Central

La relación entre Caruzzo y Cocca se rompió y no tiene retorno

El DT decidió sacar del equipo al central en una determinación que expuso al defensor canalla.

Martes 05 de Noviembre de 2019

La salida de Matías Caruzzo del primer equipo no fue casual. Se dio bajo un clima rancio y denso en Arroyito. Diego Cocca optó por la más sencilla de las decisiones en un contexto espinoso. Tomó la determinación de prescindir del experimentando defensor en la antesala del partido que definía su futuro. La apuesta le salió perfecta desde lo futbolístico porque Central volvió a ganar luego de casi tres meses. A la vez no hizo más que enviar un mensaje puertas hacia adentro del club.

Quizá el entrenador habrá cumplido con la directiva, ya que la relación de algunos protagonistas de la comisión con los verdaderos referentes no es la mejor por diversas circunstancias. O tal vez quiso ratificar que, pese a todo, sigue teniendo el control y por eso sacrificó una pieza gorda del tablero táctico en pos de conservar el liderazgo conductor, que en realidad ya no es tal. Tampoco es obra de la eventualidad que pintó al ex San Lorenzo por el noble e histórico lazo que lo une con Néstor Ortigoza, a quien el DT le hizo la cruz, prácticamente desde que llegó.

4113272.jpg.thumb.jpg
<div>Diferentes. Caruzzo es considerado un líder positivo. El DT lo borró.</div>
Diferentes. Caruzzo es considerado un líder positivo. El DT lo borró.

   “Barbieri (Miguel) está más acostumbrado a un nueve como el Morro (García), que va al roce”. Con esta frase, Diego Cocca intentó justificar la baja de Caruzzo frente a Godoy Cruz. ¿Acaso Matías no se encargó en casi todos los partidos de anular a los tanques rivales más potentes? Con mirar los partidos y el accionar que le ordenaban esencialmente el Patón Bauza o el Loncho Ferrari se desmorona el castillo que elaboró el actual DT.

   Y hay un dato que no es menor. El jugador que lanzó el determinante quinto penal para conquistar la Copa Argentina que ganó el canalla luego de casi 23 años sin vueltas olímpicas, en diciembre del año pasado, se enteró por los medios que dejaría de ser titular.

   El defensor llegó al vestuario el jueves pasado y sabía que no iba a estar en la foto principal el sábado ante el Tomba. Minutos después se lo ratificó el propio técnico en cancha. El argumento técnico, según certificó este medio, fue carente aunque el jugador tomó la determinación sin poner barreras. Todo lo contrario. Fiel a su estilo, “decidió apoyar a la banda desde el lugar que toque porque había que ganar. Además tiene en claro que lo más importante es siempre el compromiso por el club y respeto al plantel. Por eso fue al banco sin problemas”, le afirmó una fuente a este medio.

   La medida de Cocca causó cierta sorpresa en el grupo. Incluso muchos apellidos mostraron estar “muy sorprendidos por el cambio que hizo el entrenador”. También destacaron que los referentes le dieron la derecha al defensor, pese a que públicamente esto sería complejo de certificar, por obvias razones. Y una muestra fiel fue cuando Diego Novaretti salió a celebrar el primer gol del partido y se lo dedicó al 2 con alma y vida.

   A este combo hay que agregarle que en la reunión que encabezó el presidente Rodolfo Di Pollina el pasado miércoles en el country de Arroyo Seco con los pesos pesados del plantel, no terminó cayendo bien que Caruzzo no haya dado el presente. Hubo directivos que no vieron con buenos ojos esa decisión.

   Cocca, como buen alumno, tomó nota de todo y luego definió. Optó por limpiar a uno de los pocos jugadores que venía teniendo asistencia perfecta y le daba un plus en las dos áreas a la hora de la pelota parada. No fue ocasional la salida, más allá de las declaraciones diplomáticas de turno que brinde el responsable técnico auriazul.

   Está claro que tampoco fue repentina la inclusión de Miguel Barbieri. El entrenador se jugó el cuero por el ex defensor de Racing que tenía un lastre de un mes y medio de inactividad a raíz de una lesión. Sin embargo, desde lo deportivo le salió redondo porque Central resurgió de las cenizas tras nueve fechas sin ganar y, de yapa, el DT renovó el crédito, aunque puede agotarse si besa la lona con River y Aldosivi, claro está.

   Otro punto fue cuando un grupo de hinchas reunió el pasado viernes a la mañana al plantel y cuerpo técnico antes de hacer el último repaso táctico en el Gigante. Ahí una de las “voces populares” lo señaló como que venía jugando siempre y debía poner más, palabras más, palabras menos, a lo que eso también terminó de atentar con la continuidad que venía acarreando el ex Boca y San Lorenzo, entre otros equipos. Esa especie de aseveración tampoco fue eventual. Puede tomarse como un mensaje que tiene detrás un autor intelectual. Una especie de voz que charla mucho en off.

   Central no está bien en varios puntos. El club cruje desde lo financiero. La relación entre plantel y cuerpo técnico es tensa desde hace algunas semanas, por más que el pasado miércoles uno de los jugadores que tienen voz y voto en el grupo de verdad le sugirió al mánager deportivo Raúl Gordillo que no echara al entrenador en estos momentos, pese a que por dentro ese profesional tiene un pensamiento bien definido sobre el DT.

   Caruzzo terminó quedando relegado por motivos extrafutbolísticos. Al menos así lo marca la resultante, eso está más que claro. Quedó en el ojo de la tormenta justo en un momento por demás de delicado a nivel institucional y deportivo. ¿Pagó alto el precio por tener una gran relación con Ortigoza? Tal vez. Pero el defensor y el Gordo son considerados “muy importantes para el plantel porque siempre están hablando con los más chicos, los aconsejan y buscan mantener el equilibrio en la intimidad del vestuario”, le confió una fuente a Ovación al ser consultada sobre cómo son el defensor y el 10 puertas adentro.

Caudillo positivo

“Ellos (Caruzzo y Ortigoza), con Ledesma, Ayala, Novaretti, Rinaudo y Riaño son muy importantes para el plantel. Son sanos y demuestran que por algo son lo que son”, acotó uno de los protagonistas que conocen a la perfección los pasillos del country de Arroyo Seco, que es el búnker donde a diario entrena y concentra Central.

   Resta saber si el domingo ante River Caruzzo volverá al primer equipo, pese a la floja performance que exhibió Barbieri. Cocca sigue teniendo la palabra en el club. Quizá opte por mantener al ex Racing entre lo once. Ante este cuadro de situación entonces algunos directivos no pondrán reparos ni moverán un dedo para activar la vuelta del 2. Incluso no habrá que sorprenderse si en el receso se desprenden del zaguero central, que para el hincha, por historia del club, quedará como el que aseguró el título de la Copa Argentina tras casi 23 años sin festejos en Arroyito.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario