Newell's

El karma de la pelota parada condenó a Newell's

Newell's perdió por sus limitaciones y ante todo por lo mal que defendió en los tiros de esquina.

Sábado 11 de Agosto de 2018

No hay caso. Newell's se condenó a sí mismo. Nada cambió en este inicio de la Superliga. Cada pelota detenida que ejecutó Vélez fue un karma para la Lepra. Un problema que arrastra hace tiempo. El conjunto rojinegro debutó ayer con una derrota, como consecuencia de no saber resolver un tiro de esquina en contra que terminó en gol y otro que derivó en un penal para el segundo tanto local. Esta no fue la única causa. Pero ante las limitaciones que mostró, tamaña ventaja en ese tipo de acciones fue letal.

   La pelota detenida en contra es un calvario para Newell's. La sufrió la temporada pasada, también durante los partidos de pretemporada y anoche volvió a costarle caro al minuto de juego. Bouzat ejecutó el córner al primer palo, Nico Domínguez se anticipó, giró y lanzó el centro. Abram se elevó por el medio del área y la puso donde quiso para la apertura del marcador.

   La aceleración de los volantes locales no encontró oposición del medio rojinegro durante el primer tiempo. Gastón Giménez y Robertone enfilaban hacia el arco y quedaban con pelota dominada de frente a los zagueros de la visita.

   Newell's emparejó un poco el juego a partir del cuarto de hora, obligando a Vélez a salir forzado desde el fondo. Presionó con el adelantamiento de Bernardello y Rivero, llevando a que el conjunto de Heinze la saque desde el arco sin destino. Así la Lepra la recuperaba y conseguía que las líneas no estuviesen tan atrás.

   Las corridas de Amoroso por la banda derecha y los movimientos de Leal por el frente de ataque insinuaban una recuperación que no fue tal por otra falla en un tiro de esquina. Fontanini lo tomó del cuello a Abram a pocos metros de Echenique. El árbitro no dudó. Penal. Vargas la metió a la derecha de Ibáñez.

   Cada vez que Vélez se lo proponía, se acercaba con riesgo. El triángulo del medio, con Sills más retrasado y por delante Rivero junto a Bernardello, no dio el resultado esperado por De Felippe. La falta de ritmo de Sills, sin haber disputado un encuentro en el receso, fue una decisión arriesgada e improductiva.

   De Felippe modificó el dibujo de la mitad de cancha en el entretiempo. Sacó a Sills y puso a Figueroa para tener mayor juego. Pero nada se modificó. Newell's avanzó sin sorpresa, aceleración ni asociación. Su fútbol fue previsible y los esporádicos ataques eran tan forzados que facilitaban la tarea de la defensa velezana.

   Las pocas ocasiones de gol continuaron siendo del equipo del Fortín. Sucedía en cada oportunidad en la que Bouzat atacaba con velocidad por sobre la banda de Ferroni. Le faltó culminar mejor esas acciones.

   Las variantes de Newell's no aparecían y De Felippe las continuó buscando en los suplentes. Hizo ingresar a Torres por Amoroso y después a Oviedo por Fértoli. Todo continuó igual. Los intentos de Figueroa, trasladando la pelota para habilitar a un compañero en posición de gol, quedaron en eso, en intenciones. Por lo menos se animó con un disparo cruzado que Alexander Domínguez se estiró para desviarla.

   Sin juego, inofensivo y vulnerable en la contención, Newell's arrancó torcido y con mucho para corregir.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});