Estrictamente social

Marcelo Megna, "Me pone de muy mal humor la injusticia"

Viernes 02 de Julio de 2021

Nombre Completo: Marcelo Megna

Ocupación: Concejal de Rosario, cheff

Estado Civil: Soltero

Mascotas: Mina Megna

“Me pone de muy mal humor la injusticia”

Se inició en la cocina de la mano de su hermano. Estudió arte con Julio Vanzo. Le cocinó locro a Raúl Alfonsín y al otro día se afilió al radicalismo. Los pensamientos, las pasiones y los sueños de Marcelo Megna en esta nota.

-¿Quién te inspiró para ser chef?

Fue mi hermano. Cuando vino de Estados Unidos en 1978 abrió un restaurante que se llamaba “La Belle Époque” en Urquiza 1941. Ahí di mis primeros pasos, ayudándolo los fines de semana mientras estudiaba radiología. Con el tiempo, tomó la concesión del restaurante de la Bolsa de Comercio y me ofreció acompañarlo. Estuve diez años junto a él aprendiendo, continuando mi formación en los viajes que hice por distintos países.

-¿Querías ser otra cosa cuando eras chico?

Quería ser médico. Estudié un año medicina. En esa época era muy difícil estudiar y trabajar. Así me pasé a Radiología, que era una carrera más corta, de la que me pude recibir.

- ¿A qué te gustaba jugar en tu infancia?

Me gustaba jugar con los soldaditos, hacia campañas históricas, como las romanas. Lo hacía siempre solo, a la hora de la siesta.

- ¿Qué recuerdos tenés de la casa dónde creciste?

Extraño la mirada de mi madre, que era una madraza. La casa de mis abuelos maternos, el patio lleno de plantas, el olor a malvón, mis abuelos tomando mate, el perro policía.

-¿Cuál era tu comida favorita?

Las berenjenas napolitanas que mi mamá me hacía para mi cumpleaños. Una receta que mantengo hasta hoy y que sigue siendo mi favorita.

- ¿Lo más te gustaba en la escuela primaria?

Me encantaba dibujar. De más grande estudié con grandes pintores rosarinos como Julio Vanzo.

- ¿Cuál fue tu primer trabajo?

Fue en la Dirección General de la Universidad Nacional de Rosario, apenas comencé la facultad.

-¿Practicás algún deporte?

Me encanta andar en bicicleta.

-¿Qué es lo que más te gusta del invierno? ¿Y del verano?

Me gusta el frío, para vestirme con bufanda, guantes, gorro. Esa onda bien italiana. En el verano me encanta la playa, el sol. Prefiero el mar antes que la montaña.

- Cuándo abris tu guardarropa, ¿qué color predomina?

Casi todo lo que tengo es negro.

-¿Alguna personalidad a la cual le cocinaste y por alguna razón te marcó?

Le cociné a muchísimas personalidades. Pero si tengo que mencionar a alguna, elijo a Raúl Alfonsín. Un 20 de Junio que visitó Rosario hicimos un locro en el hall de la Bolsa de Comercio. Comió empanadas con la mano (que es lo que se debe) y un locro que dijo estaba fantástico. Cuando terminó ese almuerzo, me afilié al partido radical. Esas vueltas de la vida, que me llevaron a ser concejal por el radicalismo en Rosario.

-¿Algún cocinero que admires mucho?

Admiro a Dolly Irigoyen, que me enseñó mucho. Pero destaco también al Gato Dumas porque fue un pionero, empezó en televisión, se abrió su propio restaurante, con su nombre. Yo seguí esos pasos y abrí mi primer restaurante, que se llamó Marcelo Megna, en Córdoba 1941.

- ¿Una película que sea tu favorita?

“La amante de teniente francés”, que protagonizó Meryl Streep. Por la música, el texto, el trabajo de esa actriz, que es la mejor del mundo. No me olvido más de la belleza de sus paisajes, la ropa de época.

-¿Una bebida?

Me encanta el champagne. No tomo otra bebida.

- ¿Te gusta escuchar música mientras cocinas?

Escucho opera y sobre todo a María Callas

- ¿Un papelón o anécdota en cámara?

No hago papelones en cámara porque me cuido mucho, planifico qué voy a decir antes de grabar. Hay cosas que salen de improviso, por ejemplo, en una grabación frente el río pasaba un barco enorme, que tenía una bandera que no reconocí, y dije cualquier cosa.

- ¿Qué cosas te inspiran?

Me inspira mi memoria, los recuerdos de sabores, olores. Ahí voy formando cosas. Tengo una memoria fotográfica fantástica.

- ¿Qué cosas admirás de tus amigos?

El aguante que hacen para conmigo, porque soy insoportable.

-¿Tenés algún mal hábito?

Tengo defectos como todo ser humano. Pero soy muy obsesivo, todo tiene que ser perfecto, estar limpio, ordenado, todo en su lugar.

- ¿Qué cosas te fastidian?

Me pone de muy mal humor la injusticia.

-¿Qué otro lugar del mundo elegirías para vivir?

Viviría en Roma. En las afueras. Me gustaría pasar el resto de mi vida en alguno de esos pueblitos que son tan pintorescos.

-¿Tenés cosas pendientes?

Si, como todo ser humano. Una de ellas es la razón por la que me acerqué a la política y es hacer hogares maternales, que puedan favorecer a las madres que tienen muchos hijos y que no pueden salir a trabajar o a estudiar. Es un proyecto para contener a esos chicos y que tengan un lugar donde se les dé un desayuno, un almuerzo y una merienda. Los chicos necesitan de proteína para desarrollarse, entonces el Estado tiene que hacerse cargo de eso. De chicos, necesitamos el alimento para desarrollar el cerebro y eso es fundamental para que puedan tener otras oportunidades a medida que crecen y no tengan que caer, por ejemplo, en la delincuencia.

Gracias Marcelo ¡!!

WhatsApp Image 2021-06-24 at 14.47.15.jpeg
WhatsApp Image 2021-06-24 at 14.47.36.jpeg
WhatsApp Image 2021-06-24 at 14.48.45.jpeg

En esta nota

¿Te gustó la nota?