La ciudad

Jubilados que cobran en el banco Piano padecen una precaria atención

Con una asamblea de una hora diaria y la suspensión de la atención al público, los más de 20 empleados del centro de pago del Banco Piano reclaman soluciones. Algunos abuelos se descompensaron por el calor.

Miércoles 20 de Enero de 2016

Con una asamblea de una hora diaria y la suspensión de la atención al público, los más de 20 empleados del centro de pago del Banco Piano reclaman soluciones a la falta de aire acondicionado que sufren desde 2012, pero además denuncian que las autoridades de la entidad financiera les impiden la conformación del Comité de Higiene y Seguridad —creado por ley— y obstruye las inspecciones de los agentes del Ministerio de Trabajo de la provincia. Afuera la cola de jubilados sufren la espera y el intenso calor, al punto que algunos se descompensan.

"Ya tienen cuatro actas de obstrucción labradas por el ministerio y nunca solucionaron los más de 20 que le fueron marcados por los inspectores", remarcó Natalia Zorzoni, delegada gremial de la entidad, y aseguró que resultado de esa situación "son condiciones de higiene y seguridad insostenibles tanto para los empleados como para los jubilados que vienen a cobrar, que a diario sufren descompensaciones". En estos días de altas temperaturas, los ventiladores en el local de Santa Fe 1227, no alcanzan.

Los empleados relatan que los problemas "se arrastran" desde que el banco trasladó el centro de pago de la esquina de San Lorenzo y Sarmiento a la actual sede sobre calle Santa Fe. "Ya desde entonces los aire acondicionados no andaban y nunca los terminaron de poner en condiciones", aseguraron, y aclararon que "es el mismo equipo que calefacciona en invierno y que tampoco cumple correctamente esa función".

Acalorados. Ese es una de las principales denuncias que vienen sosteniendo desde hace tiempo los 25 empleados que trabajan en ese centro de pago. Se trata de un local en el que pueden entrar hasta 400 personas y donde se llegan a atender en días de mayor demanda hasta 1.600 jubilados en una jornada.

Por eso, la climatización del lugar no es un reclamo menor, ya que empleados y jubilados se quejan por la situación, y aseguran que a diario, sobre todo en días como ayer donde la sensación térmica superó los 38 grados, muchos abuelos se descompensan y deben ser atendidos por servicios médicos.

"A eso se suma el arbitrario cambio de horario que definieron las autoridades y que hace que se atienda de 10 a 15, cuando todos los centros de pago a jubilados lo hacen desde las 8 o las 9 porque se sabe que es una población que se acerca a cobrar en las primeras horas de la mañana, sobre todo en estas épocas de verano", insistió la dirigente, y agregó: "Cuando esperan afuera se desmayan afuera y si ingresan, se desmayan adentro del calor".

Obstrucciones. A eso se suma no sólo la negativa de las autoridades a conformar los comité de higiene y seguridad establecidos por la normativa provincial, sino también las reiteradas obstrucciones a las inspecciones que intentaron llevar adelante los agentes del Ministerio de Trabajo, como sucedió durante los primeros días de enero.

"Todo lo que tiene que ver con la seguridad de los empleados y los jubilados es un desastre, lo último fue que aparecieron alacranes en la sucursal", detalló Zorzoni. Y además explicó que "en las últimas inspecciones permitidas, el ministerio les indicó la adecuación de más de 20 puntos y desde entonces, ninguno de esos problemas fue solucionado".

La medida de llevar adelante asambleas diarias, de 10 a 11, suspendiendo en ese lapso la atención al público es una medida que los empleados se proponen llevar adelante durante toda esta semana. Así y todo, aseguraron que "no hay respuesta ni canal de diálogo abierto", y adelantaron que en caso de "persistir la patronal en esa posición, habrá que evaluar profundizar la medida de fuerza".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario