Central

Para Cocca, pan para hoy

El DT canalla planteó un partido digno pero perdió. En el próximo semestre sólo servirán los buenos resultados.

Sábado 04 de Mayo de 2019

La imagen es todo, pero en el fútbol lo que valen son los resultados. Esos que transmiten tranquilidad, optimismo y evitan las cataratas de cuestionamientos que nacen en las adversidades. Central, de la mano de Diego Cocca, hizo un buen planteo frente al Boca superpoderoso por sus figuras y presupuesto, pero se volvió de Mendoza con las manos vacías. Una vez más y encima sin un título que habría servido de protección para un técnico que aún no encuentra su lugar en el mundo canalla. Y que sigue en franco estudio en la mirada externa, esa que parte de la tribuna. No logró elevar la cuota de credibilidad después de todos los sacudones que soportó el club en el presente semestre y ahora tendrá que lograrlo sí o sí en el próximo, seguramente con un equipo remozado y armado de acuerdo a sus ideales.

“Me voy contento y orgulloso”, disparó Cocca con el pecho erguido tras la derrota consumada por penales frente al xeneize. Y es cierto que en base a las realidades de los dos equipos que disputaron el título de la Supercopa y la cantidad de figuras de uno y otro lo que hizo el canalla fue digno. Por supuesto, con las únicas armas que tenía, la de defenderse y sabiéndose inferior que los de Gustavo Alfaro. “Planteamos un partido de no dejar jugar a Boca”, aceptó el DT auriazul conforme con lo realizado en el Malvinas Argentinas más allá del nuevo traspié acumulado.

No hay lugar para la discusión en ese aspecto y el DT apostó a la única arma que tenía, la de evitar que el rival jugara y desplegara su fútbol a su antojo. Y es por eso que en el análisis global hay números que son contundentes y que demuestran que Central sólo tuvo una situación como para lastimar con un disparo desde lejos de Villagra en el primer tiempo. En el complemento casi no inquietó y ni siquiera tuvo ocasiones como para desnivelar. Sólo se dignó a cuidar el arco de Ledesma. Llevó la definición a los penales y la jugada casi le sale redonda. Pero fue “casi” y se quedó con las manos vacías y un manto de preocupación que permanece inalterable de cara al futuro. Las finales, se sostiene, se ganan. También, se dice, hay que llegar a disputar una.

Se puede sostener que no es el equipo que armó Cocca y todo es cierto. Que tuvo que acomodar su idea en base a lo que había, aunque cuando aceptó el desafío era consciente de lo que hacía. De la realidad imperante en el canalla. Por lo tanto, no puede ser utilizado como excusa. Ninguno de los resultados lo puso en duda en cuanto a su continuidad y la dirigencia dejó en claro antes del partido que será el DT de la próxima Superliga. Ya con una formación elaborada de acuerdo a su pensamiento y necesidades. Tampoco el club puede darse el lujo de seguir cambiando de entrenadores por doquier. Es por eso que Cocca anticipó que “tenemos un objetivo claro y vamos a hacer un Central competitivo”. Con refuerzos que sin dudas llegarán (seguramente con la ayuda de Bragarnik) y por eso la dirigencia se muestra algo aliviada en ese sentido.

Central dilapidó todo en el semestre. No hizo pie en la Superliga, en la Copa Argentina, Libertadores y Copa Superliga. Y el jueves no pudo arrebatarle el título a Boca para apaciguar el pálido presente y con enormes preocupaciones para el futuro. Se quedó en el intento y ahora lo único que resta es pensar en lo que se vendrá. Cocca tendrá que rearmar un equipo y sin lugar a equivocaciones porque el canalla se jugará la permanencia en primera división. Y ahí, en la próxima Superliga, no habrá lugar para el optimismo o conformismo y sólo importarán los buenos resultados. No hay margen de error.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});