La ciudad

Crecer al ritmo de la inseguridad

Domingo 20 de Enero de 2008

Los asaltos y la violencia que movilizaron a los vecinos de Empalme Graneros a partir del sangriento crimen del distribuidor de cerveza Sergio Brusa también sobrevuelan el boom comercial del barrio. “La inseguridad no frena el crecimiento del centro comercial, pero hace que no crezca como podría hacerlo, porque los negocios se proyectan teniendo más en cuenta la prevención que otras cosas”, opinó Osvaldo Ortolani, presidente de la vecinal del barrio, y graficó: “Acá faltan vidrieras más lindas, que realmente exhiban las cosas. Pero no es casual, están pensadas para vender, pero también para esconder los artículos”.
  Sin embargo, el vecinalista confirmó que el boom comercial avanza por sobre la situación de inseguridad. “Es un contrasentido”, dijo sin poder encontrar demasiadas explicaciones a esa contradicción tan típica de este barrio, más allá de que arriesgar una hipótesis: “La inseguridad condiciona toda la vida cotidiana, y también el trabajo, pero la gente siempre quiere vivir mejor. Todos los días se levanta y apuesta a que todo va a mejorar, es la pelea diaria”.
  En este sentido, el titular de la asociación de comerciantes empalmeños, Héctor Gago, confirmó que “por cada uno que levanta su negocio por este problema, hay listas de espera en las inmobiliarias esperando por un local”. Sin embargo, no dejó de demostrar la preocupación de la entidad “por la ola delictiva que sufre la zona”.

Privados de vigilantes. “Hay muchos comercios y estamos muy expuestos. Pero no somos multinacionales con locales en un shopping, no podemos pagar seguridad privada. Por eso necesitamos que el Estado se ocupe”, dijo Gago, pensando en plantear el tema a las nuevas autoridades a cargo del ministerio de Gobierno.
  En efecto, al recorrer Juan José Paso se puede apreciar en una minoría de los negocios, empleados de empresas de vigilancia privada en las puertas de los locales.
  La cuestión trae aparejado otro viejo tema de Empalme: las diferencias entre la avenida principal y el interior del populoso barrio.
  Si bien hay más custodia en Juan José Paso, también esta calle está mucho más expuesta por la cantidad de comercios. Y eso torna un tanto más peligrosas para los habitantes de Empalme a las calles aledañas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario