La ciudad

Sastre, Carcarañá y Correa resisten los cortes de rutas pese a las advertencias del gobierno provincial

Una valla en la 64 aisla a tres pueblos y en la 9 las restricciones siguen firmes. Desde la Casa Gris anunciaron que se iniciarán acciones legales.

Viernes 27 de Marzo de 2020

"No se van a permitir cortes de rutas porque son el camino indispensable para el abastecimiento y la normal alimentación de todos. Aquellos que persisten en esta instancia serán denunciados penalmente y habrá intervención de la gendarmería", afirmó el secretario de Transporte de la provincia, Alejandro Grandinetti. Sin embargo, en Sastre resisten con una malla metálica sobre el acceso por la ruta provincial 64, incluso dejando aislados a tres pueblos vecinos; mientras que el la ruta 9 a la altura de Correa y Carcarañá las fuertes restricciones de acceso también contrastan con la postura del gobierno santafesino.

Estas medidas de restricción adoptadas por los municipios para evitar el contagio de coronavirus muestran una diversidad de criterios según la interpretación de las recomendaciones emanadas desde el gobierno provincial y el nacional. En estos casos, las acciones se extralimitaron a tal punto que avanzaron sobre el derecho de otras poblaciones.

El caso más emblemático es el de la ciudad de Sastre, distante a 220 kilómetros al noroeste de Rosario, donde el municipio decidió cortar el enlace a la ruta provincial 64 con avenida San Martín y dejó sin posibilidades de transitar a los habitantes de tres pueblos vecinos ubicados al oeste: Crispi, con aproximadamente 400 habitantes, Castelar y Las Petacas, con 800 cada uno.

Una valla metálica impide el paso de todo tipo de vehículos por la única vía pavimentada que tienen esos pueblos, que así sólo pueden acceder por caminos alternativos de tierra o uno de ripio, casi intransitable. Entre las tres comunas afectadas buscan encontrar una solución porque la situación se podría tornar riesgosa en caso de temporal o de emergencias médicas.

La situación es muy seria porque ninguna de estas poblaciones cuenta con servicio médico permanente, sólo centros de salud o dispensarios con profesionales que atienden pocas horas al día. Y los casos de complejidad deben ser atendidos en Sastre.

"Estábamos conectado al mundo. En 2006 se inauguró la ruta y fue una gran alegría porque terminó con muchos años de aislamiento", rememoró el ex presidente comunal de Crispi, Marcelo Biderbost.

"Esto retrotrae a aquellas épocas, en las que las autoridades comunales teníamos que resolver cómo llegar hasta Sastre cuando teníamos enfermos, accidentados o parturientas. Ahora el pavimento está, pero por una cuestión caprichosa y por medio de una reja estamos nuevamente desconectados", señaló indignado. "Tendremos que desviar por barro para poder llegar a un centro de salud, comprar alimentos y cargar combustible", lamentó.

Rejas, cadenas y candados

Biderbost relató que todo comenzó el martes, "cuando la intendenta de Sastre (María del Carmen Amero) decidió montar en el ingreso de la ruta 64 a la ciudad una serie de rejas atadas entre sí con cadenas y candados. Al día siguiente abrieron a pedido de la comuna de Las Petacas porque un vehículo trasladaba a una mujer que debía someterse a diálisis. Pensamos que habían entendido que estaban haciendo algo indebido, pero después del paso de ese auto, volvieron a cerrar la ruta y por esa razón continuamos con los reclamos".

Según cuentan los vecinos, el principal problema que afrontan los tres pueblos es el sanitario, y luego el de abastecimiento de alimentos y combustibles. "Varios proveedores nos advirtieron que de no resolverse el problema no vendrán más. No quieren romper sus vehículos utilizando el camino de carga y, en caso de lluvia, aunque quisieran, no podrían transitar", añadió el actual jefe comunal de Crispi, Gabriel Romeggio.

Los pedidos para revertir la clausura de paso llegaron a la senadora provincial, Cristina Berra, quien intervino en el tema, informó sobre lo ocurrido a la Dirección Provincial de Vialidad y luego al gobernador, Omar Perotti, quien en conferencia de prensa aseguró que tomará medidas y que incluso instruyó a Fiscalía de Estado para que promueva acciones penales contra quienes interrumpan arbitrariamente las rutas.

A última hora de ayer, se flexibilizó en parte el paso al disponerse de un agente que controlaba las autorizaciones para circular.

Correa y Carcarañá

En el sur provincial los municipios de Carcarañá y Correa decidieron en forma conjunta establecer fuertes restricciones al ingreso por la ex ruta nacional Nº 9, lo que generó la reacción de las autoridades y una intimación de Fiscalía.

El presidente comunal de Correa, Nahuel Cejas, se defendió al aclarar que pueden ingresar vecinos, camiones que van a empresas locales, personal de emergencia, abastecedores y transporte público. "¿Cómo nos vamos a desabastecer solos?", señaló el funcionario e insistió con que no se permite el ingreso a nadie que no pueda justificarlo: "No sabemos a qué vienen, ni de dónde vienen, sobre todo porque no estamos preparados para brindar condiciones de salubridad".

"Siempre decimos que nada nos va a suceder, hasta que nos pasa. Y hoy tenemos el compromiso de garantizar la salud de nuestros vecinos y vecinas, porque para eso nos eligieron", afirmó Cejas para enseguida aclarar que "toda persona que tiene el permiso para circular puede hacerlo".

Asimismo, atribuyó la reacción oficial a "una cuestión política, porque les molesta que los municipios dejen en falta al gobierno provincial y se pongan solos frente de este pandemia. Hoy estamos solos, recién vinieron funcionarios de la provincia y la Nación cuando esto se hizo público".

Lo cierto es que la circulación entre Correa y Carcarañá está restringida y para ingresar a ambas localidades se debe hacer desde la autopista, donde "sí hay controles en los ingresos".

Todas estas explicaciones no impidieron que el secretario de Transporte de la provincia, Alejandro Grandinetti, remarcara ayer que "no se van a permitir cortes de rutas", porque los caminos "son indispensables para el abastecimiento y la normal alimentación de todos".

"Queremos ser muy claros en eso, una cosa es limitar el acceso al pueblo, y otra muy distinta es cortar una ruta. Este es un momento de crisis, necesitamos apegarnos a las normas. Aquellos que persisten en esta instancia serán denunciados penalmente y habrá intervención de la gendarmería", afirmó el funcionario poniendo de ejemplos justamente los casos de Sastre, Correa y Carcarañá, que resisten con sus posturas.

Producción:

Luis Emilio Blanco

Marcelo Castaños

El acceso oeste a sastre. Con estas vallas sobre la ruta provincial 64 quedan aislados tres pueblos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario