La ciudad

Boffe GP, Lichi, Dani, Tiza, Angie y Julián, youtubers rosarinos que causan furor

Un universo fundamentalmente de jóvenes que animan, cuentan intimidades y enseñan a través de videos domésticos, los suben a YouTube y logran millones de seguidores y hasta vivir de ello.

Miércoles 26 de Febrero de 2020

¿Se imagina filmándose mientras habla de bueyes perdidos, cantando o cocinando en su casa y caer en la cuenta de que en pocas horas lo vieron miles y hasta millones de personas de distintas partes del mundo?

¿Se imagina ganando, como mínimo, unos 10 mil dólares al año por eso? ¿No? Porque seguro usted no es un preadolescente o joven quinceañero de la "generación Z" o un "millennial" treintiañero.

Tal vez no tiene idea de qué es un "youtuber" y mucho menos sabe cuáles son los más famosos en Rosario. Hay varios, en su mayoría jóvenes, y con distinto perfil. Son Boffe GP, Lichi, Dani, Tiza, Angie Velasco y Julián Abdala. Modelos de muchos chicos quieren ser como ellos cuando sean grandes.

Se trata de líderes de una inmensísima y variada comunidad de creadores que suben videos gratuitos al sitio web YouTube . Son personas comunes como cualquier hijo de vecino o verdaderas celebridades sin haber aparecido ni un segundo en los populares programas de Tinelli, Susana Giménez ni Mirta Legrand.

Es más: no les interesa, no miran televisión, no escuchan programas radiales desde la radio, todo lo leen on line y usan Instagram.

Cantan, hacen chistes, critican, interpelan, informan y declaman sobre cualquier tema, enseñan (desde arreglar un motor, hacer germinar una semilla hasta aprender a tocar guitarra) y revelan los aspectos más nimios de su vida privada.

Son mordaces con las generaciones que los anteceden y algunos hasta viven de esto. Y YouTube agradecido: hace un gran negocio con esta millonada de contenidos gratuitos que surgen desde todo rincón del planeta.

infoYOUTUBE - 1.jpg
infoYOUTUBE - 2.jpg

De gorra con visera y lentes de pasta, Boffe GP (nombre artístico de Agustín Boffelli) tiene 24 años y es uno de los más afamados youtubers del país y el más activo de la ciudad. Con constancia obsesiva sube un video cada dos días y ya lleva 500, llenos de efectos y memes.

Podría encuadrarse en el modelo del pibe que le habla a la cámara a mil kilómetros por hora. Monologa y algunas veces convoca a colegas. Habla sobre cuestiones personales, se muestra jugando, comentando algún videojuego y desafía con humor e ironía: para él quienes usan facebook son prácticamente piezas de museo.

Embed

Estudió cuatro años la carrera de Producción de Realización Audiovisual y paralelamente se convirtió en youtuber. Mientras estudiaba el tercer año comenzó a trabajar a dos pasos de su cama filmando videos desde su habitación y vive de eso.

"Debo la tesis, ya la tengo terminada, en los próximos meses me recibo", le anunció a La Capital quien el año pasado fue prenominado a los Martín Fierro Digital.

Logró con sus contenidos más de 100 millones de reproducciones, alcanzó más de un millón de suscriptores (y también tiene seguidores en Instagram).

Empezó con un video sobre "¿Qué pasa con Pókemon en Argentina?" (pasó de 255 suscriptores a 5 mil en una semana), siguió con otros como "¿Por qué dice esto youtube.wikia.com de mí?" (donde critica los datos que volcó sobre él la enciclopedia hecha por fans, los corrigió y enseñó a subsanar los errores ante la cámara y cosechó casi con 250 mil visualizaciones).

"Pero tengo videos más interesantes _aclara_ como el que le dedico a la 'Invasión al Area 51 u otro en el que cuento sobre 'K1ng? el chico de 12 años que se llevó 900 mil dólares en un Mundial de Fortnite".

¿Traducción para los legos? Boffe GP se refirió en el primer caso a un encuentro que se organizó en broma el año pasado y que convocaba congregarse en el Area 51, un foco de teorías conspirativas alienígenas en Estados Unidos.

Y en el segundo video le dedicó minutos al adolescente Thiago Lapp que se consagró campeón argentino por vencer al jugador más popular de un video juego. Los fans de Boffe GP lo amaron por estos informes y se lo demostraron con miles de visualizaciones y TouTube con el botón de plata: un galardón para quienes alcanzaron cien mil suscriptores o seguidores de su canal.

Lichi y Dani

Dani Díaz es una chica trans de 20 años, nacida en San Francisco (Córdoba) con 28.700 suscriptores y novia de Lichi (Lisandro Ruiz Díaz), un chico gay de 27 años, de Rafaela, con 32.700 suscriptores y las uñas pintadas una de cada color.

"El las tiene más lindas que yo", afirma Dani que al momento de marcar las virtudes de cada uno, agrega: "Yo filmo mejor que él y él habla con más facilidad y locuacidad que yo" .

Embed

Son pareja desde hace casi cinco años y también pareja youtuber, desde hace dos. Tienen más de cien mil visualizaciones. La aclaración sobre la identidad de género y orientación sexual de ambos tiene que ver con los contenidos que comparten en sus videos.

"Contamos las cuestiones de la sexualidad desde nuestra propia experiencia", dice Lichi y ella, militante trans, acota que grabó todo un video "con argumentos teóricos" sobre lenguaje inclusivo. Es más, ambos se reconocen como una especie de consultores de jóvenes que están transitando alguna problemática sexual.

"Muchos chicos de distintos lugares del país y del mundo nos contactan por esto. Es increíble, a mí me escriben desde niños de 10 años hasta adultos de más de 50 y de países remotos", dice Lichi.

Dani se reconoce como generación Z y Lichi como millenial pero entre otras cosas comparten el gusto por los tatuajes. "Algunos de mi edad ya se rindieron. Me preguntan ¿qué es el trap? Yo todavía no me rendí, sigo joven porque me sigue interesando indagar en cosas nuevas", dice Lichi.

En cambio Dani confiesa que dimitió ante la red social que usan los preadolescentes: TikTok.

Ambos llegaron hace años a Rosario para estudiar. Ella, letras y él, comunicación en la Universidad Nacional de Rosario (UNR) pero desistieron. Confiesan que no les gusta "ni medio" sentarse horas a leer en una silla. Dicen que se "sofocan" y "dispersan" y que "es medio arcaico estudiar así", que "hay otras formas".

Prefieren volcar sus vivencias y aprendizajes en los videos de unos quince minutos promedio que realizan, una actividad que les lleva muchas horas de trabajo, por la que llevan cobrados desde fin de año pasado hasta ahora 120 dólares cada uno. No viven de ser youtubers: Dani es administrativa y Lichi trabaja en publicidad.

El primer video lo hicieron a mediados de 2018, en el canal de Lichi pero desde la casa de Dani. Tuvieron mil suscriptores en pocas horas, cuando "a algunos consiguen sólo 500 con mucho esfuerzo", asegura él.

"Fue una sección que habitualmente llamamos 'Cómo le explico', en la que analizábamos los comentarios de los lectores en los diarios y redes sociales. Nos sorprendimos mal de lo que encontramos: un lector puede llegar a pedir que maten gente o escribir comentarios xenófobos y clasistas.

Nos reímos, también. Funcionó y lo seguimos haciendo", comenta Dani, quien al momento en que se les preguntó qué medios consumen reconoce que no sabe qué es una radio "AM" (audiencia modulada).

Cuentan que siempre filman en el cuarto de alguno de ellos o desde el sillón porque la idea es preservar "lo casero" y "demostrar cómo sos" y porque "el que te ve puede hacerlo también desde su habitación o desde el baño, generando así una conversación doméstica", dice Lichi.

Para ellos la premisa es que lo que suben a YouTube "no sólo sea divertido sino también útil". Parece fácil, una tontera, "pero no lo es", asegura Dani: "Tenés que aprender el lenguaje propio de la plataforma, tenés que lograr que la gente te vea y se quede hasta el final, a mí un video ensayo me lleva 20 minutos de filmación pero semanas de pensar, investigar y guionar".

Tiza, Angie y Julián

Tiziano Orcellet tiene 15 años, vive en barrio Echesortu, no le gusta el fútbol, tampoco estudiar demasiado: le satisface alcanzar un 7 en el colegio. También es youtuber y cosecha 30 mil visualizaciones. En el ambiente es Tiza, por su nombre y su pelo gris. "No sé si de grande quiero ser aún youtuber pero sí vivir de las redes", afirma el autor de 30 videos en un año con críticas, reseñas, análisis de tendencias y hasta enseñanzas de cómo hacer una chocolatada.

Embed

Ya cobró 110 dólares por su producción y es de los que se ríen de quienes usan aún términos como "página web". Lo pregunta en un video: "¿Quién carajo usa aún el término página web?".

Pelo azul como el hada de Pinocho (una antigüedad para cualquier joven youtuber) y bonita, Angie Velasco de 21 años es la más "exitosa" de la ciudad, lo que se dice una "influencer". Ya no vive en Rosario sino en Buenos Aires. Tiene 2 millones de suscriptores y en uno de sus últimos videos de 10 minutos 24 segundos habla de sí hasta la exasperación.

Embed

Se titula: "Me corté la ceja sola" y es literalmente eso, muestra cómo se cortó una ceja, mientras está en un hotel en México.

"Yo veo que toda persona que se cortan las cejas le queda bien, le queda fachero y tal vez es eso lo que necesita mi cara, necesita un cambio, que capaz digan bueno, la cara de Angie cambió, necesito algo nuevo, sé que el amor propio es importante, que hay que amarse con lo que uno tiene, pero a veces es difícil gente, no me rompan las pelotas y seguramente como soy un desastre me sale para la mierda y quedo más fea y todo esto va a ser muy triste y este video se va a tornar muy triste, porque me voy a poner muy triste en México y no quiero ponerme triste en cagarme las vacaciones y quiero quedar más linda y fachera de lo que soy. Así que acompáñenme a cortarme las cejas".

La siguieron como pidió 1,4 millón de personas.

Y Julián Abdala, de 22 años, con 1,73 millón de suscriptores es otros de los rosarinos top que se especializa en la parodia y, supuestamente, el suspenso para lo que se fotografía con los ojos bien abiertos y con una mano en la frente como para sumar dramatismo. Hace días subió "5 Cosas aterradoras captadas en las iglesias".

Embed

Advierte que se lo habían pedido por "muchísimo tiempo", que se verán cosas perturbadoras y terroríficas (aunque asustaba mucho más Narciso Ibañez Menta), invita a que lo apoyen con un "like (me gusta)" y promete que de pasar las 30 mil aceptaciones hará una segunda parte.

Manda saludos como un locutor de FM, pasa imágenes de personajes extraños y borrosos en una boda o las de insectos en medio de celebraciones religiosas e invita a suscribirse y a comentar.

Lo logra: tuvo 141.203 visualizaciones y 2.807 comentarios.

¿Nicky es yotuber?

Nicole Denise Cucco es una jovencita rosarina de 19 años, ex alumna del Complejo Educativo Gurruchaga quien en un chasquido de dedos se convirtió el año pasado en Nicki Nicole.

Es la cantante y compositora de Trap (subgénero del Rap) que alcanzó ya 37 millones de visualizaciones y más de un millón y medio de seguidores fieles o suscriptores en YouTube con su primer tema “Wapo Traketero”.

Embed

Muchos no la reconocen como youtuber sino directamente como cantante y compositora, pero el hecho de hacer conocer sus temas en la plataforma habilita llamarla así.

Es toda una estrella y que sea una de las tres artistas argentinas nominada a recibir el galardón Spotify Awards, el próximo 5 de marzo en México, lo confirma.

Se trata del reconocimiento a la música más popular en función a la cantidad de escuchas de la plataforma steamming (los otros dos premiados son Paulo Londra y Cazzu).

"Wapo traquetero/siempre quiere verme/Y dice que es un santo pero es un delincuente", canta Nicki con cara angelical, pearcing en la nariz, melena lacia a lo "Príncipe valiente" y aros argolla grandísimos, mientras pedalea una bicicleta en un sendero campestre bucólico. De allí en más su fama no paró. .

Nicky es bella, menuda, viste ropa deportiva retro, está sensualmente maquillada; no baila, apenas se mueve, no da notas y sus fans _que van desde los 10 años hasta los veintipico_, la idolatran.

La llaman la "Reina del Trap". Ya tiene un disco de nueve temas, "Recuerdos" y otro exitazo con más de 32 millones de visualizaciones titulado "Años luz".

Es un tema con un sonido que los entendidos consideran más ligado al RB (Rhythm and blues, mezcla de blues, el jazz y el gospel).

¿Es Nicky una millonaria precoz? No lo sabemos, pero sí se puede tratar de entender cómo se monetariza este fenómeno a partir de reglas de YouTube.

El gigante buscador de Internet, Google, compró la plataforma de videos gratuitos YouTube en 2006 por 1.650 millones de dólares. YouTube era joven por entonces, pero tenía una fuerza imparable: una media de 30 millones de visitantes únicos al mes y difundía alrededor de 100 millones de vídeos cada día.

Hoy se calcula que 400 horas de video se suben por minuto. Una competencia salvaje. Y las últimas cifras proporcionadas por la web confirmaron que los youtubers con un millón o más de suscriptores, como Nicky o Paulina Cocina (youtuber culinaria de 43 años, que comparte recetas fáciles con 1.7 millones de suscriptores) aumentaron un 65 por ciento en el último año. También subió el número de creadores que reciben sólo 10 mil dólares anuales, entre ellos algunos de los youtubers de acá nomás.

Embed

Y ahora, ¿ya se imagina este mundo yotuber? ¿Le interesan los videos? ¿Apela a las imágenes cada vez que tiene un problema íntimo o doméstico? Entonces tal vez usted no lo sepa pero ya es parte del universo youtuber.

"No es un fenómeno nuevo"

El docente de "Convergencias tecnológicas" de la Facultad de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Rosario, Sebastián Castro Rojas, da su mirada sobre los youtubers y lo caracteriza como un fenómeno "que aún no llegó a su máxima expresión" y agrega: "no es nuevo, sino distinto a lo acostumbrado". Es que para él, hay muchos mitos para derribar en torno a un tema al que considera una "nueva forma de relación que atraviesa al entretenimiento, el ocio, las relaciones y la educación".

castro.jpg

"Es una manera de socialización individual pero con el otro: hay que estar al lado de los jóvenes para saber qué hacen. Los adultos no entendemos del todo aún cómo los jóvenes experimentan constantemente en las redes, en las pantallas, en las aplicaciones y no es cierto que esto sea sólo individual sino también es colectivo. Es un desafío para padres, educadores y la sociedad toda. Nos llenamos la boca hablando de las revolución de las tecnologías digitales, pero ya Internet no es una nueva tecnología, arrancó en los 60 y a Facebook lo usan los abuelos.

Los chicos ahora están atravesados por las TikTok: editan, hacen coreografías, experimentan con el otro, publican videos de 60 segundos de duración, hay toda una producción allí", dice el docente.

Nos llenamos la boca hablando de revolución de las tecnologías pero ya Internet no es una nueva tecnología, arrancó en los 60

Eso sí, para Castro Rojas hay algo bien representativo de la década del '90 en los youtubers y es la inmediatez. "Los ídolos son hoy y mañana se desvanecen, es el triunfo del corto plazo, no todo tiene éxito, y la particularidad es que entre el fan y el ídolo parece no haber mediación como con la televisión, la respuesta del posteo es más inmediata, seguramente no la realiza el propio ídolo pero hay una respuesta con obicuidad del contacto porque quien sigue al youtuber lo ve desde la calle, el colegio o el baño y la hay porque también interesa la interacción en relación a los suscriptores, importa que quede registro de ese vínculo. Y también importa la empatía con el otro, el youtuber está obligado a generar y potenciar empatía".

En relación a la monetarización dijo que tampoco hay rasgos "tan nuevos". Antes imperaba el "rating, luego el 'me gusta', en cambio ahora es el algoritmo es el que marca la tendencia de suscriptores: ¿Veo lo que quiero en Netflix o Netflix me lo impone?, la lógica no varía, lo que importa siempre es la cantidad de personas que ingresan al canal".

"Nos merecemos como sociedad un debate: hasta dónde estos cambios son una experimentación en las redes o se entra en el terreno de la explotación".

Para él definitivamente, el canal de youtuber demuestra que "los jóvenes ya no pueden vivir sin wi fi, pero los adultos tampoco" y concluye: "Nos merecemos como sociedad un debate: hasta dónde estos cambios son una experimentación en las redes o se entra en el terreno de la explotación".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario