Clásico rosarino

Ellas saben de qué se trata

Leprosas y canallas. Las dos capitanas de los equipos de fútbol femenino y dos amigas con la pasión por distintas camisetas hablan del partido de hoy. Todas futbolistas, futboleras e hinchas.

Jueves 01 de Noviembre de 2018

Muchachos, no se gasten. No necesitan que les expliquen nada. Estas mujeres saben de qué se trata el clásico entre leprosos y canallas. Saben por que lo jugaron y por que todas lo ven y escuchan. Saben porque son rosarinas, futboleras, futbolistas e hinchas. ¿Se necesita algo más?


Dos son capitanas de los equipos femeninos de fútbol de Central y de Newell's, que este año jugaron tres clásicos, con ambas hinchadas, en Rosario y sin necesidad de presencia policial. Y dos son amiguísimas aunque se calzan camisetas contrarias cualquier día de la semana (y no sólo en la previa del partido más importante de la ciudad) para trabajar limpiando el teatro La Comedia.

Virginia Gómez, émula de Leonardo "Colo" Gil en el mediocampo del femenino, es la que se calza el brazalete para el equipo de Arroyito. Tiene 27 años y desde hace ocho meses está desocupada. Pero al bajón que implica no tener trabajo lo reemplaza por una buena: es una de las dos preseleccionadas de la ciudad para el combinado argentino (la otra es Vanina Correa, arquera de Social Lux). Dialogó con Ovación desde el predio de Ezeiza donde entrena con la albiceleste para el repechaje que se jugará el próximo 8 de noviembre contra Panamá, en Arsenal, con miras al Mundial de Francia 2019. Ojo, no goza de los lujos y caprichos de la selección masculina: apenas cobra un viático diario de 300 pesos.

Dice que "no puede ser" que no se pueda jugar el clásico en la ciudad, cuando es "lo más lindo que hay". No podrá ver el partido porque estará entrenando. "Un garrón", lamenta antes de analizar al canalla para el partido de hoy. "No estamos jugando bien", dice en primera persona como buena hincha. "Pero saldremos a ganarlo, como siempre", agregó.

Pamela Chindamo juega en el mismo puesto y es tan líder en el equipo del Parque como Hernán Bernardello. Esta capitana tiene 28 años, es profe de educación física y jugó cinco años futsal. Ahora prueba en cancha de once y es técnica de nenes de 9 y 10 años en el Jockey Club. Y no sólo juega y entrena, también es hincha leprosa a pesar de tener madre y padre canallas.

"Voy a la cancha siempre con Andrés, un amigo. Y viví el clásico en carne propia, con nervios pero no hubo ni un problema", dice quien admira a Mauro "Gato" Formica y a Estefanía Vanini de la selección nacional. Asegura que la "locura" de los clásicos se construye de manera compartida. Y ahí enumera uno a uno a los padres de los chiquitos que juegan a la pelota, a los jugadores de primera, a los dirigentes, hinchas y barras. ¿Pálpito para hoy? Arriesgó: "Creo que daremos el batacazo".

Vanesa Brandoni es la que tiene 33 años y viste la camiseta rojinegra, y Noelia Brin, es la de 34, y luce la auriazul. No se las pusieron especialmente para esta nota. Estas dos amigas que trabajan como personal de limpieza en el teatro La Comedia, son hinchas las 24 horas de los 365 días del año.

Las dos juegan fútbol desde la infancia, pero Vanesa es parte del equipo que compite en el torneo de la Asociación Rosarina de Fútbol: juega de 9, como el portugués Luis Leal, y dice que antes de los clásicos se despertaba de madrugada y no podía dormir. Tiene dos nenas, Danei y Alma, y la más chiquita también juega. Para hoy, "ganamos", cuenta desde la escalera que usa para trabajar.

Noelia, es mamá de Alejandro, tan canalla como ella y, Delfi, el caniche de ambos. "Como cábala le pongo la camiseta para ver el clásico", confiesa mientras deja impecable la sala del teatro.

"Entre nosotras hay realmente folclore. Nadie hiere ni humilla a nadie. Los varones deberían aprender de las mujeres", dice Noelia, quien también dice: "hoy ganamos".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});