Ovación

Falleció el presidente de Boca, Pedro Pompilio, a causa de un infarto

El presidente de Boca Juniors, Pedro Pompilio, falleció hoy como consecuencia de un paro cardíaco, a los 55 años, y su muerte  provocó gran conmoción en la entidad de la ribera.

Jueves 30 de Octubre de 2008

El presidente de Boca Juniors, Pedro Pompilio, falleció hoy como consecuencia de un paro cardíaco, a los 55 años, y su muerte  provocó gran conmoción en la entidad de la ribera.

Pompilio murió en su casa de Bernal y deja en Norma, su esposa, y en Leandro y Natalia, sus dos hijos, el legado imborrable de haber sido un directivo ejemplar, que en los momentos más críticos de Boca Juniors hasta puso dinero de su bolsillo para acompañar el salvataje del club que amaba.

Pompilio asumió la conducción de la institución el año pasado, luego de ganar las elecciones internas por un amplio margen, pero  siempre estuvo en cargos directivos, ya que fue vicepresidente durante la gestión en Boca del actual jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri.

Ayer estuvo en el estadio de Banfield, porque iba a todas las canchas, presenciando del triunfo de su querido Boca Juniors.
El presidente de Boca era muy querido por el plantel, y una prueba es muy reciente, porque ayer el juvenil Pablo Mouche le  regaló su camiseta, luego de convertir el gol de la victoria.

“Prácticamente desde que nací fui hincha de Boca”, dijo recientemente en un extenso reportaje que concedió y  donde reveló que el mejor regalo que recibió fue un 6 de enero, cuando era muy chico, y los “Reyes Magos” le trajeron una camiseta  del club de sus amores.

“Ahora estoy cumpliendo parte del sueño de mi vida, que es ser  presidente de Boca, pero lo quiero completar con la reforma de La  Bombonera”, sostuvo, sin saber que ese anhelo jamás lo podría  cumplir.

Pompilio, a quien le gustaba salir a trotar por las mañanas,  todos los días llegaba a Boca muy temprano para cumplir con sus  actividades.

Sereno, amable, simplemente “Pedro” para sus amigos, el  presidente de Boca dejó un huella imborrable en la institución a  la que le dedicó, precisamente, gran parte de su vida.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario