Clásico rosarino

Jairo Patiño: "Deseo una victoria de Newell's"

Desde Colombia, el ex volante leproso habló con Ovación y ya palpita el clásico: "Soy un eterno agradecido a la Lepra", dijo.

Martes 30 de Octubre de 2018

Dejó una grata imagen en la comunidad leprosa. Conjugaba dinámica con una técnica exquisita. Se movía por el mediocampo con pasos tan largos y como seguros. Jairo Patiño era además todo un todoterreno. El plus es que marcó un golazo en el clásico jugado en campo rojinegro el 19 de octubre de 2003. El tiempo pasó, pero guarda grandes recuerdos en su memoria. Y en la antesala del derby copero que se viene en cancha de Arsenal, el ex volante atendió con placer desde Colombia el llamado de Ovación. "Deseo una victoria de Newell's", tiró el Viejo antes de acotar que "soy un eterno agradecido a la Lepra".

Patiño dirigió el año pasado a Llaneros y casi logra el ascenso. Pero por divergencias con los directivos decidió dar un paso al costado. Ahora espera una chance para volver a mostrarse como DT. Mientras tanto, despunta el vicio formando pibes en el club que fundó.

¿Qué es de tu vida?

Estoy viviendo en Villavicencio, que queda a tres horas de Bogotá. Fundé un club hace poco más de dos años. Nos dedicamos a las formaciones básicas. Trabajamos con chicos entre 5 y 17 años. Y cómo no podía ser de otra manera, la institución se llama «El Viejo Patiño Fútbol Club».

¿Qué recuerdos tenés de tu paso por Rosario?

En primer lugar soy un eterno agradecido a Newell's por haberme dado la posibilidad de iniciar mi carrera internacional. Fue un paso importantísimo. Viví una experiencia maravillosa en esa bonita ciudad, ya sea en lo social como deportivo. En Rosario disfruté al máximo. De hecho hubo grandes momentos que me marcaron. Sea por el gol que me tocó hacer en un clásico en nuestro estadio o por el nacimiento de mi hijo Mateo, quien nació allá el 1 de enero de 2004. Además recuerdo la gran pasión de los hinchas leprosos. Eso lo sentí y me ayudó a crecer, además de sentirme como en mi casa.

¿Pudiste notar el sentido que pertenencia que hay en Newell's?

Por supuesto. Eso lo noté ni bien llegué al club. Y sigue sucediendo. Al final de cuentas, sólo tengo palabras de agradecimiento y lindos recuerdos en el club.

¿Te llamó la atención lo que genera el clásico rosarino?

Sí, ni hablar. En mi caso, recuerdo que venía de un fútbol más tranquilo como el colombiano. Cuando llegué a Rosario todos me hablaban de la importancia que tenía para la ciudad el clásico. Pero cuando nos tocó jugar fue algo especial. La ciudad estaba paralizada por este partido.

¿Qué otra cosa te sorprendió?

El día en que los hinchas nos hicieron el banderazo en la previa. Ese ritual es algo estupendo. Viví ese momento con mucha adrenalina. Los hinchas estaban fervientes. La manera de cómo vive y siente el fútbol el hincha de Newell's es muy especial. Por suerte me tocó ir en un lindo momento desde lo personal. Gracias a Dios andaba bien y pudimos despegar un juego vistoso, que incluía tacos, rabonas y muchos pases. Todas esas cosas me hacían además disfrutar del juego porque me identificaba a la hora de entrar a un estadio.

¿Notaste la diferencia de hacer un gol en un clásico con respecto a otro partido?

Totalmente. Tiene otro sabor. Sobre todo para el hincha de la ciudad. Si bien jugué varios clásicos acá, la pasión que hay en Rosario es diferente.

¿En ese momento te cayó la ficha de lo que habías logrado?

No. En ese momento no tomaba ni tenía en cuenta la magnitud de lo que había significado ese gol. En cambio, hoy en día es distinto porque veo y vivo de esa admiración que se generó por haber anotado aquel tanto ante Central. Eso también marca que el paso de uno por el club fue positivo porque permite seguir activo en la memoria de todos en la actualidad. Y eso es para agradecer también.

¿Sabías que el jueves se viene un clásico por Copa Argentina?

No, la verdad es que tenía presente que jugarían pero no tenía la fecha. Y eso que trato de mirar mucho el fútbol argentino. Más allá de eso, imagino cómo debe estar la ciudad.

Pero no se jugará en Rosario sino en cancha de Arsenal y a puertas cerradas.

Es una pena que así sea. Porque le quita todo el folclore a lo que representa el partido más importante para la ciudad. Por terceros, la gente se priva de ver un clásico tan lindo como este. Pero es parte de la cultura y hay que asumirlo.

¿Considerás que para el jugador es diferente jugar en un estadio vacío un partido trascendental como este?

No será lo mismo, pero habrá que estar muy concentrado.

¿Influye en algo que los dos vienen mal en la Superliga?

No, para nada. En un clásico no importa cómo se llegue. No cuentan los pergaminos. Cada uno buscará hacer bien lo suyo para quedarse con el triunfo. Ojalá sea Newell's, por supuesto. Pero a juzgar por cómo están los dos, quien gane salvará el semestre.

¿Cómo creés que se jugará?

Será muy aguerrido y se jugará a muerte. La intención psicológica será ganarlo por lo que representa un clásico, sea por el torneo o Copa.

Tuviste la chance estar en River y jugar contra Boca. ¿Qué diferencia notás con respecto al clásico rosarino?

Son dos cosas muy diferentes. Un River-Boca es algo impresionante también. Pero hay como una mirada más del lado de afuera por los campeonatos que tienen a nivel internacional. En cambio, en Rosario la pasión está tan marcada como divida. La ciudad vibra por este partido. Es único por su esencia. Es una lucha interna por el poder de cuál de los dos dominará. Ese es el plus que tiene con respecto a otros clásicos.

Desde ese punto de vista te fue bien porque no perdiste nunca un clásico rosarino.

No, jugué dos y empaté ambos. Lógico que cuando hice el gol en nuestro estadio lo viví de otro modo por lo que sentí cuando convertí.

¿Se puede decir que Newell's tenía una gran armada colombiana en esa época?

Había un muy lindo grupo. Al plantel lo conformaba gente joven y experimentada. Pero sí, en ese momento tenía como compañeros a mis compatriotas Julián Vásquez y al Patrón Bermúdez, quien era nuestro máximo referente. Tampoco me quiero olvidar del Cholo Guiñazú, Ariel Rosada o al Cuqui Silvani, por citar a otros grandes compañeros.

¿Cómo ves a Ñuls?

Por más que no llegue de la mejor forma, lo cierto es que los antecedentes no cuentan. Uno sabe lo que puede llegar a repercutir un triunfo, sea en el hincha o en la ciudad. Genera de antemano un plus para salir a jugar y buscar una victoria con todo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});