La ciudad

Excepciones que caminan por la cornisa de lo legal

Viernes 27 de Abril de 2018

Los concejales consultados por La Capital reconocieron que la falta de legislación sobre las áreas de reserva termina perjudicando en mayor medida a los pequeños propietarios, que pululan por el Concejo pidiendo salir de ese limbo jurídico para poder construir o vender su única vivienda.

A modo de ejemplo, varios ediles recordaron el caso de una mujer mayor, dueña en una casa en el cruce Alberdi, que se enteró por la inmobiliaria que su vivienda "no tenía precio" porque no estaba definido el esquema de alturas y tipo de construcciones que se podían levantar allí. Finalmente le otorgaron una excepción, pero con los mínimos niveles constructivos permitidos. "Al menos le sirvió para vender", se consoló uno de los ediles consultados. No obstante, admitió que cuando se definan los indicadores urbanísticos en esa zona, la condición será mucho más favorable para la construcción de emprendimientos de mayor envergadura.

Los concejales admitieron también que las demoras en la definición de alturas para las áreas de reserva lleva a arbitrariedades que caminan por la cornisa de la legalidad cuando se establecen por excepción indicadores. También pueden tentar a algún funcionario, como sucedió años atrás en el distrito Norte —incluso con sumarios—, cuando un director "liberó" proyectos con alturas reñidas hasta con el objetivo conceptual previsto para esa zona, pero que finalmente igual avanzó aprovechando el "vacío" jurídico. Uno de los casos fue denunciado por los vecinos de la calle Herrera, paralela a la bajada Puccio, donde se habilitó un edificio. Aunque con matices, sucede con otros proyectos sobre la avenida Carballo, donde se siguen otorgando cambios a "proyectos especiales" pese a los incumplimientos reiterados de los privados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario