Escenario

Emmanuel Horvilleur: "Mis canciones son antihits"

El artista charló con Escenario vía Zoom, desde su casa en Buenos Aires, sobre su nuevo single "Raros", el bullying que sufrió en los 90 y sus aventuras con la minipimer

Domingo 13 de Septiembre de 2020

Creador de hits frenéticos, melodías pegadizas y lírica de seducción. Emmanuel Horvilleur es uno de los artistas más vanguardistas de Argentina. Con tan solo 13 años, Horvilleur entró por primera vez a un estudio de grabación para registrar la canción "El mono tremendo", interpretada por el grupo Pechugo en colaboración con Luis Alberto Spinetta. Y desde ese momento, el artista no se apartó más del camino de la música: creó el dúo Illya Kuryaki & The Valderramas (IKV) junto a Dante Spinetta, con el que editó nueve discos desde 1991 hasta 2016. Paralelamente, el músico lanzó su carrera solista en 2003 con "Música y delirio", al que le siguieron "Mimosa" (2004), "Rocanrolero" (2005), "Mordisco" (2007) y "Amor en polvo" (2010).

En 2019, y tras un parate (definitivo o provisorio, no sé sabe) con IKV, Horvilleur lanzó su disco "Xavier", producido en conjunto con Rafa Arcaute (Spinetta, Gustavo Cerati, Andrés Calamaro, Calle 13). Ahora, en plena cuarentena, el artista lanzó el single "Raros", adelanto de su próximo disco.

"No busco hacer hits, sino plasmar mi mundo personal", aseguró el artista en una charla con Escenario vía Zoom, desde la intimidad de su hogar, en la que habló de todo: el bullying que sufrió en los 90, el valor de los clásicos del rock y sus aventuras con la minipimer en cuarentena.

¿Cómo nació "Raros"? ¿Fue una especie de homenaje a “Raros peinados nuevos”, de Charly García?

-No sé si fue un homenaje, a veces uno empieza jugando con las canciones y te das cuenta que es medio "Charly", "Prince" o "Kuryaki" y las influencias aparecen. Era una noche de febrero y estaba jugando en el estudio de Cítrico, del coproductor de la canción y empecé a tirar unas melodías con el bajo. Muchas canciones surgen jugando y después te pones a trabajar en la letra y las melodías. Ese tema lo arrancamos esa noche y medio que lo abandonamos. Después empezó el confinamiento. La retomé porque sentí que "Raros" era la indicada porque terminaría hablando de algo que estamos viviendo, lo de sentirnos raros por la distancia.

Con "Xavier", tu último disco que presentaste el año pasado después de 8 años sin lanzar nuevo material, volviste a tu atmósfera solista. "El hit", "Somos nosotros" y "En el aire", la rompieron. ¿Extrañabas tu carrera solista?

-Volver a ser solista después de esa larga temporada en Kuryaki siempre cuesta, porque IKV es la nave madre. Pero había mucha gente que estaba esperando que vuelva a sacar un disco de mi factoría solista y yo también tenía muchas ganas de hacerlo. No me fue difícil ponerme el chip de solista. En IKV somos dos, y las canciones son el resultado de lo que nos gusta y muchas veces, hay canciones que no entran ahí. Por eso me gusta tomar otros caminos y bucear en otras aguas. Es otra música y una voz más personal, y me gusta hacerme cargo de eso.

Emmanuel Horvilleur - Raros (Official Animated Video)

Una vez dijiste que tu gran inspiración para componer es la mujer. ¿Cómo se hace un hit?

-Como se hace un hit, te juro que no sé. En una época, un hit era una canción de determinada manera. Hoy, la fórmula es otra. Hace poco estuve participando de unas jornadas de composición por Zoom de Warner, junto a otros artistas del mundo. Y hay una fórmula para hacer canciones en esta época, que se desprende del reggaetón. Mi música tiene otra búsqueda. Me interesa que la melodía cierre, que se repita, tengo ciertas estructuras que me funcionan, pero no busco hacer hits, sino plasmar mi mundo personal. A veces creo que mis canciones son antihits porque son tan personales que no tienen en consideración las modas sino lo que a mi me mueve.

Con tu tema "El hit" ocurrió una contradicción, decís "yo nunca perseguí el hit" pero termino siendo un hit...

-Una frase ocurrente que te saca una sonrisa está buenísimo. A veces se me vienen frases a la cabeza lavando los platos, y cuando tengo música, voy probando con frases que ya tengo escritas. Es un laburo de ir atando cabos.

Ibas a tener un 2020 intenso. Después de un par de shows en la costa atlántica durante el verano, ibas a tocar en el Lollapalloza por partida doble, en Chile y Argentina, y te ibas a poner a full con el nuevo disco. ¿Qué más tuviste que posponer por la pandemia?

-Me dolió mucho posponer eso porque tenía preparado un show con una banda de lujo, con coros, tremenda. También tenía programada una gira por México, donde pensaba quedarme a grabar con otros artistas además. Toda la gente de la industria está en la misma, parados. Quizás un músico como yo de tantos años, tiene más espalda, pero hay mucha gente que labura en los escenarios que la está pasando mal. Espero que todo se reactive pronto y podamos volver.

Embed

Muchas artistas estuvieron haciendo shows por streaming durante la cuarentena y ahora se inauguraron los autoshows y el autocine, ¿harías un espectáculo en ese formato?

-Todavía no le encontré la vuelta a los ofrecimientos que me hicieron. El autocine podría ser una opción, pero quiero hacer algo que me represente artísticamente. No tengo ganas de meterme en un lugar para 10 mil personas y que esté vacío. Quizás podría hacer algo más ligado a la naturaleza. Hubo un despertar en este tiempo, de tener más consciencia y valoración con la naturaleza, y me gustaría plasmarlo. Creo que lo verde es lo que nos va a salvar.

¿Cómo estás viviendo la cuarentena?

-Esto cocinando, limpiando, leyendo, viendo películas. También tengo una casita en las afueras, así que en cuanto pudimos, fuimos para tener contacto con la naturaleza, y eso me sana. Sigo creyendo que hay que seguir cuidándose, no he visto a nadie en todo este tiempo.

¿Sos de los que se puso a hacer tortas?

-De eso se encarga mi novia. Pero salió mucho el hummus, pasta de berenjenas. Todo con la minipimer.

Tu primer disco fue a los 16 años con Illya Kuryaki. ¿Es cierto que con Dante Spinetta dijeron "vamos a hacer un disco y, con la plata que ganemos, vamos a comprar una bicicleta cada uno”?

_Me terminé comprando una campera de cuero. Justamente el primer disco se llamaba "Fabrico cuero". Teníamos ganas de comprarnos una bici media carrera, pero terminamos con la campera. ¡Era re pesada! Todavía la tengo. Con Dante éramos muy pendejos cuando arrancamos y comprábamos cosas de niños como muñecos de "La Guerra de las Galaxias".

Embed

Por allá en lo 90, con IKV sufrieron una especie de bullying por hacer música diferente...

-Bullying es un término más de ahora. En ese momento, nos bardeaban. Una vez nos agarraron a la salida de Cemento; unos grandotes nos cachetearon en un show de Divididos. A veces nos teníamos que enfrentar. El rock era más como el meme del perrito y el perro grande. Eramos dos adolescentes que cantábamos "Es tuya Juan" y todo eso. Y muchas veces recibíamos mucho bardo. Nunca fuimos abanderados de la violencia, pero si había que bancársela, lo hacíamos. Pero a medida que fuimos creciendo, nos convencíamos más de lo que hacíamos. Los equivocados eran ellos, porque, en definitiva, si no te gusta una música, escuchá otra. Una vez me tiraron una botella de cerveza de litro, muy de barrabrava.

¿Cómo ves la escena poprock argentina con artistas emergentes como Louta, Usted Señálemelo, Marilina Bertoldi, El Mató, Juan Ingaramo, Indios? ¿Qué escuchás?

-Hay una escena muy rica porque la gente empezó a consumir esta música que es mezcla de muchas cosas. Todos son diferentes. Creo que lo bueno de esta época es que la mezcla es más libre, hay más géneros, hay más chicas en el escenario y eso está buenísimo. El público también cambió, no es ese público "cabezón" que sólo quiere "rock". Hay mucha gente haciendo cosas buenísimas y aplaudo la actualidad de nuestra música.

¿Sos de descubrir bandas nuevas o siempre volvés a los clásicos?

-Soy de escuchar todo. Hay de todo. Hay chicos que vienen con el bocho re copado y otros que no. Así como hay "viejos" buenísimos y otros que no. Cuando tenía 16 años me encantaba interactuar con músicos grandes que me cuenten cosas de los años 60.

Pasaste muchos años al lado de Spinetta, ¿qué disfrutabas?

-Me encantaba sentarme en la mesa y escuchar lo que hablaba Luis Alberto con mi papá sobre poesía, música. Creo que es muy inteligente tener una actitud abierta con el tema generacional. Cuando era chico tocaba con Fernando Samalea en la banda y me encantaba escuchar sobre su experiencia con Charly en Nueva York. Está bueno tener en cuenta quiénes la hicieron en otra época.

Embed

Cada vez que venís a Rosario es una fiesta, llenás siempre, queda gente afuera. ¿Cómo es el público local? ¿Qué te gusta de Rosario?

-Me gustó mucho salir a comer en Rosario por la zona del río, mirar para arriba, ver los edificios antiguos. Tengo amigos allá y he tenido algunas noviecitas hace mucho tiempo. Hemos ido muchas veces a Rosario. En los 90 hicimos el segundo show de IKV en Rosario en el Patio de la Madera. Y cuando volvimos, hicimos 3 shows en Rosario que para mí fueron de los mejores. Rosario es un lugar con mucha cultura y muy personal.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario