Pandemia

Alerta por el stock de drogas para intubar pacientes en áreas Covid

Aumentó la ocupación de camas críticas. La salud privada indicó que no hay faltante, pero preocupa la suba en los precios de los insumos

Miércoles 14 de Abril de 2021

Ante el aumento de ocupación de camas críticas, pero sin llegar al faltante, la salud privada volvió a encender las alertas sobre la provisión de drogas necesarias tanto para las cirugías como la sedación de pacientes que son intubados para su respiración asistida. “El Ministerio de Salud de la provincia garantiza el insumo en caso de que haga falta la provisión. Ya nos hizo un préstamo el año pasado, y lo renovó ahora, en un contexto donde se fijó en el país una política de precios máximos que no se cumple de ninguna manera”, destacó el vicepresidente de la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales privados de Rosario, Rodrigo Sánchez Almeyra.

Drogas como Propofol y Midazolam, entre otras, son muy utilizadas para anestesiar pacientes que requieren alguna intervención o se implementan para mantener sedadas o dormidas a aquellas personas que requieren asistencia mecánica respiratoria.

Ante una nueva ola que requiera mayor cantidad de internaciones, las áreas críticas se volvieron a poblar mucho, aunque el panorama está lejos de un colapso, según señalaron.

“Los medicamentos de uso hospitalario en pacientes que requieren internación han tenido un aumento excesivo que no tiene relación ni con el dólar, ni con la inflación, ni con la devaluación, sin embargo los medicamentos suben todas las semanas”, advirtió a La Capital Sánchez Almeyra.

Desde la Asociación de Clínicas aclararon que si bien hay una suba en el uso de las drogas para sedar pacientes y así intubarlos, no es la misma situación que se vivió a mediados de octubre pasado, cuando la entidad hizo pública una carta a las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación denunciando la ausencia de stock y una remarcación permanente en el precio de los insumos.

“El Ministerio nos garantiza en caso de que haga falta un nuevo préstamo de estos medicamentos, pero en un contexto donde los precios máximos no se cumplen en absoluto. Si no se accede a pagar en las condiciones que piden los proveedores, no entregan”, señaló el directivo de la salud privada.

Resolución  

En noviembre pasado, y tras identificarse subas de hasta el mil por ciento en el precio de los medicamentos, el gobierno nacional dictó una resolución que retrotrajo los valores de esos productos a los vigentes entre julio y agosto del año pasado. A su vez, fijó precios máximos que deberían sostenerse al menos durante cinco meses.

Así, se establecieron por 150 días corridos precios máximos de venta institucional a los organismos de salud de los subsistemas público, privado y de la seguridad social de todo el país. En el listado de drogas se incluyó al Fentanilo, Propofol y Midazolam. A éstos últimos dos les había fijado un precio de entre 300 y 500 pesos respectivamente.

En la misma disposición se estableció que el precio máximo de venta institucional a estas entidades prestadoras de salud no deberían superar el 40 por ciento del precio de venta al público.

En noviembre pasado, las mismas autoridades habían admitido que se habían registrado subas mensuales promedio del 26 por ciento con aumentos acumulados de entre el 500 y el 1.000 por ciento.

Sánchez Almeyra aclaró que en la actualidad no hay faltante de las drogas que actúan como sedantes o anestésicos, pero sí una suba en la demanda de estos insumos hospitalarios. “Son un montón de pacientes que necesitamos mantenerlos dormidos las 24 horas y esto se disparó con la pandemia. Son todos los internados de áreas críticas Covid que necesitan estos medicamentos, es decir aquellas personas que necesitan respirador artificial”, remarcó el profesional.

Carta al ministerio

Cabe recordar que hacia el 21 de octubre pasado, la Asociación de Clínicas dirigió una carta a las autoridades del Ministerio de Salud de la Nación con el fin de destrabar la adquisición de los medicamentos.

“Los pacientes que padezcan enfermedad Covid-19, de curso grave, no se van a morir por falta de camas críticas UTI, ni por falta de respiradores, ni por falta de recursos humanos. Lo harán por inaccesibilidad del costo de la medicación para poder tratarlos”, había señalado un tramo de la carta.

En su contenido, se había denunciado la ausencia de stock, en algunos casos, y el desmesurado incremento de los costos de los productos por constantes remarcaciones ante la falta de competencia en el mercado. En el caso del Propofol, a octubre pasado había aumentado “416 por ciento, pasando de 555 pesos a 800 la unidad”. En su momento se interrumpió la cadena de provisión entre los laboratorios y los sanatorios debido a inconvenientes en la importación de componentes.

Ahora, el Ministerio de Salud santafesino acordó un préstamo en caso de ser necesario, pero persisten las distorsiones de precios y los aumentos desmedidos de los medicamentos.

Hubo 110 casos positivos en tres puntos de testeo rápido

En el segundo día de operatividad en los nuevos tres puntos fijos de testeos rápidos en Rosario, el Ministerio de Salud santafesino contabilizó 431 pruebas de las cuales 110 fueron positivas, 321 negativas y quedó un remanente de 71 test por PCR para confirmar.

El Ministerio retomó este lunes los operativos de detección territoriales mediante tests rápidos en tres puntos fijos de Rosario y en distintos horarios, pero con turnos previos, solicitados al 0800-555-6549.

Los puntos fijos funcionan simultáneamente en Oroño y el río, de 9 a 13; en 27 de Febrero y Buenos Aires, de 10 a 14; y en Oroño y Uriburu, de 11 a 15 .

Sin embargo, la demanda de la población que busca testearse sigue aumentando de la mano de una curva ascendente de casos, y no solo hubo filas en las puertas del Hospital Carrasco, sino en el Hospital Provincial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario