Central

Central tiene hoy otro round para pegar y dar el salto

En una semana más convulsionada de lo habitual, Central tiene otra pelea consigo mismo para intentar salir del letargo en el que está inmerso y así poder sumar la primera victoria del año.

Viernes 22 de Febrero de 2019

El contexto no favorece en absoluto a Central pero desde algún lado deberá sacar fuerzas, fútbol y, sobre todo, un buen resultado. La necesidad de que aclare un poco el panorama pone al equipo de Edgardo Bauza en una situación delicada desde lo futbolístico, en medio de un presente con nubarrones y de cara a un futuro en el que será necesario despejar cualquier frente de tormenta. La visita a Lanús se transformó en la imperiosa búsqueda de un puto de inflexión que colabora para aquietar aguas que en la última semana sufrieron algún tipo de agitación.

Después de la pobre actuación contra Tigre que desembocó en un resultado adverso parece no haber demasiado margen para los errores. El resultado tendría su cuota de importancia, pero cualquier tipo de reacción futbolística podrá servir para que los ánimos vuelvan a su ritmo habitual. Es una verdadera incógnita si le sirve o no al canalla tener rápidamente el partido por Copa Argentina ante Sol de Mayo (el próximo martes), de allí la importancia de lo que ocurra esta noche en la Fortaleza granate, donde Central se juega una parada brava, y Bauza otro tanto.

Así como en la previa de Tigre se dijo que era imposible abstraerse del antecedente de River, lo de Lanús hace que no se pueda dejar de lado esos 90 minutos del pasado domingo en el Gigante. Por una sencilla razón: Central jugó uno de sus peores partidos en la era Bauza y por lo sucedido después, que fue ni más ni menos que una reunión entre los directivos y el propio entrenador, de quien quisieron escuchar las razones del presente del equipo y las expectativas para el futuro.

No es correcto poner este partido como límite. De hecho en ese cónclave nadie habló de plazos ni nada por el estilo. Pero si quedó flotando la idea de que los tiempos se acortan y que la necesidad de lograr el primer triunfo del año se agiganta cada vez más.

Bauza siempre tuvo un nombre y una trayectoria que lo respaldaban. Ni hablar después de lo que logró en Copa Argentina. Pero también es cierto que la efusividad por aquel título que se logró después de 23 años ya no es la misma. Es la lectura que hacen los dirigentes, por eso se reunieron con el DT, es lo que dejaron en claro los hinchas en el último partido y es seguramente la sensación que debe tener un cuerpo técnico, sabedor también, respecto a la necesidad de empezar a decorar el semestre con mejores resultados.

Si no hubiera de parte de Bauza un análisis de ese tipo no hubiera metido mano en el equipo como lo hizo. En esa decisión de cambiar nombres y esquemas para modificar algo desde el resultado es la muestra más clara de que hay cierto grado de preocupación.

No le hará falta mucho a Central para mejorar lo hecho contra Tigre. Manteniendo un mínimo de orden, algo que no logró el domingo en el Gigante, posiblemente ya sea suficiente. Ironías al margen, Central está obligado a eso y a algo más. Porque los malos resultados que tuvo desde que se reinició el torneo fueron poniendo al equipo en una situación de evidencia extrema y complejidad absoluta.

Aquella sensación de que el foco en este semestre debía estar en la Superliga para recuperar los puntos perdidos en el anterior se quedó sólo en eso, en una simple sensación. El paso del tiempo y las fechas no tuvieron correlato con lo que se pretendía. Por eso los temores, después de cada partido empatado o perdido, cuando la vista se posa un poco más allá de este campeonato. Es que todo lo malo que se haga en este momento potenciará las dificultades a partir de la próxima temporada.

Lo de Central será una vez más una pelea consigo mismo. No es que el rival no cuente, pero de la complementación del resultado con la posible y ansiada muestra de recuperación futbolística saldrá un nuevo veredicto. A menor margen, mayor exigencia. Y en Arroyito lo saben y lo entienden de esa forma.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});