La ciudad

Condenan a un policía por atropellar y matar a un motociclista

Iba en una camioneta del Comando a intervenir en una discusión de tránsito. Tomó en contramano, cruzó un semáforo en rojo y lo embistió.

Jueves 06 de Septiembre de 2018

Nicolás Leandro Chamorro murió atropellado por una camioneta del Comando Radioeléctrico que cruzó un semáforo en rojo mientras iba en contramano y excediendo los límites de velocidad. Fue sobre una colectora de Circunvalación en barrio Godoy, la tarde del 8 de diciembre del año pasado, por donde la víctima circulaba en moto cumpliendo con las normativas de tránsito. El policía que manejaba el móvil había sido alertado de una discusión entre dos automovilistas que habían protagonizado un accidente menor sobre Circunvalación y, para evitar dar toda la vuelta, optó por tomar el camino más corto generando un riesgo para quien se le cruzara. Ayer se homologó un acuerdo abreviado en el que fue condenado a 3 años de prisión efectiva, 10 años de inhabilitación para conducir y dos años de normas de conducta. Por el tiempo que pasó con prisión preventiva, recuperó la libertad.
   Los familiares de Chamorro salieron de la sala de audiencias acusando al policía Aníbal David Moreno de asesino. A lo largo de la investigación, ellos se constituyeron como querellantes y, para llegar al abreviado que ayer homologó el juez Juan Andrés Donnola, debieron dar su consentimiento junto a la fiscal Valeria Piazza Iglesias y al defensor José Luis Giacometti.
   Si bien las representantes legales de la querella, Melina Ovando y Shirli Sandrone, se mostraron conformes con el fallo, ya que se llegó a una pena de prisión efectiva (algo que no es tan usual en homicidios en siniestros de tránsito) y obtuvieron el plazo máximo en la inhabilitación para conducir, el dolor de los padres y los hermanos de Nicolás se hizo presente en la sala de audiencias y luego en la puerta del Centro de Justicia Penal.

El caso

Chamorro murió el 8 de diciembre de 2017. Iba en una moto Honda Wave por Rivarola y al llegar a la altura de José María Rosa —que es una colectora para tomar la avenida de Circunvalación— fue embestido por una camioneta Chevrolet S10 del Comando Radioeléctrico que circulaba por esa arteria en contramano excediendo la velocidad permitida y traspasó un semáforo que estaba en rojo.
   El conductor del vehículo era el policía Moreno, que pretendía llegar hasta Circunvalación, adonde había una pelea entre dos automovilistas que habían protagonizado un choque menor que no requería urgencia.
   Las consecuencias de esa serie de imprudencias se materializó enseguida: Chamorro murió al instante.
   Moreno fue detenido acusado por esa muerte. Durante casi dos meses cumplió una prisión preventiva en la comisaría 10ª, en barrio Alberdi, hasta que en febrero de este año le otorgaron una morigeración y pasó a una prisión domiciliaria que cumplió hasta ayer, cuando fue trasladado a la audiencia para homologar el juicio abreviado.

Acuerdo

"Homicidio culposo doblemente agravado por la conducción imprudente de un vehículo automotor", fue la calificación legal acordada por las partes, luego de que el acusado reconociera su responsabilidad en el siniestro. Esos agravantes fueron, justamente, haber circulado en contramano —o con culpa temeraria— y haber atravesado un semáforo en rojo.
   Pese a que no es lo usual, el acuerdo que fijó la pena en tres años fue a prisión de cumplimiento efectivo, esto es, en la cárcel. Por lo general, cuando se trata de homicidios culposos, se dictan condenas a cumplir en forma condicional, es decir, en libertad.
   Sin embargo, el Código Penal autoriza, para penas de esa duración, que el acusado recupere la libertad después de pasar 8 meses en prisión. Por eso, luego de cumplir prisión preventiva durante 9 meses, Moreno recuperó la libertad después de la audiencia.
   En mismo fallo le impuso una inhabilitación para conducir cualquier tipo de vehículos por 10 años, el mismo plazo que se le impuso, por ejemplo, al mecánico Juan Carlos Schmitt, condenado el año pasado por atropellar y descuartizar a Damián Orgaz, que era cadete de una casa de comidas. Es lo máximo que permite a ley para inhabilitaciones.
   También se le fijaron normas de conducta, que incluyen, entre otras cosas, la obligación de asistir a un taller de la Asociación Civil Conciencia Vial para homicidas en siniestros de tránsito. Además, el juez de ejecución penal deberá fijarle tareas comunitarias.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario