La Ciudad

El Concejo se apresta a sacar sanciones más duras contra Uber

La empresa, en tanto, redobla la apuesta y fomenta un pedido por redes a los concejales para que los rosarinos "puedan elegir" cómo moverse

Martes 20 de Abril de 2021

La jornada de hoy puede ser clave en la comisión de Gobierno del Concejo Municipal. Ese grupo de ediles debatirá la aplicación de multas más graves para los choferes de la empresa Uber, y si esa iniciativa consigue la aprobación podría tratarse en el recinto este jueves. En un agitado marco de fuertes contrapuntos, mientras esta propuesta legislativa pretende avanzar en el Palacio Vasallo, Uber está redoblando su apuesta de irrupción en el mercado rosarino y está fomentando “atosigamientos”, a través de las redes sociales, a los concejales que apoyan la instalación de sanciones más graves a esta aplicación de transporte.

La intención de un sector mayoritario de ediles es que surjan desde el Concejo herramientas normativas para poder afrontar la incursión de Uber en el transporte rosarino. Esa postura crítica a esta aplicación es la que hoy predomina dentro del espacio legislativo local, pero hay que seguir de cerca el avance de las negociaciones y de los apoyos dentro de la comisión de Gobierno, para después poder acceder y debatirse en la sala.

La semana pasada acudieron representantes de las cámaras de taxis locales a la comisión de Gobierno. Asimismo, hubo en la ciudad un multitudinario bocinazo impulsado por taxistas en rechazo del posible arribo de Uber. “El transporte público de pasajeros no resistiría la habilitación de este tipo de aplicaciones informales. Si entra Uber a Rosario, los servicios de taxis y remises se verán muy afectados”, destacaron en la reunión los referentes de esas agrupaciones.

Desde su sector, la firma Uber protestó y destacó que este tipo de normativa promueve “una persecución ilegítima” de esta modalidad, y remarcó que la empresa “ofrece otra oportunidad de ganarse la vida económicamente”. En un envío que trascendió por redes sociales en los últimos días, invitaron a expresarse en apoyo de esta aplicación con el hashtag #QuieroUberEnRosario, y con la dirección de cuentas personales de algunos concejales. Una incitación que no cayó bien entre los ediles.

"Queremos que las personas puedan elegir cómo moverse, y que quienes lo necesitan tengan a su alcance una oportunidad económica”, expresa el comunicado. “Para hacer juntos una Rosario distinta, hay que pensar mirando al futuro”, resalta.

 Y cierra con una polémica arenga: “Decíle a los concejales que Rosario va para adelante”.

Multas más altas

El debate promete ser caliente en la jornada de hoy porque la iniciativa ya tuvo despacho en Servicios Públicos, ámbito de donde salió un proyecto de comisión, impulsado por el Sindicato de Peones de Taxis, para incrementar las sanciones y las multas al transporte ilegal, y también sumar como agravante que eleva la sanción pecuniaria si está gestionado por una aplicación de empresas no habilitadas.

Ese texto avanzó a Gobierno, que seguramente le dará despacho para tratarlo en la sesión de este jueves.

En este marco, la postura de las autoridades municipales parece clara, y el oficialismo no quiere dejar que la app entre en la ciudad. Hace un mes, cuando la firma multinacional anunció su desembarco, hizo una presentación ante la Justicia para que ordene dar de baja la plataforma. El juez respondió que el tema no era de su incumbencia, ya que la Municipalidad tiene la potestad y el poder de policía para perseguir, el Ejecutivo apeló y por ahora no hubo más novedades en lo judicial.

De manera paralela, la Municipalidad aumentó los controles en las calles rosarinas y en las últimas semanas hubo secuestros de vehículos que trabajan para Uber o Maxim, su competidora rusa. Mientras tanto, la empresa sigue alentando el confrontamiento y esta semana reforzó su campaña de promoción en redes y medios digitales.

De acuerdo a lo sondeado, en la reunión de hoy la comisión de Gobierno debería expedirse en relación a esta temática. Si bien, se producen cruces similares a los de Servicios Públicos, en este caso hay varios sectores políticos que coinciden en establecer sanciones más duras para esta aplicación de transporte. De no mediar contratiempos, todo indica que obtendría el guiño para ir al recinto.

No prosperó el pedido de más remises

El intento por sumar más de 100 nuevas habilitaciones de remises en la ciudad ayer no prosperó en la comisión de Servicios Públicos del Concejo, y seguirá en estudio hasta la próxima semana. Los ejes de esa modificación que impulsa la edila Lorena Carbajal, del Partido Socialista, apuntan a que exista una chapa de remís cada 1.500 habitantes, establecer transferencias de licencias, la reactivación de las chapas dadas de baja, e incorporar habilitaciones para personas con discapacidad, mujeres e integrantes del colectivo trans. Pero, finalmente, no obtuvo despacho.

La concejala del bloque socialista confió que todavía se mantienen los acuerdos de redacción por el cupo y otorgamientos de nuevas licencias y la opción de transferibilidad de chapas. Donde surgieron dudas sobre su implementación fue por la sustitución de odómetros por aplicaciones para ejercer el control y acceso a la información de viajes.

“Tenemos una propuesta para que no se pueda sustituir el odómetro, sino que se complemente con aplicaciones para el control”, remarcó Carbajal, quien enfatizó que “la intención del sector remisero es la de apresurar el otorgamiento de las licencias vacantes y las nuevas licencias, y solicitar rápidamente la apertura de esa convocatoria”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario