Escenario

"El tango en el mundo es Gardel y Piazzolla... y basta"

El contrabajista rosarino ganó un Grammy latino por el disco "Revolucionario" que grabó con el quinteto Piazzolla

Domingo 02 de Febrero de 2020

Formó parte de la icónica banda de rock de los 80 Identikit y ahora del grupo de tango ganador del Grammy Latino, el Quinteto Piazzolla. Sergio Rivas nació en Rosario y dedicó toda su vida a la música. Es contrabajista, bajista y compositor y desde hace 20 años, forma parte del grupo que recrea la música de Astor, que ganó en noviembre el Grammy Latino a mejor disco de tango, por su álbum debut, “Revolucionario”.

   Lo cierto es que la música clásica y el rock siempre se entrelazaron en su camino haciendo única su trayectoria: integró la Orquesta Estable del Teatro Colón, la Sinfónica Provincial de Rosario, la Camerata Pro Música de Rosario y Ensamble XXI de Música Contemporánea. Además, trabajó con Gustavo Cerati en “11 episodios sinfónicos” y con Abel Pintos en “Universo paralelo”.

    El artista, que se formó primero en Rosario y luego en Londres, contó cómo fue el recorrido para llegar a este reconocimiento internacional. Cómo es su vida de giras, tango, música clásica y rock, su primer amor.

   —¿Cómo fue tu recorrido musical hasta llegar a ganar un Grammy?

   —Empecé todos mis estudios musicales en Rosario. Estudié Música en la Siberia, después estuve en la Sinfónica de Rosario. Luego integré una camada de rock durante finales de los 80, con el grupo Identikit, junto a Jorge Risso, el Pájaro Gómez, Pablo Motura y Ricardo Vilaseca. Hace un año, en el diario La Nación, salió una nota nombrando a Identikit como una banda referente del pop de los 80. Fue una reacción a lo que estaba ocurriendo en ese momento, se crearon muchos grupos de pop rock en ese momento. Luego decidí volver al contrabajo y me fui a probar al teatro Colón. Quedé seleccionado para la Orquesta estable del Colón en 1990 y no volví más a Rosario. En Rosario formé parte del rock underground, pero en Buenos Aires me dediqué a la música clásica, al tango y a la musica contemporánea.

   —¿Cómo fue tu acercamiento al tango?

   —Me acerqué al género desde chico, cuando todos los sábados veía “Grandes valores del tango” con mi papá. Lo loco fue terminar tocando en Buenos Aires con todos los que veía por televisión. Lo fui viviendo con mucha alegría porque el tango es una música viva, hermosa.

   —¿Y cómo entraste al Quinteto Piazzolla?

   —Todo surgió por Laura Escalada de Piazzolla, su ex esposa, convocó un grupo de músicos, hace 20 años, para formar un quinteto que siga un legado de lo que Astor había dejado. Siempre se conocen los clásicos como “Libertango”, “La muerte del ángel”, “Verano porteño”, que se han hecho hits, pero Piazzolla ha escrito mil canciones, por eso la idea era seguir con su legado de lo que no se conoce.

   —También tocaste junto a Gustavo Cerati. ¿Cómo fue tu experiencia con él?

   —Fui el primer contrabajo en “11 episodios sinfónicos”, tenía el pelo largo en esa época (risas). Cerati era muy exigente. Hicimos el concierto en el teatro Avenida y fue espectacular. Cuando lo conocí estaba vestido como El Principito. Creo que es un ícono. No lo escuché desafinar nunca, tenía un nivel profesional impecable. Hace poco también toqué como primer contrabajo en el show “Universo paralelo”, de Abel Pintos.

   —¿Qué género disfrutás más?

   —Disfruto demasiado el rock. Hace poco toqué con la Orquesta Nacional de Música Argentina Juan de Dios Filiberto en un homenaje a Almendra, vino Rubén Goldin a cantar y lo disfruté mucho. También me gusta mucho el tango, hace un año tocamos con Serrat. Con el Quinteto tocamos con Toquinho y fue espectacular.

   —¿Cómo recibiste la noticia de haber ganado el Grammy?

   —Por cuestiones laborales y personales no pudimos estar en la ceremonia de premiación. Argentina ganó 3 premios: 2 se los llevó Andrés Calamaro y uno nosotros con el Quinteto Piazzolla. Vi la ceremonia por televisión y cuando anunciaron que habíamos ganado no lo podía creer. Nosotros recreamos la música de alguien que ya la escribió, por eso es un compromiso muy grande. Fue un reconocimiento a Astor, el primer Grammy que recibió fue a través nuestro, porque nunca ganó uno. “Revolucionario” es un gran disco. Con el Quinteto Piazzolla empezamos a grabar recién hace 3 años y el primer disco es “Revolucionario”. Fue un disco editado en Alemania, con mucha difusión en toda Europa y Estados Unidos. Fue un gran trabajo de equipo. Después del primero, grabamos dos discos más en un año y medio: un total de 36 canciones.

   —¿Cómo reciben la música de Piazzolla en lugares lejanos como Asia, por ejemplo?

   —El tango en el mundo es Gardel y Piazzolla...y basta. Las tanguerías se mantienen pero les cuesta. El tango no es un género masivo que lleva 2 mil personas, es un género difícil. Actualmente gustan más los géneros bailables que los escuchables y eso limita bastante la audiencia. El año pasado estuvimos tocando en Uruguay, Brasil, todo Latinoamérica y Estados Unidos y después fuimos a Asia, a países como Hong Kong y Singapur. Ellos reciben la música de Piazzolla de buena manera, incluso hacían filas para que les firmemos autógrafos, nos fue increíble. El mes que viene vamos de gira por Italia y Grecia y después seguimos para Medio Oriente.

   —¿Los chicos jóvenes se interesan por el tango?

   —Cuando toco Piazzolla suena actual. Hay una movida muy grande de reencontrarse con las raíces. Incluso el tango se toma como algo ideológico. Las milongas porteñas se llenan pero la música de Piazzolla es distinta, no es fácil. Para tocar su música hay que combinar la técnica instrumental y saber de tango. A mis alumnos les digo que no se puede tocar Piazzolla poniéndose una camisa negra; hay que saber tocar tango. Piazzolla es el tango que después se reinventó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario