INFORMACION GENERAL

Hugo Maradona: "Hay noches que me despierto y Diego me habla"

Uno de los hermanos del Diez contó cómo está transitando los días tras la muerte de Diego. "Él nunca se creyó que era un ídolo", comentó.

Martes 30 de Marzo de 2021

La muerte de Diego Maradona se lloró en todo el mundo y luego de varios meses de su fallecimiento aún hoy muchos siguen padeciendo la ausencia del ídolo máximo, sobre todo sus familiares. En las últimas horas Hugo Mardona, uno de los hermanos del Diez, reveló cómo transita sus días.

"Para ustedes se fue el futbolista, a mí se me fue un hermano, pero es duro para los dos. Es mi sangre y hay que recordarlo como lo recuerdan los futboleros. No me sorprendió la despedida que tuvo Diego, el problema fue esta pandemia. Si hubiese ocurrido en otra época todavía al cuerpo de mi hermano estaría dando vuelta por toda Argentina y por todo el mundo", comenzó diciendo el ex mediocampista.

A su vez, confesó: "Cuando lo sueño siempre lo encuentro hablándome. Me habla, me pregunta cómo estoy. Hay noches que me despierto y me encuentro con que Diego me está hablando y yo le digo como le decía siempre: «¡Déjame de romper las pelotas!». Es fuerte, pero son cosas que pasan en la vida".

Hugo se refirió a cómo vivió su hermano debido a su fama mundial. “Vivir como vivió Diego era imposible porque había mucha responsabilidad sobre él. No podía ir a comprar el diario, no podía llevar las chicas al colegio, no podía cenar”, explicó en declaraciones a Súper Deportivo por Radio Villa Trinidad. Y agregó: “El momento de la vida más tranquilo de Diego fue en La Paternal, después cuando se fue a Barcelona fue demasiado y en Nápoli era una locura. Cuando él iba a comer a un restorán tenían que cerrar los bares y las calles”.

Por último, el Turco recordó los años de Diego como jugador. “A Diego no le quedó ningún sueño por cumplir. Él lo cumplió cuando fue campeón del mundo. El tema es que hay gente que tiene memoria corta”, señaló y culminó: “Diego nunca se creyó ídolo. Lo que él hacía adentro de la cancha era normal. Le salía espontáneo, como nosotros cuando agarramos un cubierto, comemos un asado o cortamos una milanesa. Él con la pelota hacía lo que quería, pero lo que tenía él lo tiene un jugador cada mil años”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS