La ciudad

Feriados absurdos, aulas vacías y comedores llenos

Domingo 10 de Marzo de 2019

En un país que atraviesa una severa crisis económica, con una devaluación que golpea cada vez con más fuerza los bolsillos de los trabajadores y las clases más empobrecidas, esta semana hubo situaciones que llaman a tomar decisiones a quienes tienen en sus manos esa responsabilidad.

Una de las primeras voces que apuntaron en esa dirección fueron la de los pequeños comerciantes: quiosqueros, almaceneros, dueños de granjitas de barrio, tiendas... El lunes, después de un fin de semana y en el primer día de un feriado extra súper largo por el carnaval, dejaron en claro que tener tantos días la persiana baja no era lo mejor manera de ayudar a las economías de sus tambaleantes negocios. Y allí surgió el planteo desde el más absoluto sentido común. Se preguntaron si es necesario que el carnaval paralice durante dos días un país. Y sembraron la duda sobre si en Rosario se sigue celebrando como hace más de tres décadas, cuando en los barrios todo era diversión y las comparsas se adueñaban del bulevar Oroño en pleno parque Independencia.

Así, solicitaron que el año que viene este feriado pueda ser optativo. Sentido común en un país que no está para tener casi cuatro días paralizada la actividad comercial en homenaje al Rey Momo.

Una perlita. En tiempos electorales hasta el carnaval estuvo politizado. Quienes se sumaron a los festejos en todos los barrios rosarinos, además de papel picado y espuma pudieron jugar con los globos anaranjados con la inscripción de la precandidata oficialista a la Intendencia.

Boleto, al freezer

La segunda instantánea en tiempos de crisis llegó con el aluvión de solicitudes para tramitar el medio boleto estudiantil. En una semana ya hubo 25 mil pedidos, la m tad de todos los que se dieron durante 2018. Sin dudas el boleto de colectivos a 23,17 pesos es algo muy oneroso para muchos y en estos días la intendenta ya está habilitada para aumentarlo nuevamente.

No obstante, desde el sector oficialista remarcaron que esa decisión no se tomará. En tiempos electorales, subir el boleto no es lo más indicado para cosechar adhesiones, y si en 2018 se aumentó seis veces en el año, en 2019 las elecciones les darían un respiro a los bolsillos, al menos hasta junio.

Aulas vacías, comedores llenos

La tercera instantánea la trajo el paro docente. Mientras los maestros se ausentaron de las aulas, 18 mil chicos siguieron yendo a las escuelas del Gran Rosario, pero a comer.

Los asistentes escolares nucleados en UPCN no hicieron paro y eso fue vital para que los niños pudieran comer algo en estos días. Desde el Ministerio de Educación remarcaron que durante el año esa cifra trepa a 50 mil.

Son chicos que, en su mayoría, lo que comen en la escuela es lo único que se llevan a la panza en todo el día. Así, en el Gran Rosario, durante los días de paro docente 378 escuelas estuvieron abiertas para garantizar el derecho a la alimentación; no así el de educación.

Mañana, en tanto, docentes y funcionarios volverán a verse las caras en el marco de una negociación paritaria que hasta ahora garantiza que la inflación no le ganará a los salarios, algo que para los gremios es tan malo que se descartó de plano.

"En tiempos electorales, subir el boleto no es lo más indicado para cosechar adhesiones de los votantes"

Un freno a los tarifazos

Mañana también, comerciantes céntricos pedirán que el Estado les otorgue al menos un placebo que alivie la fuerte suba de impuestos que vienen padeciendo. En las galerías céntricas, las mismas en las que todas las semanas se vacía un local, las boletas de la luz y el agua llegan con cifras siderales.

Como se ve, la semana que comienza trae en agenda negociaciones salariales, pedidos de baja en la presión tributaria y derechos básicos, como a la educación, que siguen siendo reemplazados por reclamos salariales (también justos) muy condicionados por la pertenencia partidaria. Instantáneas variopintas que se plasman en tiempos de crisis.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});