Ovación

Mientras asoma una venta millonaria inminente, Gio sigue dando qué hablar

Central cuenta con el 80 por ciento del pase, mientras que el restante 20 se divide en dos partes. El 16 está en poder de la Academia Deportiva, que antes se llamaba Academia Griffa.

Sábado 26 de Marzo de 2016

Ya no sólo se habla de su fino juego e inminente venta multimillonaria al fútbol europeo. Giovani Lo Celso está siendo eje por los porcentajes de su ficha. Central cuenta con el 80 por ciento del pase, mientras que el restante 20 se divide en dos partes. El 16 está en poder de la Academia Deportiva, que antes se llamaba Academia Griffa pero conserva la misma personería jurídica, e inclusive está documentado que el Monito llegó al canalla tras firmarse “el convenio de club a club”. Y el otro 4 por ciento está en manos de Diego Griffa, quien encendió una polémica (ver aparte) con marcado tinte político.

   Cuando se conoció que el pasado miércoles la dirigencia de Central mantuvo un cónclave con un emisario de Paris Saint Germain, quien vino a dejar en claro que Giovani figura en su radar, sumado que varios grandes del Viejo Continente están dispuestos a desembolsar cifras astronómicas por el juvenil volante ofensivo, salió a la luz que no sólo el club de Arroyito tiene el 80 por ciento de su ficha sino que el otro 20 está dividida.

   Y en ese orden hay que resaltar que Diego Griffa, el hijo del legendario formador de talentos Jorge, expresó públicamente que una porción del pase del Monito figura a nombre de dos referentes de Newell’s como Roberto Sensini, actual mánager del plantel, y Eduardo Bermúdez, ex directivo, quienes antes de ello formaron parte de la Academia Griffa. También confesó que él mismo posee un 4 por ciento.

   Sin embargo, “el convenio se hizo de club a club. Y está a nombre de la Asociación Civil Club Atlético Academia Deportiva porque es una continuación de la Academia Griffa, y cuenta con el 16 por ciento del pase del chico. El restante cuatro se le otorgó a Diego Griffa, quien quizás lo puso a nombre del club que fundó en la zona sur en su momento o vaya a saber qué hizo”, le confió a este medio una fuente que conoce al detalle el tema y todo lo referido a ese club.

   Con respecto a las polémicas declaraciones a radio La Red que formuló el último jueves Diego Griffa, quien suena para ser coordinador en una de las listas de Newell’s para las próximas elecciones, hay que resaltar que desde la ex Academia Griffa afirmaron que “no hay nada a nombre de nadie en particular, por lo tanto no se puede vincular a ninguna persona. El convenio es claro y está hecho de club a club”.

   “El pibe a Newell’s nunca fue. No sé de dónde salió eso. El papá (Juan Lo Celso) fue a hablar a Central para que lo prueben, pese a que Gio ya era conocido en el ambiente y varios clubes lo querían. Que la Lepra lo pidió, es cierto. Fue Manguera (Theiler) quien lo quería sí o sí. Pero como la familia Lo Celso es de Central, nunca estuvo en discusión dónde iba a jugar”, acotó la fuente de manera precisa ante los dichos de Griffa, quien había remarcado que Theiler no lo quiso fichar en Newell’s.

   Según transcendió, Diego Griffa se habría molestado con Eduardo Bermúdez porque no lo llevó a trabajar a Newell’s cuando era vice 2º, y eso comenzó a ser el principio del final de la Academia Griffa, que es la institución donde la joya canalla jugó en décima y predécima. Luego se sumó a Central.    

“Lo llevé yo a Central. Me presenté en una práctica y así empezó todo. Llegó para la 9ª de AFA, donde fue campeón en 2010, que dicho sea de paso fue la primera vez que el club lograba un título en esa divisional”, contó ayer Juan Lo Celso, papá y representante del crack en diálogo con este diario.

   “Recuerdo que un jueves se fue a entrenar y cuando terminó se le acercó Pascuttini (José Aurelio, ex coordinador de las inferiores) y le preguntó dónde estaba su padre. También de qué pueblo era porque no le creía que era de Rosario. Menos de barrio Alberdi. «No sos de acá, pibe», le decía Coco. Hasta que luego comprendió que sí y le dijo a Giovani que volviera al otro día a entrenar, pero conmigo, porque quería hablarme”, destacó Juan.

   Y acotó: “Fui a la oficina que tenía Coco en el pozo de la ciudad deportiva, hablamos y me felicitó por el hijo que tenía. Me comentó que lo quería fichar. Eso fue en octubre de 2009. Lo quería para que empezara en enero a hacer la pretemporada. Fue todo rápido y concreto”.

   Mientras se despertó polémica en torno a los propietarios del 20 por ciento de su pase, dividido en dos partes, entre la ex Academia Griffa, hoy llamada Asociación Civil Club Atlético Academia Deportiva, y en Diego Griffa, el presente de Gio es perfecto porque los mejores clubes del mundo están tras sus pasos y lo disfruta Central, que se quedará con la mayor parte de la futura venta.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario