Ovación

Orgullo rosarino: Brian, Yani y Pipo, los atletas paralímpicos que se lucen en Tokio

Impellizzeri, Martínez y Carlomagno se colgaron medallas en los Juegos Paralímpicos y celebraron con fotos juntos en la villa.

Jueves 02 de Septiembre de 2021

La novena jornada de los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020 volvió a ver el brillo de un deportista rosarino. Brian Impellizzeri, de 23 años y debutante absoluto en la competencia, realizó cerca de la medianoche de este jueves el mejor salto en largo de su carrera, con 6.44 metros y otros cuatro válidos, para quedarse con la medalla plateada de la prueba que es su especialidad. Ya en la noche de Tokio llegó a la Villa Olímpica junto al otro medallista de la jornada, Hernán Urra, y recibieron la ovación del resto de la delegación, entre ellos Yanina Martínez y Pipo Carlomagno, los otros dos rosarinos en la competencia. De las cinco medallas que consiguió hasta el momento Argentina, tres fueron las de ellos. Y salió foto de los tres, como debía ser.

Brian brilló en salto en largo en la categoría T37 y se subió al segundo lugar del podio después de una actuación consagratoria, en la que se dio a conocer al mundo del paralimpismo, en sus primeros Juegos. Ya había corrido los 100 metros para hacer su estreno en Tokio, y este jueves desde las 20.19 de Argentina (en vivo por DeporTV o el canal de Youtube de Paralympics Game) competirá en la exigente carrera de 200 para cerrar su participación. A diferencia de la prueba de salto, en la que era gran favorito junto a su vencedor, el ucraniano Vladyslav Zahrebelnyi, en la de 200 aspirará a ser finalista y traerse un diploma olímpico.

4bd2185d-7cc4-4cd3-b9b7-f8a50791ab8a.jpg

Los rosarinos dan que hablar en Tokio 2020. Son sólo tres, pero fueron con todo. Yanina Martínez, campeona en los 100 metros (T36) de Río de Janeiro 2016 no pudo defender su título y termino cuarta, con diploma. Aunque se anotó en el podio de los 200, consiguiendo la medalla de bronce. La atleta de 27 años, quien disputa sus terceros Juegos Paralímpicos es compañera e inspiración de Brian (los dos entrenados por Martín Arroyo), quien hasta no verla en esos Juegos de Brasil desconocía de la existencia de esta competencia para personas con discapacidad.

8a4bf741-b474-46eb-ab0f-7a52a19ca1fd.jpg

Pipo Carlomagno, de 28 y en sus segundos Paralímpicos, hizo historia desde la natación adaptada este lunes, al conseguir la presea plateada en 100 espalda (S7), su especialidad, con récord paralímpico incluido. El nadador de Echesortu volvió a conseguir una medalla de este tipo y en esta prueba después de 17 años, tras Guillermo Marro en Atenas 2004. Y la primera de la natación luego del bronce de Nadia Báez en Londres 2012. Además Pipo, como en Río, se trae nuevo diploma olímpico por ser finalista en la prueba de 200 combinados (S7), la primera de las tres que nadó en Tokio 2020.

https://twitter.com/canaldeportv/status/1433429510037274630

Si algo tiene el espíritu olímpico y paralímpico es, entre tanto, confraternidad. Y ayer la delegación nacional volvió a celebrar. Fue doble, porque después de Brian el atleta Hernán Urra ganó la medalla plateada en lanzamiento de bala T35 y los dos fueron recibidos entre ovación y aplausos en la Villa Olímpica, ya todo un clásico entre los argentinos. Y allí estaban Yani y Pipo, los tres de la Cuna de la Bandera que se fundieron en un abrazo y en más de una foto para la posteridad. Los tres saben de cada uno, cuánto cuesta llegar hasta acá. El orgullo es compartido.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario