Información Gral

Empezó el juicio al portero Mangeri por el crimen de Angeles Rawson

El encargado del edificio se quedó dormido en la sala. Está acusado de femicidio agravado por el intento de abuso sexual previo. La mamá de la adolescente lloró y la mujer del imputado lo aplaudió.

Jueves 19 de Febrero de 2015

El encargado de edificio Jorge Mangeri, único acusado por el crimen de la adolescente Angeles Rawson, se quedó dormido al dar comienzo ayer el juicio en su contra, al tiempo que su defensa pidió la nulidad del proceso.

Luego de que Jimena Arduriz, madre de Angeles, rompiera en llanto en la sala, el abogado de Mangeri, Adrián Tenca, presentó un recurso para anular la apertura del debate. "No se puede comenzar cuando hay recursos pendientes en Tribunales superiores", planteó el abogado.

El abogado Pablo Lanusse, que representa al padre de Angeles, calificó de "absurdo" el pedido y dijo que la estrategia apuntaba principalmente a "dilatar".

La querella que representa a la familia de Angeles acusó al portero Mangeri de haber matado a la adolescente para ocultar un intento de violación cometido para "satisfacer sus instintos sexuales".

"Su verdadero objetivo no era otro que abusar de ella. Quería satisfacer sus instintos sexuales. Y para garantizar su impunidad le quitó la vida con sus propias manos", sostuvo la querella, representada por el abogado Pablo Lanusse, en la lectura de su acusación que se hizo en el inicio del juicio.

La querella agregó que Mangeri "decidió deliberadamente" matar a Rawson, de 16 años, y que en el hecho "hubo un claro designio de violencia de género". "La quiso utilizar como objeto por ser mujer: le aniquiló su libertad tanto sexual como física. Tuvo un desprecio a su condición de mujer", sostuvo la querella en su acusación.

Mangeri comenzó a ser juzgado por el tribunal oral criminal 9, por delitos de abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa agravado por haber causado un grave daño a la salud física de la víctima, y femicidio agravado por haber sido cometido "criminis causae" (para ocultar otro delito).

Poco después del mediodía, el juicio pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo miércoles.

Vestido con una remera, el acusado fue ingresado al Palacio de Tribunales por personal del servicio penitenciario federal alrededor de las 5,50 de la mañana, caminó hasta la entrada principal con la vista clavada en el piso y no hizo declaraciones a los pocos periodistas que estaban de guardia.

El debate, transmitido on line por el sitio Centro de Información Judicial (CIJ), se inició con una extensa imputación por parte los fiscales Julio Castro y Fernando Fiszer, y el querellante Lanusse.

La esposa. Unos quince minutos antes del inicio del debate arribaron al piso Diana Saettone, la esposa del portero, acompañada por un nutrido grupo de familiares, en su mayoría mujeres.

Diana y sus acompañantes, aproximadamente 20, no pudieron ingresar a la pequeña sala de audiencia por ser testigos así que optaron por ver por la pantalla colocada en el hall.

Allí, luego de abrazarse y darse ánimo algunas ocuparon las sillas que les colocaron y otras optaron por sentarse en el piso.

"Por favor tengan un poco de piedad" clamaron ante el constante destello de los flashes de los fotógrafos.

Cuando se comenzó a leer la acusación, la esposa de Mangeri comenzó a gritar "mentira" y ni bien se lo enfocó al portero arrancaron los aplausos, vítores y gritos de "inocente" de parte de quienes la acompañaban.

Mangeri se mantuvo con la mirada al frente con la vista perdida y tomando sorbos de un vaso de agua.

A unos tres metros de él y en la hilera siguiente de butacas estaban los padres biológicos de "Mumi", Jimena Arduriz y Franklin Rawson, y en la siguiente fila Sergio Opatowski, actual pareja de la mujer.

Mientras le leían los cargos en su contra, el encargado Jorge Mangeri comenzó a cabecear y luego se quedó completamente dormido.

Angeles "Mumi" Rawson, de 16 años, desapareció el lunes 10 de junio del año pasado cuando regresaba a su casa del barrio porteño de Palermo.

Las cámaras de los edificios registraron las imágenes de la joven ingresando por la puerta principal del edificio donde vivía junto a su familia. No obstante, al día siguiente su cadáver fue hallado en el predio de la Ceamse de la localidad de José León Suárez.

Por el crimen fue detenido Mangeri, quien se autoincriminó cuando declaraba como testigo ante la fiscal Asaro, aunque en sus indagatorias posteriores siempre se declaró inocente.

Mangeri se encuentra alojado en el complejo penitenciario I de Ezeiza donde realiza tareas de limpieza y estudia para terminar el secundario.

“Ver al asesino me revolvió el  estómago”, dijo el padre

Franklin Rawson, el padre de la adolescente asesinada en junio de 2013, dijo que para él fue difícil mirar hoy al acusado por la muerte de su hija Angeles en la sala de audiencias, al dar comienzo el juicio.
  “Fue un día duro, pero como siempre dije desde el principio vamos a pedir justicia por nuestra hija. Fue difícil mirar al asesino de mi hija de tan cerca, revuelve el estómago, pero voy a seguir firme”, expresó Rawson al salir de Tribunales, tras el cuarto intermedio que dictaron los jueces hasta el próximo miércoles.
  Además, el hombre se refirió al vínculo de confianza que mantenía su hija con el portero imputado: “El móvil fue un ataque sexual. No voy a opinar de la defensa, no me corresponde. Yo no tuve trato con Mangeri, pero es más doloroso porque él gozaba de la confianza de Angeles”.
  “Su versión se demostró que es mentira. Me sorprendió cuando quedó detenido pero ahora estoy convencido”, reveló ante la prensa el padre de la adolescente.
  Y agregó: “Si es inocente, ¿por qué mintió? Todavía no puede decir qué hizo ese día. ¿Por qué miente? ¿Un inocente miente?”.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario