Opinión

Campana de largada en Santa Fe

Claves. Habría internas en los tres grandes frentes santafesinos, aunque seguían las negociaciones en el peronismo. Al cierre de esta edición, Rossi y la vicegobernadora Rodenas desafiaban a Perotti.

Domingo 25 de Julio de 2021

Al momento de escribirse esta columna, la política santafesina adquiere una vitalidad interna intensa, con elementos inesperados. Debe entender el lector que el cierre de nóminas opera en el momento en que esta publicación ya salió a imprenta.

  Lo más intenso, disruptivo y casi explosivo sucede en el peronismo. Allí cambió casi todo tras la parada de Agustín Rossi y, nada más ni nada menos, que la vicegobernadora Alejandra Rodenas contra el gobernador Omar Perotti. Fue tan fuerte la escena que Perotti dio de baja a su candidato a senador original, Roberto Mirabella, para que vaya como aspirante a diputado.

  La interna del peronismo, que tendría como cabezas de lista a senador a Agustín Rossi y Marcelo Lewandowski, es una invitación al consumo de pororó, como pocas veces ha registrado la interna peronista. Los nombres de los candidatos están en la sección Política de este diario, y se intenta aquí dar una explicación política de lo sucedido. Rossi —por algo le dicen “Chivo”— se sintió injustamente desvalorizado por Perotti, cuando desde ese sector consideraron que “es un candidato para perder”. Y redobló la apuesta.

  Este diario adelantó hace una semana, e incluso en la columna del jueves, que el presidente de la Nación le sugirió a Perotti llevar al ministro de Defensa como candidato y el gobernador lo rechazó. Ese rechazo y la decisión de Rossi-Rodenas de pararse de manos obligó a Perotti a cambiar de candidato a senador.

Acciones por el techo

El perottismo le subió las acciones hasta el paroxismo al ex periodista deportivo Lewandowski, quien en dos años pasaría de candidato a senador provincial a candidato a senador nacional. Quién pudiera. El peronismo es así.

  Nadie puede saber a esta hora cómo seguirá la relación entre el gobernador y su vice, ni tampoco con los funcionarios del rossismo que están en el gabinete, por caso Roberto Sukerman. Ayer, a las 19.20 sonó el celular de Oscar Cachi Martínez. Era Sergio Massa. “Aceptá el número 3 de la lista a diputado del acuerdo nacional con Rossi-Rodenas”, le dijo el presidente de la Cámara baja. También acordó el Movimiento Evita, quien tendría a Eduardo Toniolli en la boleta.

  Será una primaria para alquilar balconcitos, pero hay cosas que no se entienden. ¿Por qué todo termina así? De hecho, María Sacnun fue coptada por Perotti, se dice que con el beneplácito de Cristina y el enojo de Máximo. Se dice. Se dijeron tantas cosas que hubo que apelar al cuchillo filetero para separar la carne podrida de la fresca.

  En el Frente Amplio Progresista también están afilando las espadas. El intendente de la ciudad va con listas propias a diputado y a senador, en una interna contra el poslifschitzmo. Parece competitiva la disputa, pero en política el “parece” sirve menos que un cuatro en el truco. Los pingos se ven en la cancha. Mónica Fein vs. Palo Oliver. Giustiniani vs. Clara García. Marche un cono de pororó para esa interna. Habrá mucho material para el análisis.

  El premio a los mejor aplicados y prolijos se los lleva Juntos por el Cambio, que evitó la fiebre de sábado por la noche. Dicho como al pasar: qué adrenalínicos y hermosos son los cierres de listas para los que se sienten atraídos por la política.

  Y sólo se trata este aluvión de la previa electoral a la selección de candidatos. Es decir que los que se muestran los dientes ahora deberán concurrir en listas comunes el 14 de noviembre próximo. Habrá que ver si en el Frente de Todos cuadra la máxima del general Perón (“los peronistas somos como los gatos, parece que nos peleamos pero en verdad nos estamos reproduciendo”) o nace la fisura, la escisión, el cisma en el gobierno del piamontés de Rafaela.

La rosarinidad

Un buen dato para Rosario: la mayoría de las cabezas de lista son nacidas y criadas en la ciudad. Atento al resultado habrá varios protagonistas, porque noviembre del 2021 es el aperitivo, el vermú para el 2023. Incluso, en las últimas horas corrió la versión de que Perotti quería colocarse como candidato a senador suplente. Si bien ese rumor fue acercado por un funcionario santafesino, al momento de escribirse esta columna nadie lo confirmó.

  La taba está en el aire y lejos estará de tocar tierra. Debería este tsunami de candidatos darse cuenta de que, al margen del círculo rojo, la sociedad mira el panorama con indiferencia. ¿Cómo harán para salir a ofertar el voto en estos cuarenta días locos que vamos a vivir antes de las generales?

  Los problemas en el peronismo santafesino se replicaron en todos lados, incluso en la provincia de Buenos Aires, pese a que Alberto y Cristina ponían sus mejores gestos en el acto desarrollado en Escobar. No hay lugar par todos.

  En los grandes frentes habrá competencia y los partidos más chicos intentarán colarse en el escenario. Todos tienen derecho a creer que pueden llegar a alcanzar una banca, pero rara vez un párvulo incendia los manuales.

  Tenga presente el lector y la lectora que esta columna se termina de escribir en el mismo momento en que se intensifican las roscas, . “Siguen las negociaciones tratando de que vayan todos juntos, siguen discutiéndose cosas”, le dijo una alta fuente del oficialismo nacional a este diario, antes de irse a imprenta. Campana de largada para todos y todas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario