Ovación

El talento innato para correr

José Zabala es de Humboldt y representa a Rosario. Empezó en los maratones hasta que se dedicó a la pista. De una promesa no descubierta a la gran revelación del atletismo de la ciudad.

Viernes 20 de Noviembre de 2015

En una época de escasa aparición de talentos en el atletismo rosarino, José Zabala es la mejor promesa que irrumpió en este 2015. El joven de 16 años vive en Humboldt, localidad  ubicada a un poco más de 200 kilómetros de Rosario. Pero representa a esta ciudad siendo integrante del equipo de atletismo del club Morning Star. Su irrupción en la pista hace más de un año llegó con resultados resonantes, con medallas de oro en 3 mil metros en el campeonato Argentino y los Juegos Evita, además del bronce en el Grand Prix Sudamericano de Cali. Tiene una cualidad innata para correr. Y si no hubiese sido por las motivaciones del atleta y de su padre, esta promesa se hubiese esfumado.

”Hacía fútbol en el club Juventud Unida de Humboldt. Para tener resistencia salía a correr con amigos. Como el técnico no me ponía, dejé y mi viejo me incentivó para correr maratones. Así empecé, corriendo Esperanza, Santa Fe, Rafaela”, reseñó el joven acerca de sus inicios en el atletismo. La pista todavía no era su lugar, aunque ya había tenido alguna experiencia.
”No me gustaba mucho la pista. Con 13 años participé en los Juegos Evita. Me anotaron en la escuela, pero me ganaron. Y con  14 años gané todas las etapas de los Evita. Y en la etapa nacional de Mar de Plata quedé segundo en los 2000 metros”.

El dirigente Héctor Palomeque, de Morning Star, atento a la búsqueda de jóvenes, se enteró de los tiempos de Zabala y quiso contactarse con él, saber de dónde era. Nadie se lo supo decir. Por otro lado, Pablo Zabala, papá de José, no encontraba a nadie que lo aconsejara sobre el mundo del atletismo. Hasta que dieron con la persona indicada. “Corrí maratones un año y medio. En uno en Marcos Juárez, un hombre le recomendó a mi papá como entrenador a Darío Núñez. Ahí lo conocí y empecé con él. Me dijo que tenía que dejar los maratones y correr en la pista”.

Hasta ese momento, Zabala “no sabía nada del atletismo y no entrenaba bien”. La preparación consistía sólo “en salir a correr”. Todo cambió con Darío Núñez en los últimos meses de 2014 pese a que el entrenador vive en Carlos Paz.
Palomeque, que tanto había buscado a Zabala, se encontró con él por recomendación del propio Núñez. “La primera experiencia fue el Nacional de menores (Sub 18) en Mendoza. No me fue bien. Quedé 10º en los 3000 y 12º en 1500”, recordó el atleta.

Pero los buenos resultados no tardaron. Este año ganó el oro de menores en los 3000 metros del Nacional de pista y de la Copa Nacional de Clubes. Y se ubicó primero en el ránking argentino de 2015 de los 3000 y 1500 metros, y logró los récords provincial y rosarino de los 3000 (8 minutos 47.17 segundos). Pero hay algo que valora más que nada: el Grand Prix
Sudamericano de Cali.

“Fue mi primera competencia internacional. Representar a la Argentina, con atletas de otros países, fue una de las mejores experiencias”, resaltó.
¿Qué es lo que le atrae del atletismo? “Correr fuerte, hacer buenas marcas, conocer mucha gente y otros lugares, como fue lo de Colombia. Y representar al país”, contó esta promesa del atletismo. w

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario