La ciudad

Mugre y violencia en una casa usurpada suman tensión en el Paseo Pellegrini

Está en San Martín 1665. Desde el Concejo piden un abordaje "urgente" de la problemática. La Justicia sigue sin respuestas.

Jueves 21 de Febrero de 2019

Comerciantes del paseo Pellegrini se mostraron muy preocupados ayer por la presencia de un basural que crece dentro de una pensión usurpada a metros de ese corredor gastronómico, en San Martín 1665. Alertaron sobre el nivel de conflictividad que se generó en torno a ese inmueble y hasta destacaron que hace pocos días una mujer salió corriendo de allí y un joven la persiguió y le "partió la cabeza de un palazo" ante la atónita mirada de los clientes de una cervecería ubicada en Pellegrini y San Martín. Desde el Concejo, en tanto, se pidió una intervención "urgente" en el lugar.

El presidente del Paseo Pellegrini, Alejandro Pastore, le solicitó ayer celeridad a la Justicia en el marco de una causa que tramita el dueño del inmueble usurpado, Mario Cirulnyk, para desalojar a los intrusos. "Realmente es un sitio que está generando mucha conflictividad en todo el barrio y además la gente que está viviendo allí adentro lo hace en pésimas condiciones de higiene y salubridad. Es muy preocupante lo que sucede y vemos muy poca reacción oficial", destacó.

Mientras tanto, los vecinos de un inmueble lindero que habían denunciado en diciembre pasado las agresiones que sufren por parte de los intrusos no pudieron obtener respuestas por parte del fiscal Germán Mazzoni, que desestimó la causa a pesar de que habían aportado videos donde se observa cómo vuelan piedras, botellas y otros elementos hacia el quincho de un edificio vecino.

A la par que está causa se cerró, es incierto el destino de la que impulsa el dueño del inmueble usurpado, que está en la Unidad de Investigación y Juicio.

Lo cierto es que mientras la Justicia sigue con eternos tiempos, en el centro de manzana de Pellegrini al 1600 crece un gran basural que ya tiene más de cuatro metros de alto y da cobijo a roedores y todo tipo de alimañas.

La montaña de basura a escasos metros de rotiserías y bares de Pellegrini enciende el alerta de los comerciantes. "La verdad es que esto no tendría por qué estar ocurriendo y nos tiene muy preocupados, porque involucra problemas de salubridad y de convivencia que afectan a nuestros clientes", remarcó Pastore.

Embed

Calvario

Las habituales incursiones policiales en la pensión usurpada y hasta la llegada de los bomberos en julio del año pasado para sofocar un principio de incendio en el inmueble no fueron suficiente prueba para el fiscal que desestimó la causa. Los vecinos también habían aportado un video en el que se veían cómo volaban objetos hacia su propiedad.

"Hace unos días una mujer salió corriendo de la pensión y un muchacho le partió la cabeza de un palazo"

Con temor, hubo quienes indicaron que "los fines de semana es incesante el desfile de motos que llegan hasta la puerta de la pensión, entran y se van a los pocos minutos". Para muchos, esa escena describe el accionar típico de cuando se realiza una compra de estupefacientes.

En las cuadras aledañas a Pellegrini los arrebatos de carteras están a la orden del día. "Realmente se está generando conflictividad y esto no debería suceder. Quienes están en ese inmueble no tienen las más mínimas condiciones de higiene y salubridad y ese foco infeccioso en el centro de manzana es alarmante", describió Pastore.

Esta problemática volvió a repercutir en el Concejo, donde ya el año pasado se habían impulsado pedidos de informes para conocer qué actuaciones oficiales se habían realizado allí (ver aparte). Cabe destacar que, aunque cueste creerse, a ese mismo inmueble había derivado la Secretaría de Desarrollo Social de la Municipalidad a una mujer y sus hijos, a quienes les habían usurpado su casa en la zona sur.

El inmueble no tiene luz, gas ni agua, ya que el propietario tramitó el corte de los servicios. Allí funcionó hace varios años una ferretería industrial, y luego el dueño alquiló el local a un salón de fiestas.

La planta alta, en tanto, funcionó como pensión hasta que fue usurpada. El salón de fiestas cerró sus puertas tras cansarse de lidiar con los problemas de convivencia con los usurpadores.

Esos problemas se multiplicaron por el barrio casi a la misma velocidad en la que creció el basural en los fondos de la propiedad. Paradójicamente, la Justicia no da respuestas y el problema se acrecienta.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});