Salta 2141, el juicio

El gremio respaldó a los tres inspectores de Litoral Gas imputados en la causa

"No tuvieron responsabilidad" en la explosión del edificio, aseguró el referente del sindicato que los nuclea, Edgardo Zanni

Jueves 23 de Mayo de 2019

El referente del Sindicato de Trabajadores de la Industria del Gas Natural, Derivados y Afines de Rosario, Edgardo Zanni, respaldó ayer el trabajo de los tres reclamistas de Litoral Gas que están imputados por el delito de estrago culposo agravado por las muertes en la explosión del edificio de Salta 2141.

Se trata de Luis Curaba, Guillermo Oller y Gerardo Bolaño, quienes acudieron en distintos momentos al edificio siniestrado para chequear pérdidas de gas y cortar y restablecer el servicio.

Zanni remarcó ayer que “ninguno de los tres operarios, ni sus superiores, tuvieron responsabilidad en la tragedia” y apuntó directamente a un accionar “negligente” de Carlos García, el gasista que intentó cambiar el regulador el día de la explosión.

El gremialista lamentó muchísimo el dolor por el que están atravesando los familiares de las 22 víctimas que ocasionó el derrumbe del edificio y se solidarizó con ellos. “Ni la gente de la compañía ni los integrantes del sindicato estamos en una vereda opuesta a la de los deudos. Esta es una tragedia que nos atravesó a todos y que fue producto del accionar negligente de un gasista que nunca cerró la válvula de corte para realizar su trabajo”, destacó.

A renglón seguido, criticó el argumento de la fiscalía, que señala que la tragedia fue el resultado de una cadena de negligencias que comenzaron el 24 de julio, cuando la vecina del 9º F llamó a Litoral Gas para denunciar problemas en la presión del suministro, y terminaron el 6 de agosto con la explosión.

“Acá hay una cadena de negligencias, pero comienza el 2 de agosto, cuando contratan a García”, indicó Zanni.

Es que como respuesta al reclamo del 24 de julio, el 25 se presentó en el edificio el reclamista Bolaño y cortó el suministro tras detectar pérdidas en el gabinete y otros sectores. Y el 26, Curaba y Oller rehabilitaron el servicio luego de que el gasista matriculado José Luis Allala solucionó esos inconvenientes.

A espaldas

A entender de Zanni, el gasista García actuó a espaldas de Litoral Gas. “García nunca fue a la empresa a solicitar autorización para cambiar el regulador. El dice que fue y se retiró con las manos vacías. Eso es imposible. Hay una oficina específica para matriculados en donde los asesoran y les dicen todo lo que necesitan. García nunca fue”, aseguró Zanni.

No obstante, dijo que “en el supuesto caso que eso hubiese sucedido, debería haberle dicho a la administración que no podía hacer el trabajo porque no tenía autorización”, señaló.

Sin dudar, dijo que su accionar fue “negligente, nunca cerró la válvula de corte. El declaró que cuando empieza a trabajar en el regulador, estaba flojito y se le desarmó y se le vino encima. Con la presión que viene el gas, si eso estaba flojo debería haber habido un olor a gas muy importante y al momento de la fuga, con cerrar una puerta hubiese evitado que el fluido ingresara al edificio. No lo hizo, salió corriendo”, destacó el referente sindical.

“Su actitud fue muy negligente. Nunca cerró la válvula de corte y después se asustó”, remarcó.

Zanni señaló que esta situación está afectando mucho a los tres reclamistas de la empresa que están imputados junto a la gerenta técnica, Viviana Leegstra, y el jefe de mantenimiento de redes, Claudio Tonucci.

“Bolaño vive en una localidad pequeña y la está pasando muy mal, al igual que Oller, que es muy joven y está recibiendo asistencia psicológica para atravesar este momento”, puntualizó el referente sindical.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario