Ovación

Central, el cuerpo presente en Junín y la mente en la copa

Visita a Sarmiento con un alternativo, pensando en la llave de cuartos de la Sudamericana ante Bragantino, tras la cual llegará el clásico ante Newell's

Viernes 06 de Agosto de 2021

Un Central saldrá hoy a la cancha tratando de recomponer su imagen, en un torneo local en el que la performance dista demasiado de las pretensiones. Pero habrá otro Central que se mantendrá al margen pensando en lo que realmente lo moviliza: la Copa Sudamericana. Porque si es cierto que todos los partidos importan, se hace imposible soslayar la trascendencia de uno y otro frente a las metas establecidas. Es indispensable para este Central encauzar su fútbol y volver a lograr resultados en la Liga Profesional, pero mucho más relevante será dar un paso sólido cuando llegue el turno de meter otra vez los pies en el terreno copero, en medio de una seguidilla de partidos que tendrá como punto de arribo el clásico ante Newell’s. Sí, lejano todavía ese partido, pero también en el radar. No entender el contexto de esa forma es desconocer por completo la decisión que tomó el Kily González de ir a Junín con un equipo ciento por ciento alternativo, a excepción de Fatura Broun, a quien se lo quiere empezar a poner a punto para el martes. Esta tarde el canalla tendrá el cuerpo en movimiento ante Sarmiento, pero la cabeza en Bragantino.

  Todas esas especulaciones de las últimas semanas sobre el momento para rotar jugadores, para regular cargas y no exigir la máquina más de lo necesario se hicieron carne en este partido, en el que Central no está para regalar absolutamente nada, pero que llega en un momento clave. Y teniendo en cuenta el desgaste de los habituales titulares en los últimos encuentros la decisión fue la de prescindir de las cartas que venía utilizando y tomar un mazo nuevo.

  A Central hoy le cabe a la perfección ese viejo dicho popular que dice “si te gusta el durazno, bancate la pelusa”, por supuesto entendido en el buen sentido. Porque en definitiva la aparición de este tipo de problemas es producto de una participación en una copa internacional, algo que no suele darse a menudo. Mucho más conformista y menos tentador sería ir acomodando piezas de un domingo a otro sin la necesidad ni la obligación de regular esfuerzos.

Fosa.jpg
Central enfrentará a Sarmiento con un equipo muletto.

Central enfrentará a Sarmiento con un equipo muletto.

  Después, un resultado desfavorable o una llave cerrada con saldo negativo puede activar conclusiones más rápido de lo esperado, pero mientras exista la chance de pelear en varios frentes siempre habrá un escudo protector con el cual cubrirse.

  Ahora, a ese escudo protector habrá balas que le llegarán y probarán su resistencia. ¿Cómo es la cosa? Central está frente a la imperiosa necesidad de erguir su figura en el torneo local, pero corriendo detrás de la zanahoria de la Sudamericana. Y como si eso fuera poco esta seguidilla de partidos clave tendrá en el medio el clásico, para el que faltan apenas dos semanas. En Central aspiran a que ese encuentro no sea una bandera a cuadros en esa seguidilla, porque eso implicaría que hay final de competencia en la copa. O sea, no será lo mismo para Central arribar al clásico con la clasificación a semifinales de la Sudamericana en el bolsillo que habiendo sido eliminado. Pero queda todavía un tiempo para ese tipo de especulaciones.

>>Leer más: Vuelve Broun, debuta Garay y se muestran varios pibes

  En estas próximas dos semanas Central se juega muchas cosas, desde la pálida de no haber podido avanzar en la copa hasta el tremendo envión (anímico sobre todo) en caso de meterse entre los cuatro mejores de ese certamen y a solo tres partidos de un nuevo título internacional.

  Igual, la futurología por estos días no parece ser un buen aliado, amén de que el contexto imponga mirar el hoy y relojear el mañana, porque de eso se trata la vida en pleno ajetreo. De hecho, la postura del cuerpo técnico canalla de viajar a Junín con un equipo alternativo tiene que ver con eso, con prestarle atención a lo inmediato sin desentenderse por completo de lo futuro.

Formaciones.JPG

  El presente es Sarmiento con lo que hay a mano, y con eso buscar una dosis de oxígeno y revitalización fronteras hacia adentro. El futuro es lo que vendrá en apenas cuatro días, en esos primeros 90 minutos de una llave de eliminación directa en la que nadie en Central pretende que funcione como bisagra.

  Es la apuesta de jugar con lo mejor que se tiene ahora previendo lo que se viene, es afrontar Sarmiento con mayoría de pibes, es guardar titulares para Bragantino, es buscar el equilibrio entre las posibilidades y los objetivos, es lograr una salida a todo eso de una manera sólida imaginando lo que hay, incluso, un poquito más allá en el tiempo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario