Caso Perassi

La causa Perassi quedó "sobre la mesa" en el primer día del juicio

La acusación habla de un plan criminal y de encubrimiento por parte de los policías. Los defensores llamaron a presentar pruebas.

Viernes 22 de Marzo de 2019

Los acusadores afirman que Paula Perassi, la mujer que desapareció en San Lorenzo el 18 de septiembre de 2011, fue víctima de un plan criminal tendiente a doblegar su voluntad y forzarla a practicar un aborto no consentido que derivó en su muerte. Y que el accionar delictivo necesitaba de la complicidad policial. Los defensores los desafían a que presenten pruebas de esas acusaciones (acaso convencidos de que no las tienen en cantidad y calidad suficientes para convencer al tribunal), afirman que el fiscal siguió una línea de investigación motivado por la convicción, que lo que dice es de "oídas", y que la acusación es "incorrecta e inexacta".

   En estos términos se desarrolló ayer el debate en la primera jornada del juicio oral y público por la desaparición de Paula Perassi, un caso que tiene nueve imputados y que en su jornada inaugural tuvo como novedad que la querella adelantó el pedido de que al comisario Adolfo Puyol se lo encuadre en el delito más grave que presenta la causa y se lo condene a prisión perpetua.

   El Centro de Justicia Penal fue y será el escenario del juicio Perassi. Allí estaban ayer, frente al tribunal conformado por los jueces Griselda Strologo, Alvaro Campos y Mariel Minetti, los acusados Gabriel Strumia, amante de Paula; su esposa, Roxana Michl; Mirta Ruñisky, sindicada como la abortera en cuyo domicilio se le hizo esa práctica a Paula; y Antonio Díaz, empleado de Strumia. A ellos, la Fiscalía los acusa de privación ilegítima de la libertad agravada y aborto sin consentimiento seguido de muerte, por lo que pidieron la prisión perpetua.

   También estaba el comisario retirado Puyol, acusado de encubrimiento por favorecimiento personal y real y por no denunciar la perpetración de un delito cuando estaba obligado a promover la persecución penal del mismo, agravado por su condición de funcionario público, e incumplimiento de los deberes de funcionario público, para quien la Fiscalía pidió 6 años de prisión. Y cerca suyo, los policías retirados Jorge Enrique Krenz, Aldo Gómez, María José Galtelli y Gabriel Godoy, a quienes la Fiscalía acusa, además de los delitos que le caben a Puyol, los de sustracción y destrucción de objetos destinados a servir de prueba y falsedad ideológica de instrumento público en calidad de autor", con un pedido de penas de 16 años de prisión.

La acusación

El fiscal Donato Trotta recordó en su alegato el día en que Paula Perassi salió de su casa a las 22, luego de haber recibido una llamada a las 20.45, que luego se supo había sido hecha desde un locutorio. Para Trotta, "el único motivo que tenía Paula para salir era una convocatoria de Strumia, que había estado esa tarde con ella".

   El fiscal dijo que Paula estaba embarazada y no quería abortar. "Tuvieron una reunión en el Viejo Bar de Timbúes, donde quisieron convencerla de que abortara y no lo consiguieron. Entonces ejecutaron un plan que en realidad se había pergeñado un día antes de que desapareciera", acusó. Y prometió testimonios de Paula recogidos en distintos soportes.

   "Vamos a demostrar la cantidad de comunicaciones que tenían entre Strumia y Paula y que el sábado 17 se cortaron. El plan, ejecutado el 18 de septiembre, era sacarla contra su voluntad, llevarla en el auto de Díaz a hacerse el aborto en Timbúes. El yerno de Ruñisky le contó a Alberto Perassi (padre de Paula) que ahí se hizo la práctica y eso derivó en una investigación que llevó a allanar la casa de Ruñisky, donde se halló Oxaprox (droga abortiva)".

   Pero el fiscal fue más allá al afirmar que "este plan necesitaba de una cobertura que proporcionó la policía. Strumia tenía relación comercial con Puyol, jefe de la Agrupación Cuerpos de la Unidad Regional XVII. Las comunicaciones entre ambos infieren un plan encaminado a encubrir el accionar delictivo y distraer la investigación". Y afirmó que "los policías contaban con todos los elementos para darles cobertura.

   "El teléfono de Strumia es captado cerca del locutorio desde donde se llamó a Paula, muestra el trayecto de Puerto San Martín hasta allí", dijo el fiscal. Y recordó que la abogada Rita Porteiros (citada como testigo) aportó que un pariente de Ruñisky, le contó que Paula se había hecho un aborto en casa de la inculpada.

   El acusador llamó a la "sana crítica racional" y a valorar "la totalidad de los datos probatorios". Y cerró: "Vamos a probar que la impunidad tiene un límite".

La querella

Por la querella, Adrián Ruiz adhirió al planteo de la Fiscalía, aunque se diferenció en el caso del comisario Puyol, por quien anunció que pedirá la misma calificación legal que les cabe a los imputados por el delito más grave como partícipe primario.

   Ruiz dijo que los familiares y la querella misma fueron "víctimas de un engaño". Habló de un "colectivo criminal", de una policía "autonomizada" y de "la impunidad con la que se movieron" los presuntos victimarios. A su juicio, todo lo que ocurrió fue posible "por la intervención de Puyol", por lo cual "su accionar no puede quedar en el encubrimiento, porque consideramos que Puyol ya estaba actuando cuando Paula aún estaba con vida".

Las defensas

A la hora de los alegatos de las defensas, Enrique Sirio (por Strumia y Michl), advirtió que "para que haya muerte se tiene que acreditar que hay una persona fallecida, que hay autores identificados y un móvil. La Fiscalía dice que el móvil fue doblegar la voluntad de Paula. No dijeron cómo fue ese plan. Todo lo que se dijo es que Paula salió de su casa una hora y media después de haber recibido un llamado telefónico".

   Sirio recordó que "cuatro camaristas dijeron lo que para nosotros es la piedra angular: si se sabe que Paula salió de su casa fue sólo por los dichos de su esposo, y nunca quedó acreditado que lo hizo engañada. El marido dice que Paula salió a buscar una tarea. Y a la mañana siguiente llamó a su cuñada preguntando si sabía algo. Que no haya vuelto a su casa no significa que haya ido a ver a su amante", retrucó.

   Para Sirio, el fiscal siguió una línea de investigación motivado por la convicción y no en pruebas, y "lo único claro que hay es una relación sentimental (entre Strumia y Perassi). La condena ya fue revocada dos veces, y esto cambia cuando un testigo de oídas dijo que Paula se había hecho un aborto, mientras que Rita Porteiro nunca declaró. La Fiscalía tendrá que probar que Strumia estaba cerca del locutorio, lo cual no prueba que Paula haya sido doblegada. Sólo tenemos los dichos del esposo, a quien nunca se investigó". Y para cerrar, advirtió que más allá de las acusaciones, sus defendidos están procesados por aborto sin consentimiento seguido de muerte, que es "un delito preterintencional y no tiene que ver con privación ilegítima de la libertad".

   Luis Rossini, abogado de Ruñisky, manifestó que no tiene una teoría del caso "simplemente porque Mirta

no conoce a las personas vinculadas al hecho. Cuando finalice el proceso no habrá una sola prueba directa contra ella", desafió.

   El abogado recordó que el perro que encontró rastros de Paula en distintos lugares también estuvo en la casa de Ruñisky y no halló nada, y esto es así porque "nuestra defendida jamás estuvo con Paula. Mirta jamás se dedicó a hacer abortos, pero parece que fuera experta en estos delitos, porque no se comunicó con nadie y limpió los rastros para que el perro no reconociera la presencia de Paula", dijo irónicamente.

   A su juicio, Alberto Perassi (padre de Paula) "todo lo que sabe lo sabe de oídas". Y pidió al tribunal que no se deje influenciar por la presión social y mediática.

   Por Antonio Díaz habló Pablo Morosano, quien se mostró convencido de que "haber inculpado a Díaz fue producto de la imaginación de un juez de Instrucción (Eduardo Filocco)". Y de que "la acusación es producto de un enamoramiento del investigador con su teoría, que es incorrecta, incoherente, inexacta, que atenta contra las garantías de nuestro defendido, que no tiene nada de qué defenderse". El abogado sostuvo poder probar "qué hizo Díaz el 18 de septiembre de 2011, pero para eso tenemos que destruir estas acusaciones y su participación en algo tan grave" que se le endilga "por el solo hecho de ser empleado de Strumia". A su juicio, Díaz estuvo preso "para tapar los errores de una investigación que fue mala desde el principio, fue el perejil de la causa, y la verdad es que no se le puede exigir que diga qué pasó con Paula porque no tiene ni la más mínima idea".

   


Los policías


Víctor Corvalán, defensor de Puyol, dijo que "el dolor no puede justificar la acción de un Poder Judicial que no estuvo a la altura de las circunstancias y que se mostró lleno de equívocos. El primer descubrimiento de Alberto Perassi fue que su amigo era amante de su hija, y cuando supo que ella estaba embarazada instaló la idea de un crimen con la complicidad de la policía. Puyol conocía a Strumia por una relación comercial. Pero Puyol es inocente, se comunicó con Strumia al día siguiente a la desaparición de Paula porque éste le pidió ayuda para su amigo Perassi. Pero la relación entre ambos no tiene nada que ver con este caso, porque el comisario conoció el caso cuando se lo dijo Strumia".

   Luego, Jorge Bedouret, defensor de Krenz y Gómez, dijo que los primeros cuatro años en los que intervino el fiscal Lorenzo Moscetta fueron "sabáticos, porque no hizo nada". Recordó que la intervención de sus clientes en la investigación "no duró ni 90 días (de los cuales un mes y medio Krenz estuvo internado), porque el hecho era de tal magnitud que no alcanzaban los recursos y fueron reemplazados en diciembre. No hay encubrimiento por parte de quien deja una causa porque está desbordado", advirtió.

   Sin embargo, afirmó que "en esos días fueron ellos quienes descubrieron lo poco que tiene la Fiscalía, quienes dieron con José Luis Feijomil (amigo de Paula residente en Buenos Aires), quienes descubrieron el embarazo de Paula, su relación con Strumia, y lo hicieron con recursos propios, poniendo hasta sus vehículos personales. Nadie más hizo nada. Fue el juez Filocco quien estuvo a cargo de la investigación y ellos no hicieron más que colaborar y cumplir con su deber. Hicieron lo que debían hacer sin cometer delito, entregando sus vidas a esta causa y ahora son víctimas de una acusación con debilidad probatoria", cerró.

   Finalmente, los defensores de los policías María José Galtelli y Gabriel Mario Godoy, no se apartaron de la estrategia que expuso el abogado de los policías Krenz y Gómez.

   El abogado Eduardo Oroño, codefensor junto a Federico Carignano de Galtelli, dijo "no encontrar hechos y mucho menos elementos de prueba que vinculen" a su defendida. Y recordó que junto a otros colegas "ha sido responsabilizada por estas acciones, que según la Fiscalía y la querella tendieron a desviar la investigación para no llegar a la verdad".

"Si esto hubiese ocurrido, ¿jugaron libres estos policías? ¿Dónde estaban las autoridades que la ley coloca como responsables de la investigación?", desafió Oroño, en alusión al juez Filocco y el fiscal Moscetta.

   A su turno José Nanni, en nombre de Godoy, se encolumnó con su colega, aunque fue gráfico a la hora de cotejar la acusación contra su cliente y el derrotero de la causa. "Cuesta elaborar una hipótesis, no se de qué tengo que defender", comenzó. "Es un relato con características novelescas, fantásticas, que distan de ser una imputación en base a hechos que tengan correlato con la prueba", desafió el abogado que manifestó que de la hipótesis fiscal "lo único que va a quedar es el relato, hojarasca, nada".


Las audiencias se reanudan el lunes
La jornada de ayer fue suficiente para que la acusación y las defensas expusieran sus alegatos, de modo tal que hoy no habrà audiencia. Se espera entonces que el lunes contiúe al juicio, con la declaración de los testigos, entre quienes estarán el padre de Paula, Alberto Perassi, y la hermana de la vìctima, María Fernanda, y el esposo, Rodolfo Ortiz de Eleguea. También se espera que comparezca José Luis Freijomil, amigo de Paula.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario