Información Gral

El Estado Islámico destruyó otra ciudad antigua de Irak, la tercera en una semana

Los yihadistas arrasaron ayer parte de la ciudad de Hatra, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, y antes habían hecho lo mismo con las ruinas asirias de Nimrud del siglo XIII.

Domingo 08 de Marzo de 2015

La milicia extremista del Estado Islámico (EI) comenzó a dinamitar las ruinas de la antigua residencia real asiria cerca de Khorsabad, en la provincia de Nínive, en el noroeste de Irak, la tercera ciudad histórica en apenas una semana, según denunció hoy el gobierno de ese país.

Los yihadistas destruyeron ayer parte de la ciudad de Hatra, un Patrimonio de la Humanidad de la Unesco de 2.000 años de antigüedad, y antes habían hecho lo mismo con las ruinas asirias de Nimrud del siglo XIII.

Desde el Ministerio iraquí de Turismo y Antiguedades, un vocero sostuvo que los islamistas radicales del EI hicieron volar por los aires parte de las ruinas del sitio arqueológico conocido como Dur Sharrukin, la actual ciudad de Jorsabad, capital de Asiria durante parte del reinado de Sargón II (722 - 705 a.C.).

Esta ciudad histórica se encuentra cerca de Mosul, la segunda ciudad del país y el bastión del EI en el norte del territorio.

Según la interpretación del islam que hacen los yihadistas del EI, las estatuas y reliquias son consideradas ídolos que deben ser destruidos.

La denuncia del ministerio iraquí no puede ser confirmada ya que todos los medios y los periodistas locales e internacionales tuvieron que abandonar las zonas controladas por los milicianos del EI; sin embargo, el ministro Adel Shirshab, reclamó a la coalición militar liderada por Estados Unidos que aumente sus bombardeos sobre el norte del país para detener la destrucción de los sitios históricos.

“Nuestro espacio aéreo no está en nuestras manos. Está en las suyas”, destacó el ministro.

En agosto pasado, Washington lanzó una campaña de bombardeos aéreos contra las posiciones del EI en el norte y el oeste de Irak y un mes después lo extendió al norte de Siria, donde la milicia aprovechó la guerra civil y la ayuda de potencias extranjeras rivales del gobierno de Bashar al Assad para crecer y expandirse.

La mayoría de las monarquías conservadoras de Medio Oriente y las principales potencias occidentales participan de la ofensiva militar lanzada por Estados Unidos.

Mientras tanto, el Ejército iraquí y las milicias chiitas, asesoradas y apoyadas por fuerzas de élite iraníes, lograron avanzar hoy y tomar el corazón de un pequeño pueblo en las afueras de Tikrit, la ciudad natal de Saddam Hussein, al sur de Mosul.

Pese a los constantes bombardeos aéreos de Washington y sus aliados, el Ejército iraquí, las milicias chiitas pro gubernamentales y los combatientes kurdos que defienden su territorio autónomo no han logrado obtener grandes victorias sobre el terreno.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS