Newell's

No le tiembla el pulso para cambiar

Omar De Felippe comenzó su ciclo en Newell's con un sistema similar al implementado por Llop y lo fue modificando en los últimos partidos.

Miércoles 25 de Abril de 2018

Omar De Felippe tiene conceptos básicos sobre el fútbol que son inmodificables. Según el pensamiento del entrenador de Newell's, la pelota es un bien que no se desprecia bajo ninguna circunstancia y que se le debe quitar al rival para hacer usufructo de la misma, ejerciendo una presión alta para recuperarla. Lo que fue modificando paulatinamente es el dibujo táctico. Lo ensayó durante ciertos lapsos de algunos partidos. Y tal variante fue más evidente en los dos últimos encuentros, al implementar un esquema distinto desde el comienzo. Esto refleja que se trata de un DT versátil, capaz de tocar el equipo bajo la circunstancia que considere conveniente.

"El equipo siempre es muy parecido al que estaba (con Llop), porque fue armado para jugar así. Podemos cambiar los nombres pero los que entran tienen características parecidas a los que eventualmente puedan salir. Quizás con la aparición de Cacciabue y demás chicos podamos tener otras variantes", manifestó De Felippe, previo al encuentro contra Boca en la Bombonera.

Desde el primer partido en el que se sentó en el banco de suplentes rojinegro, se presentó con el 4-2-3-1 que implementaba el Chocho Llop, con particularidades en el juego que le son propias y que lo diferenciaron del antecesor.

La pareja de volantes centrales alternó con Rivero-Bernardello, Rivero-Sills y Bernardello-Sills. Mientras que por delante, habitualmente jugó con Joaquín Torres y Héctor Fértoli de mediocampistas externos, además de Brian Sarmiento, hasta su lesión, o Víctor Figueroa por el medio. El único punta fue Luis Leal, y ocasionalmente Daniel Opazo.

Con el paso de las fechas, durante determinados pasajes de los encuentros, se alteró la disposición de los jugadores en la cancha a partir de las necesidades que consideraba el entrenador. "Generalmente hay dos o tres movimientos que hacemos y así el esquema va variando", manifestó De Felippe sobre lo que ocurre durante los partidos. Más allá de estas posturas, Newell's siempre se plantó desde el comienzo con un sistema igual.

El mismo se mantuvo hasta la dura derrota contra Atlético Paranaense por 3 a 0 en Curitiba por la Copa Sudamericana. Hasta ese momento, lo principal que se había cambiado fueron los nombres.

Para el encuentro siguiente, frente a Talleres por la Superliga, el entrenador dispuso un 4-4-2. La finalidad de tal replanteo fue que Luis Leal contara con otro futbolista que se moviera más cerca, Alexis Rodríguez, quien nunca había jugado de titular.

La dupla de mediocampistas centrales fue conformada por el debutante Jerónimo Cacciabue y Sills, en tanto Fértoli actuó volcado sobre la derecha y Figueroa dejó la franja media para moverse por la izquierda.

Durante la postergación de la Superliga con motivo de la gira del seleccionado argentino, el entrenador ensayó con un 4-4-2 en los amistosos disputados contra Sportivo Rivadavia de Venado Tuerto el pasado 24 de marzo. La pareja de atacantes en el primer encuentro fue con Milton Treppo y Alexis Rodríguez. En el siguiente ubicó a Luis Leal y Daniel Opazo. Es evidente que lo que dispuso en la competencia oficial, ante Talleres, es algo que el DT venía pensando.

De Felippe además dejó en claro que no tiene inconvenientes de implementar otro sistema. A partir de los jugadores con los que contaba y de que tenía que encontrarse con el potencial ofensivo del puntero Boca, reformuló la mitad de la cancha. La nutrió de jugadores para tratar de dominar en ese sector.

"Si les damos la pelota y los espacios vamos a sufrir mucho. El trabajo que hay que hacer tiene que ver con eso, con no meternos dentro del arco y tratar de sacarles la pelota", dijo el técnico rojinegro.

Para llevar adelante esta idea, varió nuevamente el dibujo táctico por un 4-3-2-1, que también podría definirse como un 4-5-1. El entrenador colocó a Sills de volante central, con Cacciabue y Bernardello de mediocampistas internos, a la derecha e izquierda. Fértoli y Figueroa fueron los más adelantados de ese medio juego, sobre ambas bandas. El Monito Opazo fue el único atacante.

Durante el segundo tiempo, en desventaja por 2 a 1, De Felippe metió a Joaquín Torres por Sills y modificó el sistema por un 4-2-3-1. Traducido en nombres desde el medio hacia adelante: Rivero y Bernardello; Torres, Figueroa (luego Alexis Rodríguez) y Fértoli; Opazo.

Más allá de los resultados, De Felippe intenta disputar cada partido con el esquema que considera conveniente para la ocasión. No se queda inmóvil y ejecuta una propuesta de juego con dibujos que va alterando. Después, la tarea restante queda en los jugadores, que son los que resuelven en la cancha.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario