La ciudad

El boleto del colectivo sube hoy por quinta vez en el año y se va a $ 18,28

Subirse al transporte urbano de pasajeros será desde hoy casi un 10 por ciento más caro. El incremento se da en medio de la polémica por la quita de subsidios nacionales al transporte público de pasajeros a partir del año próximo.

Lunes 01 de Octubre de 2018

En medio de la polémica por la quita de subsidios del gobierno nacional, desde hoy el boleto del transporte urbano de pasajeros aumentará un 9 por ciento. Los viajes pasarán a costar $ 18,28 si se los abona con tarjeta y el valor del pasaje ocasional será de $ 19,70. También saldrán más caros los alquileres de las bicicletas públicas.

En lo que va del año, con cinco aumentos, la tarifa de los ómnibus urbanos creció un 88 por ciento. En medio de una economía inflacionaria, desde el Concejo Municipal pidieron conocer en detalle los costos del sistema y advirtieron sobre la imposibilidad de los usuarios de afrontar los sucesivos aumentos.

Los precios del boleto que debutarán hoy se aprobaron a fines de agosto pasado. El estudio de costos del octavo mes del año arrojó que la tarifa para el transporte de pasajeros debía ser de $ 20,31 pesos.

La ordenanza vigente faculta al municipio a determinar automáticamente subas de hasta el 90 por ciento de esa tarifa. Así, el valor del boleto se fijó en $ 18,28.

De todas formas, para morigerar el impacto en el bolsillo de los pasajeros, se determinó que los incrementos se realizaran en forma desdoblada.

Así, el primer tramo se concretó a principios de septiembre, cuando la tarifa básica llegó a $ 16,80. Y desde hoy subirá $ 1,48, llegando a $ 18,28.

Los usuarios deberán afrontar ahora el quinto aumento en lo que va del año. El primero fue en enero, cuando el boleto pasó de $ 9,70 a $ 11,49; en marzo un aumento lo llevó a $ 12,93; en junio el precio del viaje trepó a $14,80 y en septiembre a $ 16,80. En total, acumuladas, las subas en lo que va de 2018 alcanzaron un 88 por ciento.

aumentocole.jpg

Otro escenario

Desde el Ente de la Movilidad indicaron que estos incrementos reflejan, ni más ni menos, que los sucesivos aumentos de costos del sistema en medio de una fuerte inflación.

Los dos ítems más importantes de los costos del servicio lo representan los sueldos de los choferes y el crecimiento de los precios del mantenimiento de las unidades y los repuestos que demandan los coches.

Es más, los funcionarios advirtieron que el desfasaje podría ser mayor si el gobierno nacional avanza con su decisión de eliminar los subsidios al transporte, tal como lo refleja el presupuesto presentado al Congreso.

"Los usuarios deberán afrontar el quinto aumento en lo que va del año. Hasta enero, el boleto valía 9,70 pesos"

La semana pasada, la intendenta Mónica Fein se reunió junto a un grupo de intendentes y presidentes comunales de localidades provinciales con legisladores nacionales para solicitarles que no avalen los recortes propuestos por el proyecto de presupuesto.

La funcionaria recordó que los subsidios nacionales se financian con un impuesto al combustible y admitió que evalúa como "alternativa" solicitarle al gobierno de la provincia "que acompañe con recursos para el transporte público o para que puedan seguir funcionando los municipios y comunas".

Sin embargo, el gobernador Miguel Lifschitz negó varias veces la posibilidad de que la provincia reemplace el aporte de Nación al sistema de transporte público.

Según indicó en varias oportunidades, el Estado santafesino no está en condiciones de cubrir semejante inversión. "Son gastos que no están previstos, que no están dentro de las responsabilidades del gobierno provincial, salvo al transporte interurbano. Los urbanos son responsabilidad de los municipios que hace 18 años tienen un aporte del gobierno nacional, a través de los subsidios, para morigerar el costo del boleto para los sectores populares", sostuvo hace unas semanas.

Según datos del Ministerio de Economía provincial, Santa Fe recibe 2.300 millones de pesos al año en subsidios al transporte de pasajeros, a lo que se le suma la compensación de Nación del precio diferencial del gasoil por unos 600 millones.

De esta manera, sumando ambos conceptos, se ponen en juego unos 3.000 millones de pesos, una cifra muy difícil de absorber por los presupuestos provincial o municipales.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario