Ovación

De Rowing para Mary

Terán de Weiss tendrá un homenaje inédito: la creación de una copa con su nombre en el club que la vio nacer.

Viernes 14 de Febrero de 2020

El nombre de Mary Terán de Weiss es tan fuerte como olvidado. La mayoría de esas veces, olvidado con intencionalidad. La rosarina, que marcó una huella inmensa y pionera en el tenis argentino al ser la primera tenista top ten del país considerando hombres y mujeres y se convirtió en uno ícono de su deporte en los años 50’, incomodó con su ideología política, expresa y activamente ligada al peronismo, razón por la que debió vivir en el exilio y soportando el desprecio en su vuelta al país. Pese a su trayectoria deportiva muchos se empeñan hasta hoy en tapar su nombre, su figura y en especial sus ideales. Sucedió por mucho tiempo. Sucede. Incluso desde las raíces. Por eso sorprende y a la vez goza de buena salud que la Comisión de Tenis del club Rowing, su club de origen, haya decidido homenajearla con un torneo que llevará su nombre. Mañana, a la vera del río Paraná más de 50 mujeres jugarán un certamen interno que tiene como fin convertirse en una huella que no se borre. Y que crezca al ritmo de lo que creció esa figura. La ciudad lo declaro de Interés Municipal y ayer por la tarde la Cámara de Senadores de la Provincia hizo lo propio por iniciativa del legislador Marcelo Lewandowski, del partido Justicialista.

   La nueva Comisión de Tenis de Rowing, compuesta por tres mujeres y tres hombres, propuso un torneo para homenajear a quien fue uno de los emblemas de esa institución. Mary, que era la hija del bufetero del club, aprendió a jugar al tenis en esas canchas que la catapultaron a un futuro inimaginable. Sin embargo, quizás pocos socios de allí (como sucede en tantos lugares) sepan su historia. De ello, justamente, se encargarán las muchachas que diseñaron la copa con su nombre que en 2020 pretende abrirse a todos los clubes de la ciudad. El Tercer Tiempo tendrá una particularidad: allí, mientras se “pique” algo a la canasta se relatarán los hechos más importantes de su vida. Además, con un fin solidario: se recolectarán útiles escolares y libros usados para donar a la escuela provincial 1254 Tomás Espora.

   La particularidad será que las participantes jugarán el torneo con vestimenta blanca, como la que usaba Mary, con remeras alusivas hechas para la ocasión. Y además se utilizarán raquetas de madera, toda una curiosidad que no hace más que entusiasmar a estas mujeres que se inspiraron en esa otra mujer.

Si bien Mary representó también a Remeros Alberdi y el club Plaza Jewell, su cuna es Rowing. De hecho, hace algunos años, en esa zona, se nombró a una calle con su nombre también. Uno de los pocos homenajes que le hizo su mismísima ciudad, además de declararla deportista distinguida post mortem por propuesta de los concejales Roberto Sukerman y Norma López.    

Es tan “rara” la iniciativa que el Secretario de Deportes y Turismo de Rosario, Adrián Ghiglione no tardó en conseguir el Interés Municipal, iniciativa que al Senado Provincial llevó Marcelo Lewandowski, quien representa al mismo partido peronista con el que Mary simpatizaba. Sus historias con Perón y Evita a veces suenan a mitos, pero son muchas y variadas, algunas probadas y sorprendentes. La Asociación Rosarina de Tenis y la Federación Santafesina avalaron el certamen.

   En 1950 Mary Terán de Weiss fue considerada Top Ten por los críticos del tenis (periodistas especializados que llevaban detalles y datos) al no existir ránking oficial. Fue la primera argentina en lograrlo. A partir de allí sus laureles se ampliaron y se sostuvieron a lo largo de una década.

   Producto de la dictadura militar argentina y la proscripción, los logros de Mary en el exterior apenas se publicaban. O ni siquiera se publicaban. Su figura fue enorme a nivel mundial, la vieron jugar, la premiaron y la admiraron desde las gradas personajes clave de la historia mundial. El Mariscal Tito de Yugoslavia y la Princesa Isabel de Gran Bretaña, luego Reina como Isabel II, fueron algunos de los que sucumbieron ante el talento de la rosarina, ganadora del Plate de Wimbledon en 1948 y de más de 100 títulos internacionales.

   Hoy, desde su casa y su cuna, pretenden poner en valor ese nombre. Con convicción y coraje, como los que caracterizaron a la “tenista del pueblo”. Nunca es tarde. Todo lo contrario.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario