Información Gral

Singular historia de amor en el subte neoyorquino

La historia de amor de un hombre que vio a la mujer de sus sueños en el subte de Nueva York y que la buscó luego por internet, no logró llegar a buen puerto para convertirse en un cuento de hadas de la era digital.

Lunes 28 de Julio de 2008

La historia de amor de un hombre que vio a la mujer de sus sueños en el subte de Nueva York y que la buscó luego por internet, no logró llegar a buen puerto para convertirse en un cuento de hadas de la era digital.

Para el diseñador de páginas electrónicas Patrick Moberg, que entonces tenía 21 años, fue amor a primera vista lo que le ocurrió en noviembre pasado, cuando vio a una mujer en un tren de Manhattan. Sin embargo, la perdió entre la multitud, por lo que creó una página electrónica donde publicó dibujos de ella para encontrarla. La página se denominaba "La chica neoyorquina de mis sueños", www.nygirlofmydreams.com.

Increíblemente, en una ciudad de ocho millones de habitantes, sólo le llevó 48 horas encontrar a la joven, un lapso durante el cual su teléfono sonó sin parar y su correo electrónico no dejó de recibir mensajes, mientras los habitantes de la Gran Manzana le tomaron simpatía al Romeo del metro, siguiendo su búsqueda.

La misteriosa morena se llamaba Camille Hayton, era originaria de Melbourne, Australia, y estaba trabajando como practicante en la revista BlackBook, por lo que vivía en Brooklyn. Uno de sus amigos vio el dibujo y la reconoció.

Sin embargo, después de encontrarse el uno al otro, aparecer en la televisión y lograr notoriedad internacional, la pareja llevó su romance al ámbito privado. Moberg cerró el portal y ambos se negaron a hacer más comentarios. Hasta ahora.

Camille, de 23 años, confesó al periódico australiano The Sunday Telegraph que salió con Moberg durante dos meses, pero que la relación no funcionó.

Pero, la historia sigue. La chica afirmó que todavía, unas tres veces a la semana, hay gente que la reconoce en las calles de Nueva York, y la pregunta que le hacen es siempre la misma: "¿Y, qué pasó?".

"Creo que la situación fue tan intensa que nos ató", dijo. "Nos ató en un forma que podrías equivocarte, creo que por ser más romántico de lo que en realidad era. Pero yo quería intentarlo para no preguntarme qué hubiera pasado", explicó.

Hayton confesó al The Sunday Telegraph que ha estado disfrutando de la vida de soltera en Nueva York, manteniéndose ocupada con clases de interpretación, trabajando en dos tiendas de ropa usada y también como camarera.

La semana pasada tuvo un pequeño papel en una serie de televisión y el año pasado apareció una milésima de segundo en la película "Sex and the City"

Moberg, sin embargo, todavía se niega a hacer comentarios sobre la relación.

"Hemos decidido no hacer más comentarios", escribió en un correo electrónico. (Reuters)

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario