goma.

   Esto seguramente será tratado a nivel de la Federación Santafesina y por la provincia, que están a cargo de la organización de la Copa Santa Fe. Mientras tanto, el arquero Cerquetella y otros cinco compañeros de Timbuense serán suspendidos porque el árbitro Daniel González los informó como suspendidos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario