Ovación

Newell's y un pelotazo en contra antes del clásico

Newell's fue de mayor a menor en Avellaneda y pagó muy caros los errores propios en los dos goles de Racing. Dudas en la previa al clásico

Lunes 16 de Agosto de 2021

Perdido en la neblina. Newell’s jugó de mayor a menor en Avellaneda y tras un primer tiempo parejo, en el segundo se desdibujó, perdió consistencia y Racing le sacó petróleo a los yerros defensivos rojinegros y sin piedad lo venció 2 a 0. El equipo de Gamboa pagó carísimos dos errores defensivos en jugadas que no fueron resueltas con acierto cuando las papas queman. Porque en el complemento primero Nacho Scocco pifió un córner envenenado de Chancalay y la pelota terminó dentro de la red leprosa. Y después Aguerre dio un rebote frontal tras un tiro desde 25 metros de Lovera y no perdonó Fabricio Domínguez en la arremetida goleadora. Fue una negra luna de Avellaneda para Newell’s. Que perdió cometiendo errores propios en los goles y sigue acumulando dudas y decepciones de visitante. Y justo trastabilló en la antesala del gran clásico del domingo en el Coloso. Llegó al Cilindro con la ilusión de seguir encaramado arriba y subir la autoestima de cara al derby, pero terminó confundido, errático y con signos de interrogación en el funcionamiento para enfrentar a Central.

Newell’s terminó con el juego envuelto en la misma neblina que cubrió la noche de Avellaneda. Porque al equipo de Gamboa le quedó cada vez más lejos el arco de Arias y culminó impotente tras lo que fue el segundo grito de Racing, que liquidó el pleito a 20 minutos del pitazo final. La lepra ya no tuvo respuestas para ir a forzar la historia y asumió que llegaría al clásico con una derrota previa en el bolsillo.

Otra vez Newell’s de visitante volvió a tener muchísima menos intensidad y agresividad que cuando juega en su casa. Incluso en su tercera excursión todavía no agitó la red adversaria y sumó apenas un punto sobre nueve (igualó ante Patronato). Anoche tenía este desafío para llegar energizado al clásico y volvió a defeccionar.

Otra vez quedó expuesto Jonatan Cristaldo jugando como carrilero izquierdo. Pegado a la raya y con responsabilidad de marca el Churry no saca diferencias donde mejor sabe hacerlo, que es cerca del área. Y así Nacho quedó aislado porque tampoco Giani estuvo iluminado y se esfumó en la densa niebla con el paso de los minutos. No es que Racing haya sido una aplanadora ni mucho menos, pero Newell’s tras un aceptable primer tiempo luego perdió la brújula, mermó la participación Nico Castro en el traslado y además tuvo una colaboración involuntaria en ambos goles racinguistas.

Claro que la noticia más positiva para Newell’s fue la vuelta al ruedo de Pablo Pérez, que reapareció en el complemento y aportó algunos pases claros. El experimentado volante pide pista para el clásico y podría ganarse un lugar entre los titulares, ya que tanto Sforza como Cacciabue tampoco defendieron el puesto con actuaciones descollantes ni mucho menos.

Newell’s no logró sacarse de encima la doble vida que experimenta en el certamen, donde de local ganó todo lo que jugó, pero afuera le cuesta un Perú ser amo y señor, tanto del trámite como de los puntos. Incluso Racing con el interinato de Claudio Ubeda y con urgencias en el lomo ayer le complicó la vida y lo forzó a equivocarse para quedarse con todo.

Gamboa tendrá que estar atento en la semana también a la evolución de la molestia en el aductor izquierdo de Franco Negri. Y ver si hace retoques ofensivos, ya que el equipo no tuvo el punch que suele mostrar en el Parque. Se viene una semana especial, la más especial desde que Gamboa es DT leproso, el Negro lo sabe mejor que nadie y buscará que el Coloso vuelva a ser un reducto inexpugnable para su equipo. Allí colecciona tres victorias en fila. Newell’s está obligado a ponerse de pie nada menos que en el clásico. Es la mejor motivación y a la vez la máxima exigencia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario