Información Gral

Valparaíso y Viña del Mar en estado de alerta por un gigantesco incendio

Pesadas capas de humo y cenizas llovieron sobre las ciudades. Las llamas avanzaron sin control por los cerros y consumieron 460 hectáreas. Miles de evacuados, un muerto y 21 heridos.

Domingo 15 de Marzo de 2015

Un gigantesco incendio desatado el viernes a la tarde en el puerto chileno de Valparaíso no estaba anoche completamente dominado, admitieron las autoridades del país vecino, que confirmaron la muerte de una persona, otras 21 lesionadas (15 de ellas bomberos, cinco de gravedad) y la evacuación de 7.000 pobladores.

   El fuego avanzó descontroladamente hasta la tarde de ayer impulsado por fuertes vientos, amenazando a las vecinas ciudades de Valparaíso y Viña del Mar.

   Sin embargo, al atardecer se aseguró que los brigadistas habían logrado circunscribir el avance de las llamas que consumieron unas 460 hectáreas.

   “El incendio no está controlado pero se trabajan los contornos para que su expansión no aumente”, señaló el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy.

   “Tenemos condiciones ambientales desfavorables, no va a llover en la zona, va a haber altas temperaturas, y por lo tanto los estados de alerta roja se van a mantener”, señaló el funcionario.

   Una mujer de 66 años murió por un ataque cardíaco en el marco del siniestro, afirmó Ricardo Toro, director de la oficina nacional de emergencia.

   El fuego estalló en Rodelillo, un sector ubicado en los cerros de Valparaíso, en un vertedero clandestino de basura. Las causas se están investigando, dijeron las autoridades, que decretaron la evacuación preventiva de 7.000 personas que habitan seis barriadas cercanas al fuego.

   El conurbano conformado por Valparaíso y Viña del Mar es el tercero más poblado del país. Se encuentra a unos 120 kilómetros de Santiago, la capital, hacia la costa.

   El foco principal del incendio se dio en la curva El Parque, cerca del cerro San Roque. Aunque comenzó como un incendio forestal, el fuego alcanzó varias viviendas.

   La periodista Paula Molina, colaboradora de BBC Mundo, señaló que el vertedero clandestino donde se originó está “a un costado de la ruta que une Santiago con Valparaíso”.

   Las llamas cercaron el aeródromo de Rodelillo, lo que obligó a sacar los aviones tipo dromedario estacionados allí.

   Valparaíso es una ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por su casco histórico, que da cuenta de la vibrante vida del puerto de fines del siglo XIX, cuando era un punto clave en la ruta comercial entre el Atlántico y el Pacífico.

   La Unesco adjudica a los inmigrantes ingleses y alemanes gran parte de la planificación en las colinas adyacentes, en los cerros Alegre y Concepción, donde se encuentran los miradores, las callejuelas, las escaleras y ascensores que son la marca.

Heridos. De los bomberos heridos, dos de ellos estaban graves con quemaduras en las vías respiratorias. Los tres restantes resultaron heridos luego de que se volcara el camión bomba en que viajaban.

   “Están graves pero sin riesgo vital”, aseguró Aleuy.

   Aparentemente no hubo viviendas afectadas, dijo el funcionario, quien afirmó que el único edificio dañado por el fuego fue un galpón.

   La energía eléctrica fue cortada en las poblaciones cercanas al incendio, declaró Ricardo Bravo, intendente de la Quinta Región, la cual comprende a las ciudades amenazadas. Éstas fueron cubiertas por gigantescas capas de humo negro y cenizas que llovieron sobre el balneario de Viña del Mar, 120 kilómetros al noroeste de Santiago.

   Aleuy advirtió que si el fuego seguía avanzando los evacuados iban a aumentar a unas 15.000 personas en dos días.

   Las autoridades establecieron de inmediato albergues para recibir a quienes debían dejar sus casas, las que iban a ser vigiladas por militares. Gran parte de los desalojados permanecían en las cercanías de sus viviendas y declinaron acudir a los albergues.

   El siniestro comenzó alrededor de las 16 del viernes, y cuatro horas más tarde las llamas estaban a unas tres cuadras de las zonas pobladas que serían evacuadas.

   Al anochecer del viernes gigantescas lenguas de fuego iluminaron los bosques y las poblaciones cercanas, momento en que debió suspenderse la labor de los bomberos, brigadistas forestales y militares debido a la oscuridad. Las operaciones aéreas se reanudaron ayer por la mañana.

   Al igual que hace un año el incendio empezó en el sector alto de Valparaíso, una ciudad formada por una treintena de cerros, en la bifurcación de la carretera que lleva a Viña del Mar y a Valparaíso, vía por la que ayer no se podía transitar.

   Los equipos de emergencia han logrado contener el siniestro dentro del perímetro, dijo Aleuy al hacer un balance de la situación.

   Anoche el ministro de Defensa, Jorge Burgos, anunció el traslado de otros 60 brigadistas de las regiones de Los Lagos, La Araucanía y Biobío con el objeto de reforzar las labores de combate. Un avión Boeing 767 se dispuso para el transporte de los efectivos.

   Respecto al orden público, el ministro aseguró que “no se han producido situaciones de pillaje ni nada que se le parezca”.

   Las 7.000 personas sacadas en la noche del viernes de sus lugares de residencia fueron ante el peligro de que el fuego alcanzara sus viviendas.

   La mayoría ha retornado a sus domicilios y el resto permanecía en albergues.

   Por ahora, “la situación es de relativa normalidad. El trabajo en conjunto está dando resultados”, aseguró por su parte el intendente de la región de Valparaíso, Ricardo Bravo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS