Opinión

Unidos por la realidad

Domingo 24 de Marzo de 2019

"El ojo de mar es una cosa y la espuma otra. Deja que la espuma se vaya y contempla con el ojo del mar" ( Muhammad Rumi, poeta persa y maestro sufí)

Percibir la realidad verdadera en su totalidad. Tarea complicada. "La única verdad es la realidad" dijo Aristóteles. Palabras que un gran estudioso, Juan Domingo Perón, alguna vez hizo propias. Un iracundo, harto de la servidumbre humana, podría responder que "La única verdad es la desobediencia". Lo cierto es que la verdad verdadera es el juicio que no se puede negar racionalmente. Así lo explica una conocida parábola India de más de mil años transformada en un difundido cuento popular que ha penetrado las diversas tradiciones religiosas, se refiere a los seis sabios ciegos y el elefante. Estos singulares hombres, cargados de razones, solían competir para ver quién era el más sabio. Y explicaban las historias más fantásticas que se les ocurrían para discurrir y elegir al más imaginativo. Resultó que un día uno de ellos, paseando por un bosque próximo dijo haberse topado con un elefante. Arreció entonces una discusión interminable que puso fin a la calma habitual. Era imposible ponerse de acuerdo sobre la esencia misma de la bestia. Para salir de dudas, un guía los condujo a la selva hasta hallar a un elefante recostado. Los ciegos lo rodearon y examinaron. Según la parte observada, la cola semejaba una cuerda, la trompa parecía la rama de un árbol, la gran oreja un abanico, la dura panza una pared, el colmillo un tubo sólido y la pata un firme pilar. Todos estaban seguros de lo experimentado y percibido. Y tenían parte de la razón, pero a la vez estaban equivocados respecto de la imagen real. Por un momento, apasionados con su versión individual, los hombres sabios olvidaron que su verdad era, apenas, una observación arbitraria sobre la realidad y que solamente juntando sus diversas y sesgadas perspectivas lograrían conocer la esencia del elefante. Y todo derivó en un conflicto. Algunos extrajeron de esta parábola la idea de la supuesta incapacidad del hombre para conocer el todo frente a un problema o incógnita. Pero también la importancia de respetar las perspectivas diferentes y fundamentalmente la necesidad de comunicación y contar con información veraz a la hora de emitir opinión. Una versión propia y pesimista del poeta del siglo XIX John Godfrey Saxe apuntó al respecto "cuán estúpida puede llegar a ser la humanidad." Para Buda en cambio, la parábola demuestra que hay quienes se aferran sólo a su punto de vista y que esos son los hombres que ven nada más que un lado de las cosas. El totalitarismo miente y busca por todos los medios que se dude no de una verdad sino de todas para así lograr el control social indirecto. Porque mientras más personas compartan una convicción, más posibilidades hay de una acción colectiva. Y eso es peligroso. Al menos para los proxenetas de la política. Ciertamente y atentos al hoy y ahora, hombres y mujeres responsables de buena voluntad ajenos al individualismo, estarían en condiciones de crear una perspectiva que niegue la idea de que la verdad única constituye un conflicto que nunca se resuelve porque su naturaleza es inexpresable. Rumi, poeta persa del siglo XIII definió la cuestión magistral y humanísticamente diciendo: "Somos como botes y si cada uno tuviera una vela y navegáramos juntos, las diferencias desaparecerían."

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});