Pandemia

La cepa Manaos desató un drama de infecciones y muertes en Uruguay

El país vecino, que había superado el azote de la epidemia el año pasado, hoy está en el podio mundial de muertes por millón de habitantes

Sábado 08 de Mayo de 2021

Uruguay hoy es uno de los países con más muertes por Covid por cada millón de habitantes pese a que el año pasado había superado airoso los embates de la pandemia.

  Los 19 departamentos (provincias) uruguayas están en nivel “rojo”, un color asignado por el Global Health Institute de Harvard que significa que por cada 100 mil habitantes hay más 25 contagiados frente al “verde” que baja a 5.

  El número de muertos también habla de la gravedad: según Our World in Data, el país registra 17,31 personas fallecidas por millón de habitantes, ubicándose en el podio mundial de muertes por Covid. En Argentina, el índice es de 9,22.

  Ayer las autoridades del país celebraron haber superado los dos millones de personas vacunadas, aunque el número junta a quienes ya recibieron las dos dosis necesarias con aquellos a quienes únicamente les aplicaron una.

   El Ministerio de Salud habló por eso de “actos vacunales”, que fueron 2.000.007, divididos entre las 1.225.260 de primera dosis con las 774.747 de la segunda.

   “Felicitaciones Uruguay”, escribió en su cuenta de la red Twitter el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas.

  El país tiene 3,5 millones de habitantes, una cifra de población casi estancada por varias décadas.

  Una de las razones del actual drama uruguayo es que el 80% de la mutación que está circulando es la de Manaos. Una prueba de que la cascada tóxica proviene del norte es la situación en el departamento de Artigas, limítrofe con Brasil, donde los contagios por 100 mil habitantes trepan a 162,65.

  En Rivera, otro departamento fronterizo donde la única barrera física con Brasil es una calle, los contagios llegaron a nivel de desastre solo contenido con la llegada de las vacunas. Allí la vacunación fue masiva. Se vacunó al 60% de la población, y los casos cayeron dramáticamente.

  La otra causa es la movilidad. “El transporte de colectivos sigue funcionado y van llenos”, declaró a un periodista del diario Clarín el periodista uruguayo Antonio Ladra.

  La decisión de reducir la cantidad de autobuses para bajar la movilidad de la gente solo condujo a hacinar a los pasajeros en los pocos vehículos que siguieron rodando. Por eso, Montevideo llegó a un acuerdo con el gobierno nacional para una inyección de dinero para poner en funcionamiento al 100% de la flota de buses para que la gente que sale a trabajar lo haga en condiciones saludables, explicó Ladra.

  El transporte interdepartamental también sigue funcionando normalmente. Y otro factor que alimenta contagios es la gente que sale a trabajar porque no tiene otra opción.

  “Las oficinas están cerradas. Pero la gente que hace la limpieza concurre normalmente”, puso como ejemplo Ladra. Y así también otros trabajos.

La movilidad y la cepa de Manaos explican en gran parte los contagios en un país donde no hay cuarentena estricta.

El presidente Luis Lacalle Pou se negó hasta ahora a decretarla a pesar de los pedidos de la oposición y de las sugerencias del Grupo Asesor Científico Honorario que aconsejó cerrar durante un tiempo y acelerar el proceso de vacunación.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario